El vicepresidente Ejecutivo acusó a los comerciantes de poner precios “criminales” a los productos y señaló que estos debían volver a los montos de diciembre “hoy mismo”.

Caracas. El vicepresidente ejecutivo Tareck El Aissami sostuvo una reunión con sectores comerciales y agroindustriales en la que acusó a los empresarios de colocar precios “criminales” a los productos a partir del 3 de enero. “Empresa que no respete [los precios acordados] le caerá todo el peso de la ley”.

En el encuentro —en el que también estuvo presente el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López— el funcionario indicó que entre el 15 de diciembre y el 3 de enero los precios de unos 6500 productos sufrieron aumentos que oscilaron entre 10 % y 10000 %.

¿Cuál fue el evento que impactó en la estructura de costos para que usted pueda justificar esto? (…) ¿Quién aprobó y autorizó estos incrementos de precios? ¿Con quién hablaron? Ninguno de los jefes de los motores [económicos] que están aquí estaba al tanto de esto.

El Aissami señaló que el 3 de enero los precios “amanecieron inflados” e indicó que estos deben “volver al precio de diciembre hoy mismo”. Añadió que estos aumentos se dieron de forma simultánea al último aumento de sueldo decretado por el Presidente Maduro. “Pareciera que eso responde a una estrategia de guerra”.

Informó que a partir de este miércoles se instalarán varias “mesas de economía”. Mencionó las de transporte público que estará dirigida por el ministro Carlos Osorio, la de materia prima a cargo de Carlos Soteldo, la de “materia prima” dirigida por Padrino López, una de Finanzas en la que estará el ministro Simón Zerpa y otra de “Seguridad Ciudadana”. “No vamos a ser arbitrarios. Somos un Gobierno profundamente democrático, respetuosos de las leyes”.

Lee también
Para adquirir un kilo de pasta y un litro de aceite hay que gastar Bs. 2,2 millones

Aseveró que el Estado ha entregado divisas preferenciales a los distintos sectores productivos y que el Gobierno no acepta que se realice una “emboscada” en contra de los ciudadanos. Son unos esquemas perversos, no sé si los aplican ustedes o sus intermediarios, para la comercialización de productos. Hay empresas que le piden prepago a las cadenas [de supermercados] hasta por 15 días, antes y después de pagar el costo de un producto, sin todavía despacharlo, le incrementan el precio a la empresa. ¿Esos son esquemas de trabajo justos o perversos y criminales?, expresó.

Foto referencial: AVN



Participa en la conversación