Durante toda la semana los trabajadores de este centro de salud tipo IV, dependiente del Seguro Social, han estado en asamblea permanente, siguen atendiendo al público con limitaciones, agobiados por la inseguridad, el desabastecimiento, la deserción laboral y los bajos salarios.

Caracas. Este viernes, luego de una semana en asamblea permanente, los trabajadores del hospital Miguel Pérez Carreño, dependiente del Seguro Social, decidieron suspender las operaciones electivas y las consultas, como medida de presión ante la ola de robos dentro y fuera de la institución, el desabastecimiento de insumos y medicinas, la deserción laboral y los bajos salarios.

Neomar Balza, médico residente, dijo que durante estas últimas tres semanas ha sido recurrente el robo y hurto de baterías, cauchos, aceite, y partes de los vehículos. También dentro del hospital los trabajadores y pacientes han sido despojados de sus pertenencias.

Lee también
Por fallas en los aires suspenden operaciones en el Hospital Vargas

Los trabajadores dieron un plazo perentorio a la Dirección para atacar el problema. Sin embargo, en las asambleas iremos afinando las estrategias de presión e implementando medidas. Por ahora son las electivas y las consultas. Esperemos que alguien responda a nuestras quejas.

El especialista señaló que el Pérez Carreño se convirtió en el hospital donde están llegando todos los referidos de otros nosocomios y que esa situación mantiene sobrecargada la asistencia, lo que agudiza más la situación precisamente por la falta de personal.

“Se están yendo porque el sueldo no nos alcanza, estamos resistiendo en los hospitales”.

Los médicos adjuntos dieron un plazo a la dirección hasta el miércoles 12 de junio. Por ahora solo reciben lo que llaman las estrictas emergencias, las que realmente tienen que ingresar de inmediato a un quirófano.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación