Aunque los lineamientos del organismo son fijar los precios de los productos a los que tenían el 15 de diciembre de 2017, en algunos casos los costos establecidos son muy bajos.

Caracas. Este martes la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Económicos (Sundde) siguió con las inspecciones en los supermercados y los fiscales ordenaron bajar los precios de los artículos que están quedando en los anaqueles de los establecimientos.

El organismo al inicio de las inspecciones indicó que los precios tenían que ser los mismos del 15 de diciembre de 2017, pero ya los costos que se están fijando corresponden a períodos anteriores.

En varios supermercados, los funcionarios mandaron a bajar los precios de las galletas, crema de arroz, jugos y sardinas. El paquete de galletas se tenía que vender en 13.000 bolívares, aunque el precio estuviera marcado en 110.000 bolívares. Los jugos se vendían en 12.000 bolívares y las sardinas en 26.000 bolívares.

En el Excelsior Gama de San Bernardino, por ejemplo, desde tempranas horas de la mañana había cola para adquirir galletas y jugo. A las personas les vendían máximos tres paquetes de galletas y un litro de jugo.

Fidcalizacion Gama Express, galletas y Santal. Fotos: Francisco Bruzco

Virginia Gómez, residente de la parroquia Altagracia, compró los productos que estaban en rebaja. Contó que estaba adentro cuando llegaron los fiscales y ordenaron bajar lo que había. Compré las galletas, pero no estoy de acuerdo con la medida. Luego no habrá nada y nos vamos a perjudicar.

Quienes estaban en la cola comentaban que tenían que aprovechar la rebaja, así fueran galletas.

En otros supermercados, varios esperaban por los fiscales a ver si llegaban para que ajustaran los precios. En Unicasa llegó leche pasteurizada a 72.000 bolívares el litro, algunos no querían pagarla, aguardaban por la rebaja que no llegó. Muchos optaron por adquirirla con el nuevo valor.

Lee también
La reposición de inventarios tardará en los supermercados

En el negocio era constante la pregunta a los trabajadores si había productos regulados, hasta que los empleados les señalaban que ya no quedaba nada con rebaja pues todo se les había agotado el domingo cuando los fiscales mandaron a bajar precios de galletas, salsa de tomate, queso y bebidas achocolatadas.

Dentro del establecimiento, muchos murmuraban molestos que no había nada más barato. La Guardia Nacional vigilaba en los pasillos.

Fotos: Francisco Bruzco



Participa en la conversación