En una semana mueren dos menores con desnutrición severa en el hospital Domingo Luciani

En este puesto de referencia nacional tienen hospitalizados nueve niños en estado crítico. La mayoría tiene cuadros diarreicos. Según la pediatra y nutróloga, Libia Machado, están en esas condiciones por hambre.

Caracas. La pediatra y nutróloga, Libia Machado, informó que en una semana ocurrieron dos decesos por desnutrición en el hospital Domingo Luciani de El Llanito. El último fallecimiento ocurrió este martes 30 de mayo: se trató de Natalia Astudillos, de seis meses edad, cuyo peso estaba por debajo de los seis kilos.

La niña llegó con un cuadro de deshidratación y descomposición crítico. El anterior caso fue el pasado 25 de mayo, un niño de 11 meses que presentó una patología similar “producto del hambre”.

Machado, quien además es vocera de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría ante la crisis humanitaria, alertó que los casos de desnutrición severa se están incrementando, e indicó que solo en el mes de mayo en este puesto asistencial recibieron nueve infantes menores de un año con esta grave deficiencia nutricional.

Lee también
Cáritas suma 806 niños con desnutrición y bajos de peso en 31 parroquias

Además, en hospitalización tienen a dos menores con kwashiorkor, una enfermedad generada por la ausencia de nutrientes y proteínas en la dieta, lo que produce hinchazón abdominal.

Están llegando en estado de desnutrición crítica por hambre, no porque son niños con cáncer u otra enfermedad. Son pacientes que llegan descompensados y con bajo peso, alertó.

Sus padres —dijo— los llevan a los ambulatorios de sus zonas donde no consiguen ayuda, pues en esos puestos no hay medicamentos para hidratarlos.

Por tanto, explicó, se descompensan más. “Cuando los recibimos tienen fuertes cuadros diarreicos, problema que también ha repuntado en el último mes”.

Para la especialista, tener un solo niño menor de un año con este grado de deterioro es muy triste. “Por eso hacemos la denuncia y alertamos a las autoridades, pues no deben seguir muriendo pequeños por hambre”.

Según la especialista,  por cada niño que llega al hospital con desnutrición severa, en su sector hay cerca de 10 infantes en igual condición.

Desnutrición infantil aumentó 11,4 %

Caritas Venezuela registró hasta abril pasado 11,4 % de desnutrición infantil, lo cual se presenta con casos graves de pequeños que han perdido aproximadamente 60 % del peso, lo que implica una situación de “crisis”, según los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La nutricionista y experta en seguridad alimentaria de la organización, Susana Raffalli, dijo recientemente a la agencia EFE que Cáritas de Venezuela realiza desde octubre pasado estudios a través de un “sistema centinela” sobre desnutrición infantil en 32 parroquias, de cuatro estados del país, en los que la situación de hambre pega con más fuerza.

“Ya se superó el umbral del 10 y estamos en el 11,4 %, pasamos de la situación de alarma a la de crisis”, dijo Raffalli al referirse al último informe con datos aportados hasta abril, donde se evaluaron 1090 niños. Comentó que esta es una “crisis de desnutrición aguda severa”, observada en los estados Zulia (oeste) y los céntricos Vargas, Miranda y Distrito Capital, lo cual, a su juicio, requiere que el Estado intervenga con “recursos extraordinarios”.

Indicó que si ese porcentaje supera 15 % se tratará de una “emergencia” que requerirá no solo la intervención especial del Estado, sino también que agencias de cooperación internacional aborden la situación.

Cáritas Venezuela hace este estudio llamado “Sistema de alerta monitoreo y atención nutricional (Saman)” cada dos meses desde octubre pasado, y los parámetros que maneja son los siguientes: hasta 5 % aceptable, del 5 al 10 % alarma, entre 10 y 15 % crisis y ya cuando llega a 30 % es un desastre y en términos alimentarios se llama hambruna”, explicó la experta.

Cuando el índice de desnutrición infantil severa pasa del 11 % es para que el Estado actúe y surta de inmediato los dispensarios y hospitales pediátricos con fórmulas infantiles terapéuticas lo que, aseguró, no ha ocurrido.

De acuerdo con el monitoreo de Cáritas, hay una tendencia de aumento de 0,8 a un 1 por mes. “Y si la situación no se corrige al permitirse que mejore el acceso al alimento y la importación de fórmulas infantiles. A fines de 2017 se reportarán niveles de emergencia”.

Foto referencial: Miguel González


Participa en la conversación