Sin luz ni mantenimiento los semáforos de Maracaibo han quedado fuera de servicio

De adorno. Para eso quedaron los semáforos de Maracaibo después de ocho meses de fluctuaciones eléctricas y más de un año sin mantenimiento. La ciudad se mantiene colapsada, las cornetas y el mal humor entre los conductores de vehículos del trasporte público y particulares está a la orden del día, sobre todo en horas pico.

Maracaibo. La falta de control en las intersecciones y avenidas principales es calificada por quienes salen a la calle como «una locura». José Guerra pierde hasta una hora en llegar a su lugar de trabajo mientras maneja desde el sector Las Veritas hasta Bella Vista.

Antes, en 10 minutos estaba en el trabajo, ahora es un desastre porque todos los semáforos están dañados, nada sirve y el embotellamiento es terrible. La gente grita, todos quieren pasar al mismo tiempo. Total, que he cambiado mis horarios, porque, además, hay que ir despacio, no vaya a ser que algún loco taxista o autobús te choque el carro. El orden que da el pare ya no existe».

«Hace años que no veo los tres colores de un semáforo y menos la cuenta regresiva en números rojos«, dijo Luis Alcántara, taxista del terminal de pasajeros de Maracaibo. Dice que, al menos, cuando viaja a otro estado puede manejar «en paz».

«Hace dos meses me arrancaron el parachoque porque el tipo quería pasar primero que yo. Cuando le reclamé, me sacó una pistola y me amenazó en plena vía pública. Obviamente, no me pagó y yo ‘callao’ porque si no me mata ahí mismo. Así estamos aquí».

No hay control

Erasmo Alián, presidente de la Central Única del Transporte del estado Zulia, aseguró que más de 90 % de los semáforos en Maracaibo no funciona, lo que afecta de manera directa al transporte público. «A pesar de que la alcaldía reparó algunos, la mayoría se dañó como consecuencia de los apagones. En algunas intersecciones los semáforos solo marcan una luz. Los representantes de la municipalidad aseguraron que las fallas son consecuencia de las pasadas protestas, en las que se destruyeron algunos aparatos de las principales avenida de la ciudad«.

En la avenida Padilla, seis dispositivos no funcionan. En la avenida La Limpia pasa el más vivo, ya que hace más de seis meses que, al menos, ocho semáforos no dan señales de vida. Lo mismo pasa en el casco central, incluyendo la avenida Libertador, donde nada se respeta y cinco están fuera de servicio, lo que ha colapsado todo hace ya dos años. En la avenida 15 Delicias ocho semáforos no cumplen ninguna función.

Lee también
La falta de agua en Maracaibo compromete la salud de los niños

Cómo funcionan

La vida útil de un semáforo es de, aproximadamente, 30 años, ya que los distintos componentes del sistema se cambian para ajustarse a las nuevas tecnologías del ramo, sobre todo en cuanto a las luces. Un bombillo incandescente, como los que usan los semáforos amarillos, tiene una vida útil de 8000 horas, aproximadamente 330 días o más si no hay humedad ni corrosión en las conexiones, mientras que en el caso de las pantallas LED con contador, de los sistemas más nuevos, es de 80.000 horas.

La ausencia de fiscales de tránsito o de algún cuerpo policial como Polimaracaibo en las intersecciones es uno de los factores que influyen en las trancas que se forman a diario en diversas zonas de Maracaibo, según los conductores.

Antes, por lo menos, se veía un policía o algo en las avenidas cuando se dañaba un semáforo; ahora, ni eso, estamos a la buena Dios. Salir a la calle es enfrentarse a una guerra», dijo Joel Acuña, chofer de La Limpia-La Curva.

Para Erasmo Alián la ciudad se convirtió «en una ciudad sin ley, por lo que hay que trabajar conjuntamente para recatar el respeto y el cumplimiento de los derechos para ser una capital responsable«.

Mientras todo esto ocurre, el presidente del Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo, Alberto Hernández, se niega a dar declaraciones a los medios de comunicación.

Foto: Mariela Nava


Participa en la conversación