Residentes de diversas comunidades de la zona metropolitana aseguran que son más días los que pasan sin agua que con ella. Un servicio intermitente, agua que al parecer no está siendo tratada como debiera aunado a un acueducto que ya cumplió su vida útil, es el panorama que muestra el sistema de abastecimiento del líquido potable en la entidad.

Puerto La Cruz. Los habitantes de la zona norte de Anzoátegui escogieron las redes sociales para elevar sus reclamos ante la falta de agua que padecen sus comunidades.

La cuenta de la compañía Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe), responsable de garantizar el suministro de agua potable en el oriente del país, es citada a diario en la red social Twitter, ya sea por residentes de comunidades clase media o zonas populares, quienes esperan que por medio de esa vía las autoridades de la empresa se hagan eco de sus reclamos.

El agua que consumen los más de 900.000 habitantes de la llamada zona metropolitana de Anzoátegui, conformada por los municipios Bolívar, Urbaneja, Sotillo y Guanta, es distribuida por medio del Canal de Caratal, un sistema construido a finales de la década de 1950 y que fue concebido primeramente como canal de riego para las siembras que se encontraban en la zona rural del eje metropolitano.

En la mayor parte de su trayecto este sistema se encuentra al aire libre, siendo propicio para que las comunidades adyacentes viertan las aguas residuales y al mismo sea usado como balneario público.

Rodolfo Gil, miembro de la fundación Agua para Todos, sostiene que este acueducto está presto a colapsar en virtud de haber finalizado su vida útil.

Las soluciones al problema del agua en la zona norte están a la vista, lo primero es tomar en serio la construcción de una segunda toma en el Río Neverí para garantizar el volumen de agua que requieren nuestras plantas para potabilizar 7000 litros de agua por segundo y trabajar en la posibilidad de retomar el proyecto original del Turimiquire, si en la represa se cuenta con una planta de tratamiento capaz de solucionar este problema, el agua llegaría ya tratada de forma segura a los cuatro municipios, dijo.

Lee también
El agua que consumen los venezolanos no es de calidad

Quejas y pagos

María Avilés vive en el barrio La Ponderosa ubicado en la entrada de la ciudad de Barcelona, sostiene que en los últimos seis años la comunidad padece por la falta de agua.

Esta Semana Santa fue terrible, el agua llegó a la casa en la madrugada del domingo y de inmediato tuvimos que ponernos a lavar porque así como llega se va. Cuando esta comunidad se fundó nosotros no teníamos problemas de agua, el chorro que salía era fuerte, hoy es un suplicio contar con agua aquí, sentenció.

En la zona de expansión de la capital anzoatiguense, Nueva Barcelona, sus habitantes indicaron que tomar agua directamente del chorro es ganarse una infección intestinal.

Renata Bracho habita en un conjunto residencial de ese sector y asegura que ahora tiene que lavar su filtro cada mes, ante los niveles de tierra que contiene el agua.

Uno ve que esta agua sale con su transparencia natural pero la realidad es otra. Me di cuenta de la irregularidad porque el filtro lo lavé en enero y la semana pasada el chorro era deficiente, pensé que era una falla pero cuando lo destapé vi que el nivel de barro que había pegado a la piedra era impresionante y eso que a finales del año pasado se lavó el tanque principal del conjunto residencial por este mismo problema. Pareciera que el agua no está siendo tratada, la envían cruda, dijo.

En Colinas del Neverí, comunidad de Barcelona, es tradición el no contar con agua. Sara Contreras, habitante, sostuvo que desde hace seis años su condominio vivía de las cisternas que compraban.

Tuvimos que pagar más de 30 millones a una cuadrilla de Hidrocaribe para que descubriera cual era la causa por la que no llegaba agua hasta nuestra residencia. El problema era una válvula dañada que no sabíamos que existía, la arreglaron y ahora el agua está llegando con regularidad.

En Puerto La Cruz tampoco escapan a los problemas en el suministro del líquido potable. En el sector Terrazas del Puerto el suministro es intermitente, sus habitantes comentan que cuando eso sucede significa que hay algún problema serio, porque la tubería matriz pasa adyacente al lugar y por ende tienen un flujo constante.

Normalmente nosotros no enfrentamos problemas con el agua pero desde hace un mes ya la cosa tiene otro color, son más los días en los que no hay agua que los que hay. Algo pasa y Hidrocaribe no informa, refirió Lizardo Aguilar.

Y si de ironía se trata, este miércoles los habitantes del sector Agua Potable de la parroquia Pozuelos de Puerto La Cruz protestaron por la falla en el servicio.

Vecinos y representante del consejo comunal Manantial Agua Potable cerraron la vía que comunica con el sector Pozuelos, debido a que tienen seis meses con las tuberías secas.

Indicaron que han llamado y enviado oficios exponiendo la problemática a Hidrocaribe, sin obtener ninguna respuesta.

Foto: José Camacho @josecamacho13



Participa en la conversación