Los servicios de agua, luz, Internet y hasta la recolección de desechos sólidos parecieran ser un lujo que los andinos pocas veces pueden disfrutar.

San Cristóbal. Mucho antes de que el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, declarara que la merma en los niveles de agua en represas y embalses destinados a la generación de electricidad era la responsable de los apagones, ya en el estado Táchira y en gran parte de los estados andinos los cortes de luz eran prolongados y las fluctuaciones en el suministro causaron grandes daños en electrodomésticos y en equipos médicos e industriales.

Pero la electricidad no es el único servicio que mantiene en vilo a los tachirenses, quienes deben sobrevivir entre falta de agua, nula recolección de basura, colapso del servicio de internet y de transporte público.

En el caso de la energía eléctrica, posterior a las declaraciones del ministro, se elaboró un plan de “administración de cargas”, el cual en su primera notificación constaba de dos cortes de cuatro horas diarias. Sin embargo, en la actualidad los cortes van de seis hasta 15 horas diarias, fraccionados en periodos de tres a seis horas cada suspensión.

Para Zulay Torrealba, el racionamiento le ha afectado el bolsillo seriamente, pues ha visto cómo la carne y alimentos perecederos se dañan debido a los cortes tan prolongados.

En estos días tuve que preparar medio kilo de carne que me quedaba en el congelador porque se había puesto babosa ya. Con eso podía comer tranquilamente tres días y lastimosamente debí hacerlo en una sola sentada, lamentó.

La intermitencia del servicio eléctrico no solo afecta comercios y hogares. Industrias y el sector salud han sido duramente golpeados. En el segundo caso, se conoció extraoficialmente que los compresores de aire acondicionado de pabellones de varios CDI sufrieron graves daños.

Además de a oscuras, incomunicados

Aunado a los cortes de luz —que en muchas ocasiones ocurren fuera del cronograma fijado— la falta de inversión perjudica los servicios de telefonía fija e internet. Por ejemplo, si las repetidoras se quedan sin energía eléctrica, pueden pasar días antes de que se restablezca el servicio. Internet y puntos de venta colapsan constantemente.

El agua también se raciona en la entidad

La estatal Hidrosuroeste ya ha hecho públicos dos programas de racionamiento, precisamente por la fuerte sequía que azota a la entidad. Los cortes se aplican bajo tres modalidades: el primero se cumple durante el día, mientras que el segundo es toda la noche, la última modalidad es una parada por 24 horas. Los municipios fronterizos son los que más afectados se ven, ya que el suministro es muy intermitente.

Aunado a los problemas de alumbrado y vialidad que se registran en todo el estado, los tachirenses ven deteriorarse cada vez más la recolección de desechos sólidos.

Lee también
En Táchira los pagos de bienes y servicios se hacen en pesos y dólares

Un problema lejos de acabar

Tras la regularización del servicio por poco más de un mes, nuevamente la recolección de basura debió paralizarse luego de que se dañara una de las máquinas que limpian los patios para la disposición final de los desechos. Además, la mora existente con la empresa que presta ese servicio generó el cierre temporal del vertedero, y con esto, aumentaron las bolsas llenas de desperdicios en calles y avenidas de la Zona Metropolitana de San Cristóbal y de otros nueve municipios.

Desde hace una semana, en el municipio se acumulan a diario entre 350 y 400 toneladas de desechos, según información suministrada por el director de Servicios Públicos del Ayuntamiento capitalino, José Simoes.

Usuarios esperan que las 10 alcaldías que pertenecen a Mamdesta, conjuntamente con la Gobernación del estado, resuelvan el pago y el vertedero abra de nuevo. Mientras esto ocurre, pareciera que la basura permanecerá, al menos, durante el asueto de la Semana Santa, golpeando aún más la ya deteriorada imagen de la que hace unos pocos años fuera la Ciudad Cordial de Venezuela.

Fotos: Ana Barrera



Participa en la conversación