Al menos 20 agrupaciones de académicos y asociaciones civiles instalarán centros centinelas en el país para monitorear peso, talla y hemoglobina de la población infantil debido a la crisis alimentaria.

Caracas. Para pedir ayuda internacional en salud y alimentación se necesita a una sociedad civil organizada que sepa actuar para administrar recursos. Desde la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y la organización civil Sinergia se hicieron la pregunta y comenzaron las acciones de preparación y diagnóstico sobre la crisis que se vive en Venezuela.

Lo que comenzó con un taller para proponer acciones a futuro, ahora tiene a ciudadanos activados. La seguridad alimentaria y nutrición frente a la crisis de 2016 ya es un hecho con objetivos a corto plazo.

Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria, explicó que la primera meta es ganarle la batalla a la falta de transparencia en data y estudios. Una vez al mes el comité comenzará a publicar boletines comparativos sobre el peso, la talla y la hemoglobina de los niños venezolanos para vigilar las secuelas de la crisis.

Raffalli denunció que en Venezuela se dejó de estudiar el balance de alimentos y calorías que antes ofrecía. Hace tres años el Instituto Nacional de Nutrición hacía una encuesta de seguimiento del consumo real en las casas. Un formato que era llenado casa por casa en el que preguntaban a las personas qué habían comido. El último informe data de 2014 con una muestra de 2012, cuando aún el país no estaba en crisis y la baja del precio del petróleo no había desnudado a la economía venezolana.

En cuanto a información de peso y talla el INN llevaba el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y Nutricional, que consistía en recopilar en diversas regiones datos antropométricos de peso y talla de niños que se discriminaba por edades y regiones. El último resultado que se publicó data de 2012.

Lee también
AN constata 60 niños desnutridos en el Hospital Chiquinquirá

La Encuesta Condiciones de Vida del Venezolano, conocida como Encovi, es la única data con la que se cuenta para comparar el consumo de los venezolanos hasta ahora. El comité ahora trabajará en escuelas para informar mes tras mes sobre la salud de los niños, en primera instancia.

Otro objetivo será educar a la población en materia alimentaria, asesorar a las comunidades y movilizar recursos financieros para donar alimentos.

El comité está conformado por la Fundación Bengoa, Centro de Estudios del Desarrollo, Observatorio Venezolano de la Salud, Hospital de Niños JM de los Ríos, Instituto de Recuperación Nutricional Cania, Programa de Alimentación Escolar de la Gobernación de Miranda, Departamento de Tecnología de Alimentos de la Universidad Simón Bolívar, las escuelas de Nutrición de la Universidad de los Andes y Universidad Central de Venezuela, Cáritas de Venezuela, Fundación Cinco al día, Hospital del Llanito, el Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, Dividendo Voluntario para la Comunidad, Fe y  Alegría, Hogar Virgen de los Dolores, Transparencia Venezuela, Universidad Politécnica Experimental Libertador y  la Central de Cooperativas de Servicios Sociales de Lara.

Foto: Cristian Hernández



Participa en la conversación