La economista y directora de Síntesis Financiera explicó que, aunque se puede salir de la crisis económica con medidas que aborden el problema de forma parcial, mientras más tarden en llegar, más necesario será que estas se tomen de un solo golpe o en forma de “shock”.

Caracas. Una hiperinflación de hasta 100.000 % era una imagen distante para Venezuela hace un año. Sin embargo, la falta de medidas económicas antiinflacionarias por parte del Gobierno para tratar de combatir el fenómeno ha hecho que este escenario sea más que posible según la economista Tamara Herrera, quien asegura que “este año la hiperinflación será de 6 dígitos”.

Durante la Asamblea Anual de Fedecámaras, la también directora de Síntesis Financiera dijo que es urgente para el país la aplicación de un Plan de Recuperación económica, el cual, añadió, “debe contar con gobernabilidad y credibilidad”, algo que solo puede se lograr si existe un consenso entre todos los sectores políticos y productivos del país.

Explicó que el plan “necesariamente” deberá recibir apoyo internacional y mencionó a organismos de financiamiento como la alternativa para ello, pero dijo que esto no se podrá lograr hasta que no se tenga la “gobernabilidad y credibilidad” anteriormente mencionadas y una serie de “garantías para la propiedad y el Estado de Derecho”, algo que, a su juicio, no existe en la actualidad.

Herrera asegura que lo que obligará a adoptar este plan y otras medidas será “la penuria” de la situación económica de los venezolanos, algo que obligará a generar un consenso nacional para tomar las acciones necesarias.

Un plan de recuperación debe lograr el financiamiento para apoyar la seguridad social para afrontar el impacto inmediato en los sectores más necesitados, dijo la académica, quien también señaló que será necesario reestructurar la deuda, afrontar el problema de Pdvsa y su baja producción, y recapitalizar la banda pública y privada porque los bancos también sienten las crisis y estos también se caen.

Lee también
La hiperinflación liquida las coberturas de los seguros

¿Cómo se llegó hasta acá?

Durante su exposición, la economista dijo que existen muchos ejemplos en la historia contemporánea de hiperinflaciones que simplemente aparecen. No obstante, dijo que, en el caso venezolano, este fenómeno fue “incubado” por varias políticas promovidas por los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, entre las que destacó la sobreregulación de precios, el control cambiario, la subordinación del Banco Central de Venezuela (BCV) ante el Gobierno, entre otros.

Respecto al control cambiario, Herrera sostuvo que, en su primera etapa, este sistema generó una sobrevaluación ficticia de la moneda, algo que definió como “la única política antiinflacionaria” que ha llevado a cabo el chavismo, pero agregó que ello generó un impacto muy negativo en la producción nacional.

El abaratamiento de las importaciones ha sido una de las formas más eficaces de destrucción de la producción nacional, explicó.

La economista también señaló como una de las causas de la crisis actual la subordinación del BCV ante el Gobierno en el 2009, afirmando que una vez que esto se logró, no hubo ningún mecanismo que evitara “la indisciplina fiscal” ya que, con el control del Banco Central, se le “aseguró al Gobierno que se le iba a seguir imprimiendo dinero”.

Una inflación de “hasta 6 dígitos”

Según estimaciones de Herrera, la inflación puede alcanzar este año un valor de 85.000 %, lo que, a su juicio, significa que existe la posibilidad de que este 2018 se alcance una inflación de seis dígitos.

La economista dijo que lo único que pudiera evitar que se alcance una inflación de tal nivel, e inclusive una de hasta 7 dígitos en los años siguientes, es que el Gobierno empiece a tomar medidas antiinflacionarias, algo que ella, reitera, no cree que vaya a ocurrir.

La verdad es que no notamos alguna intención de cambio por parte de la política pública. Lo último que vimos por parte del Gobierno fue la reedición del Plan 50 para lidiar con los precios, señaló.

Foto: Cortesía @Fedecamaras



Participa en la conversación