Cardenales de Lara y Águilas del Zulia definen desde el viernes en Barquisimeto el campeón de la temporada 2016-2017 de la LVBP.

Caracas. La segunda final de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) entre Cardenales de Lara y Águilas del Zulia pinta para terminar en no menos de seis juegos, tal es la paridad que presentan ambas novenas en los distintos departamentos de la pelota. Al menos, así se la imaginan el gerente de los pájaros rojos, Carlos Miguel Oropeza, y el mánager rapaz Lipso Nava.

“Va a ser una final muy emotiva donde los juegos se van decidir por detalles. El equipo que cometa menos errores y juegue mejor béisbol, va a ser el que va a quedar campeón. Los dos finalistas están muy parejos”, dijo Oropeza, quien al ahondar en el análisis de la serie decisiva, enumeró las virtudes del rival.

“La serie va a ser muy disputada. Creo que en el papel hay mucha paridad. Zulia es un equipo que hace muy bien las cosas, tiene buena defensa, buen pitcheo y corre las bases, además en Maracaibo es difícil jugar. Debería definirse en seis o siete juegos”, vaticinó.

El directivo de los crepusculares informó que el infielder Ildemaro Vargas recibió el permiso de Arizona para buscar la corona con Cardenales.

Mucho respeto

El piloto de la escuadra aguilucha, por su parte, también resaltó la paridad de la final y mostró respeto por el bando larense.

“Poco a poco hemos ido pasando los escollos, acá estamos en la final y ojalá el béisbol siga favoreciéndonos. Respeto muchísimo al rival, a Luis [Dorante], tuve la oportunidad de trabajar con él, el pitcheo será fundamental”, subrayó en declaraciones a Unión Radio.

La primera final entre Lara y Zulia fue en la zafra 1983-1984 y favoreció a los naranja 4-1, que alzaron en ese torneo el primero de los cinco cetros de su historial. Cardenales acumula cuatro títulos.

Foto referencial: Prensa Lara


Join the Conversation