Ciudadanos de distintas tendencias políticas, religiosas y sociales pidieron la unión del país para exigir condiciones electorales y la solución a la crisis humanitaria. El chavismo disidente condenó el uso del carnet de la Patria para “subyugar al pueblo”.

Caracas. Sectores de la sociedad civil, representantes religiosos, dirigentes de partidos políticos, estudiantes, profesores, chavistas y exfuncionarios que se deslindaron del Gobierno, empresarios, Organizaciones No Gubernamentales, académicos, entre otros, se reunieron este jueves en el teatro de Chacao para crear el Frente Amplio Venezuela Libre que tendrá como objetivo “rescatar la democracia y cambiar al Presidente y el modelo anticonstitucional que se nos ha impuesto”.

La presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), Rafaela Requesens, fue la encargada de leer el manifiesto de la organización en el que proponen una amplia alianza que exige elecciones libres y justas para cambiar y reconciliarnos en una Venezuela sin presos políticos, ni exiliados, ni perseguidos y sin esta trágica emergencia humanitaria que mata hospitales, escuelas y niños y llaman a esta unión a personas de distintos pensamientos ideológicos, religiosos y políticos e inclusive a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). “Exigimos la apertura inmediata a la ayuda humanitaria tan necesaria para el bienestar de todos los venezolanos”.

El S.J. José Virtuoso fue enfático en aclarar que no se trata de una organización que pregona la abstención como método de lucha, sino la movilización “para que tengamos condiciones que nos permitan tener unas elecciones transparentes”. El Frente también convocó a sus primeras movilizaciones. El lunes 12 de marzo se movilizarán hasta la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para solicitarle a este organismo que no acepte la petición para observar las elecciones de mayo y el 17 de marzo habrá una “convocatoria mundial” contra el “fraude” del día 20.

El evento fue abierto por la exdefensora del pueblo, Gabriela Ramírez, quien felicitó a las mujeres en su día y recordó que como personas de distintas ideologías políticas se unieron durante su gestión para defender los derechos de género. “Sabíamos que teníamos algo más importante que había que defender”.

Francisco Valencia, representante de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), indicó que es “política de Estado ignorar el dolor y el sufrimiento de todas las familias venezolanas”.

Aquí se está cometiendo un homicidio masivo a personas con problemas de salud crónica (…) Hay que sacar a este Gobierno criminal que está matando al pueblo, aquí hay responsables y estos serán condenados tarde o temprano por estas muertes.

Chavistas, evangélicos y la resistencia

La primera prueba a la amplitud de la alianza fue protagonizada por Alí Goméz, un joven chavista que acudió al acto con el conocido brazalete tricolor en honor al fallecido Hugo Chávez. La intervención del chavismo disidente o democrático —como prefieren ser llamados— generó expectativas. Gómez es coordinador de juventudes del movimiento encabezado por el exministro Miguel Rodríguez Torres, quien por problemas de salud no pudo asistir al acto.

Estamos aquí distintas formas de pensamiento político e ideológico, tenemos distintos orígenes, pero nos hemos deslastrado de esas diferencias para unirnos porque queremos darle a Venezuela un mejor futuro, dijo.

Luego enumeró las razones que lo alejaron del oficialismo:

Yo no me hice revolucionario para ver a mis amigos huir del país dejándose crecer el pelo para venderlo en Colombia; para ver a personas que estudiaron por un mejor país, hurgando en la basura para alimentarse; para ir en contra de la Constitución y afectar la estabilidad democrática de la nación; para ver a las madres y abuelas haciendo colas por medicinas o pan. Me hice revolucionario porque creo en la democracia, la participación y la Constitución.

Con un timbre, tono e inflexiones de voz que recordaban a Hugo Chávez, Gómez condenó el uso de “un carnet para subyugar la voluntad del pueblo” y que, a pesar de tener todos los poderes y recursos, el gobierno de Maduro no haya resuelto los problemas de la gente.

Jhonny Montoya, hermano de “Juancho Montoya” —asesinado el 12 de febrero de 2014— habló en nombre de las víctimas de la represión. Recordó que van 1843 días del asesinato de su familiar sin que se haya hecho justicia y pronunció lo que denominó el “discurso del perdón”. A este frente amplio debemos venir sin resentimiento y con cierto perdón: ¡Qué difícil sentarme con una exdefensora que no hizo su trabajo para dar justicia a la muerte de mi hermano! (..) A Gabriela Ramírez yo la perdono por no hacer el trabajo que debió haber hecho.

En nombre de su hermano, “que no era un santo”, admitió Montoya, pidió perdón a los integrantes de Fedecámaras presentes en el acto. Juan Montoya fue parte de un grupo de personas que colocó un artefacto explosivo en la sede de la asociación empresarial, que provocó la muerte de una de las personas que intentaba colocar el explosivo. “El problema no es la izquierda o la derecha, sino la corrupción”, expresó.

Lee también
Comisionado de la ONU preocupado por condiciones electorales en Venezuela

Alimento de la esperanza

Ramón Guillermo Aveledo habló en nombre de los partidos y de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para dejar en claro que el Frente Amplio Venezuela Libre no sustituye a la MUD, sino que la MUD se integra al frente como un sector más.

“La Mesa de la Unidad es un instrumento de unidad política del pueblo venezolano. Venimos a decirle a Venezuela que la cura de los males y el alimento de la esperanza somos nosotros mismos, los venezolanos, unidos para derrotar la antipolítica y la politiquería”, indicó.

Aveledo hizo hincapié en que una elección justa y transparente en 2018 es un derecho pautado en la Constitución, pero también un deber de los venezolanos ante la grave crisis.

La dirigente estudiantil de la UCAB, Bárbara Moncho, tomó el turno para leer un manifiesto de la juventud al país: Los jóvenes debemos rebelarnos ante la sumisión que pretende este Gobierno. Es momento de dejar de criticar a las iniciativas y a los que proponen y debatir las ideas. Solo así será posible derribar a la dictadura. La reconciliación es indispensable.

Moncho aprovechó su intervención para enviarle un mensaje al dirigente del movimiento Libertador que irrumpió en la tarima minutos antes: “Este es el momento de pensar estratégicamente, de unirnos toda la sociedad en una misma meta”.

El último derecho de palabra, antes de la lectura del documento fundacional del frente, le correspondió al presidente de la Asamblea Nacional, diputado Omar Barboza, en representación de la institucionalidad democrática.

Cuestionó la confiabilidad del sistema electoral actual: Luego de lo dicho por Smartmatic sobre la manipulación de más de un millón de votos en la elección de la ANC y del forjamiento de actas en la elección del estado Bolívar, hay que ser iluso o cómplice para confiar en un sistema electoral como el que está planteado.

Aunque Barboza afirmó que la AN respalda de manera unánime la conformación y objetivos del frente, en el acto no estuvieron presentes ninguno de los representantes del bloque parlamentario 16 de Julio —que también integran Soy Venezuela— conformado por Vente Venezuela y Alianza Bravo Pueblo.

El profesor Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV) y motor del encuentro de sectores profesionales, sindicales y ciudadanos realizado en la UCV este martes (Venezuela unida no se rinde), habló en nombre de los trabajadores.

“A este acto concurrió la pluralidad que conforma el país decidida a sobreponerse a fracturas, éxodos, divisiones, desesperanza y tristeza para convocar a la unidad nacional a sumar esfuerzos para derrotar al gobierno encabezado por Nicolás Maduro y evitar la continuación de esta espantosa tragedia”, afirmó.

Foto: Rayner Peña/ El Pitazo


Participa en la conversación