Este domingo algunas tiendas fueron inspeccionadas por la Sundde mientras que otras no han abierto sus puertas desde el sábado, cuando se acentuaron las supervisiones en las que los fiscales ordenaron bajar los precios de los productos en 50 %.

Caracas. La Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) en noviembre incrementó las fiscalizaciones en carnicerías y mercados municipales con el fin de que bajaran precios de carne, pollo, charcutería y hortalizas. Y este fin de semana las acciones se centraron en los comercios de ropa y calzados de Plaza Venezuela, Sabana Grande y Chacaíto.

Los fiscales de la Sundde arreciaron las inspecciones en los negocios del bulevar y ordenaron bajar los precios de los productos en 50 %.

En la tarde de este sábado, funcionarios de la Superintedencia dieron inicio a la fiscalización de precios en la tienda de ropa Bigben y la zapatería Zapataco, que estuvieron custodiadas por cuerpos de seguridad nacional, y siguieron por otros establecimientos de la zona.

El domingo, los ciudadanos señalaron que los comercios abrieron casi al mediodía y que se propusieron cerrar a las 3:00 p. m.

Yamilet Lovato llegó a las 7:00 a. m. para comprar dos pares de calzado con 50 % de descuento, pero la tienda Zapataco abrió sus puertas al mediodía. Para adquirir los zapatos a las personas les asignaban un número. Lovato tenía escrito en la muñeca el número 95 y a las 2:00 p. m. todavía estaba en la cola.

Varios comercios tenían los portones cerrados y dejaban entrar a los compradores en pequeños grupos. No podía saberse con seguridad a qué precios se vendían los artículos sino hasta que se lograra entrar y una vez en la tienda no ofrecían bolsas ni cajas para guardar la compra.

Carla Márquez logró adquirir dos pares de zapatos, unos a 250.000 bolívares y otro a 360.000 bolívares. Dijo que aunque aprovechó la oferta, este tipo de regulaciones a futuro solo perjudicarían a los ciudadanos. No vamos a tener qué comprar, pues eso es lo que está pasando con la carne, por ejemplo, señaló.

En los últimos meses de cada año la Sundde acelera fiscalizaciones que afectan la actividad comercial. En 2013 fue el “Dakazo” que impactó en las tiendas de electrodomésticos y de ropa y calzado. Muchos comercios no se han recuperado de aquella acción.

En 2014, 2015 y 2016, las inspecciones siguieron en comercios de vestido y zapatos. De hecho, el pasado año se efectuaron supervisiones en Sabana Grande y Chacaíto y nuevamente en 2017 se repiten en los negocios de ese ramo y en los mercados.

Tras las fiscalizaciones de este año, la ausencia de carne en carnicerías, mercados y supermercados se ha agudizado.

En Sabana Grande no solo los negocios de ropa fueron objeto de las acciones de la Sundde, aquellos que ofrecen alimentos también fueron inspeccionados. Los funcionarios también mandaron a reducir los precios y la oferta este domingo fue limitada.

José Pinto, quien se disponía a comprar un kilo de azúcar, llegó a las 9:00 a. m. para hacer su cola, pero eran las 2:00 p. m. y todavía no había hecho la adquisición.

Ayer [sábado] estaban vendiendo café, pero hoy solo se puede comprar un kilo de azúcar a 18.000 bolívares, agregó Pinto. Los clientes se preguntaban por los demás alimentos que se vendían regularmente en la misma tienda, entre ellos, aceite, arroz, pasta, harinas, artículos de higiene. El kilo de azúcar estaba en 80.000 bolívares antes de la inspección.

Fotos: Reymar Reyes



Participa en la conversación