Segundo de la final se jugó contra viento y protesta

La Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) y el equipo Cardenales de Lara rechazaron la posición de Leones del Caracas, que pretendía suspender el encuentro por la “situación del país”.

Caracas-Dos horas debieron esperar los asistentes al estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto para ver saltar al terreno a sus Cardenales de Lara en el segundo partido de la final de la pelota criolla. La demora se produjo por la intención de los peloteros de Leones del Caracas de posponer el choque debido a la crisis política, que, en medio de una jornada de manifestaciones, por todo el país había dejado hasta anoche saldo de al menos 13 fallecidos, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

“Mis compañeros y el cuerpo técnico nos reunimos temprano para analizar la situación del juego de hoy y decidimos por respeto a Venezuela no salir a jugar. Lo que está pasando es responsabilidad de todos los venezolanos (…) el beisbol es una fiesta que todos debemos disfrutar pero en este momento no estamos para fiesta, el país está primero”, expresó vía redes sociales Jesús Guzmán, uno de los referentes de la novena melenuda.

La intención de Guzmán y sus compañeros capitalinos era retornar al hotel y reprogramar la jornada y el resto de la final irla disputando día a día si las condiciones estaban dadas. De hecho, los atletas ya habían guardado todos sus implementos deportivos para irse del escenario. El coro de “juego, juego” en el estadio, la posición de los beisbolistas de Cardenales de seguir adelante con el compromiso y el presidente de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (Lvbp) Juan José Ávila los disuadieron de no hacerlo para evitar un posible forfait o una sanción.

La posición crepuscular

Lee también
Represión marcó el simulacro de Operación Libertad en Maracaibo

La postura de los Cardenales fue muy criticada y tildada de “poco solidaria” por muchos. No obstante, una fuente con conocimiento de los argumentos de ambos bandos, explicó el porqué del desacuerdo de los pájaros rojos con sus pares selváticos.

“Cardenales clasificó el sábado y le planteó a Leones adelantar el inicio de la final para lunes y martes, descansar el miércoles que era el día de las marchas y jugar en Caracas jueves, viernes y sábado. Leones no aceptó y Lara le recordó eso. También hay que decir, que, más allá de la solidaridad de la gente con los fallecidos, Barquisimeto estaba más calmada que otras ciudades a la hora del inicio del partido”.

Más allá del retraso del segundo choque, la final está pautada para mudarse a la capital viernes, sábado y domingo. Tras su culminación, la Serie del Caribe tiene como sede el nido de Cardenales, si la Confederación del Caribe no decide un cambio de último momento.


Participa en la conversación