El coco seco o verde es una fruta que se aprovecha casi en su totalidad: quienes se dedican a este negocio venden el agua, la pulpa; preparan aceite, helados y dulces. La variedad de beneficios y usos que se le sacan al rubro lo hacen más llamativo y rentable. Es un alimento nutritivo, fresco y sano, que se comercializa en diferentes presentaciones, «sin aditivos, ni conservantes», resaltan quienes lo expenden.

Caracas. En el último año las tiendas de cocadas se han convertido en un fenómeno visible en Caracas: en cada calle, avenida y recoveco de la ciudad hay uno de estos puestos. Los establecimientos se esmeran en las fachadas, la mayoría tiene grama artificial o vitrinas de madera. Vasitos de diferentes tamaños, con el precio escrito en marcador, esperan a los clientes, así como los extras de varios sabores. Nadie sabe en qué momento preciso surgió el despegue de estos comercios, pero Crónica.Uno ofrece a sus lectores algunas luces al respecto.

Eduardo Gaspar, gerente de Tu Cocada —un comercio ubicado en El Paraíso— explica que ellos compran cargas a la semana de aproximadamente 4000 cocos provenientes de los estados Falcón, Anzoátegui, Portuguesa o El Vigía. La fruta se despacha en menos de cinco días.

En un recorrido por cinco establecimientos, los comerciantes señalaron que cada uno puede vender entre 2000 y 7000 cocos semanalmente. Un vaso de cocada costaba entre 2000 y 5400 bolívares al momento de publicar este trabajo.

El coco seco o verde es una fruta que se aprovecha casi en su totalidad: quienes se dedican a este negocio venden el agua, la pulpa; preparan aceite, helados y dulces. La variedad de beneficios y usos que se le sacan al rubro lo hacen más llamativo y rentable. Además de satisfacer diferentes gustos. Es un alimento nutritivo, fresco y sano, que se comercializa en diferentes presentaciones, «sin aditivos, ni conservantes», resaltan quienes lo expenden.

Un vaso de cocada costaba entre 2000 y 5400 bolívares al momento de publicar este trabajo. Foto: Gleybert Ascensio/Crónica.Uno

Gaspar indica que trabajar con esta fruta requiere de poca inversión y genera altos márgenes de ganancia. Aunque no se identifica con la figura del competidor, añade que podría ser esto lo que impulsa el constante crecimiento de otros emprendedores. Tu Cocada cuenta con tres establecimientos en Caracas, pero cada vez son más las sucursales de Coco Factory, El Súper Coco y otras tiendas independientes.

Coco Factory es una franquicia con 16 tiendas en todo el territorio nacional. Andrés Casado, representante de la empresa, asegura que “cada local tiene su plus” y aunque cada vez aparecen más puntos de venta, resalta que se trata de libre competencia. Además, defiende los beneficios de la fruta por encima de los refrescos y otras golosinas.

El 20 de marzo de este año inauguraron un local en San Bernardino, ubicado en el municipio Libertador. “Es una gran oportunidad para el futuro”, dice Casado. “Cuando la situación económica se arregle, todos tendrán acceso a nuestra cocada. Sabemos que cuando esto cambie tendremos mucho más éxito”, aspira.

Los comerciantes coinciden en destacar que la calidad del producto les garantiza el éxito. Algunas tiendas prefieren apegarse a la receta tradicional que consiste en agua de coco, pulpa de coco y azúcar, sin embargo, otros sorprenden al público al ofertar “complementos”: extras de frutas, brownie, galletas, chocolate, leche condensada, cereales, pirulín, oreo y hasta carbón activado por un costo adicional.

Los comerciantes señalaron que cada uno puede vender entre 2000 y 7000 cocos semanalmente. Foto: Gleybert Asencio/Crónica.Uno

En Don Coco, un establecimiento aledaño a la plaza El Venezolano, compran cocos de pulpa en 2000 bolívares la unidad, mientras que los de agua los consiguen por 1500. Este último lo venden al público en 2000 bolívares, lo que les genera una ganancia de casi 20 %. Aquí los artículos oscilan entre 3000, 3500 y 4000 bolívares. El topping que más llevan los comensales es el de chocolate, asegura una de las vendedoras.

Carmen Vásquez está a punto de pagar una agua de coco y manifiesta que estos productos son más accesibles que el resto de los que hay en el mercado. Una torta en Caracas oscila entre Bs. 7000 y Bs. 10.000, mientras que cualquier chuchería puede superar la barrera de los Bs. 5000, lo que deja a los venezolanos con menos opciones para adquirir meriendas.

Lee también
Caraqueños se rebuscan y resuelven sus meriendas con chucherías colombianas

Sustituir un almuerzo

María Castro, quien vende cocadas desde hace 17 años, cuenta que algunos clientes compran la bebida para sustituir el almuerzo. El contenido de azúcar y grasas propias del coco generan una sensación de saciedad, dice. Además añade que, debido a la pérdida de poder adquisitivo en Venezuela y la hiperinflación que reina desde finales de 2017, comprar un almuerzo resulta cuesta arriba para quienes perciben ingresos en bolívares. Comer en la calle implica gastar alrededor de medio salario o más. El sueldo mínimo se mantiene en Bs. 18.000 desde enero, lo que representaba hasta el 24 de abril unos $3,46 a la tasa oficial Dicom.

El efecto de las franquicias y el mercadeo

Profranquicias desconoce si estos negocios se agrupan en la cámara, debido a que al momento de la entrevista el gremio no había concluido el informe con el registro de los establecimientos que han surgido o cerrado en los últimos años, no obstante, Carlos Núñez, presidente de la asociación, no duda que estos emprendimientos estén creciendo bajo el formato de franquicias por la manera en la que se ramifican en la ciudad.

El coco es algo natural que no necesita tanto mantenimiento, es de fácil procesamiento y acceso para llevarlo hasta el consumidor. Es la naturaleza misma del producto lo que lo hace atractivo, debido a que suele ser más económico que otro con mayor nivel de procesamiento”, explica Núñez.

Por otro lado, indica que Profranquicias está en un proceso de levantamiento estadístico de cómo se encuentra el sector al que considera “golpeado” por la crisis económica que atraviesa la nación. Además, destaca que en la actualidad hay un consumidor empobrecido, donde no se tiene la misma capacidad de compra que años atrás.

La mayoría de los sectores están todos golpeados, los de servicios, comida. No hay nada que esté produciendo como antes. En cuanto a cantidad de tiendas hay zonas más afectadas, como en el estado Zulia, debido a que no hay servicio eléctrico, por lo tanto cómo hacen para mantener unos costos fijos de alquiler, pago de personal, es muy complejo. Esas unidades van a tender a cerrarse, agrega el representante gremial.

Foto: Gleybert Asencio/Crónica.Uno

“Los casos de éxito en este nicho se basan en la intuición”, afirma Ximena Sánchez, profesora en Marketing de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Explica que los negocios que ofrecen más valor psicológico o material a los clientes son aquellos que se esmeran en el confort de las instalaciones y la presentación de los productos, lo que genera más acogida entre la población.

Sánchez agrega que “hacer marketing es un reto para genios” en el contexto venezolano. Sin embargo, advierte que en una economía sutentable, con competidores estables y clientes capaces de elegir, tener éxito implica mucho más que intuición, pues necesitan ser eficaces.

Asimismo, destaca que las marcas deben definir con claridad su posicionamiento a la hora de elegir su estética, logotipo, ubicación, promociones y el producto, motivado a que esto asegurará el éxito de un plan de comunicaciones integradas de mercadeo.


Participa en la conversación