“Tomamos agua caliente en los entrenamientos porque no se consigue hielo”

Los equipos y escuelas deportivas del estado Zulia sufren los embates de la crisis eléctrica y se las ingenian para seguir adelante con sus actividades.

Caracas. El Zulia ha sido quizá la entidad más castigada por la crisis del sistema eléctrico nacional, que también agudiza los problemas ya existentes con la falta de agua. Los zulianos pasan muchas horas diarias a oscuras y con frecuencia el descanso al momento de ir a la cama se hace muy complicado por las habituales altas temperaturas del estado occidental.

Las dificultades en Maracaibo y otras ciudades han afectado de distintas maneras las rutinas de equipos profesionales y academias deportivas de la zona, que, pese a todos los obstáculos, intentan seguir adelante con sus actividades.

Uno de los conjuntos que se ha mantenido activo en todas sus categorías es el Zulia FC, que en la Primera División venezolana marcha en la casilla 14, pero en el ámbito internacional dio la campanada al derrotar 0-1 el pasado 19 de marzo al Nacional de Potosí boliviano por la Copa Sudamericana.

El joven marabino de 23 años José “Brujo” Martínez hace vida en el plantel profesional y admite que la situación en suelo zuliano ha afectado al equipo pese al enfoque que ha intentado darle la plantilla.

Sí nos ha afectado, pero nosotros lo vemos como un obstáculo más en nuestra carrera futbolística. Tomamos agua caliente en los entrenamientos porque el problema de la luz no permite conseguir hielo. Aquí se puede durar tres o cuatro días sin luz y no hay de otra, apunta el volante de primera línea, quien junto con sus compañeros buscó fortaleza en la adversidad para conseguir la victoria internacional en el altiplano.

“Antes de viajar a Bolivia duramos una semana sin luz y tomando agua caliente. Esa fue una inspiración para traernos esa victoria aquí a Maracaibo e intentar la clasificación a la siguiente ronda en casa. Lo bueno es que hemos sido un equipo unido, que nos ayudamos entre nosotros”, resaltó Martínez.

El centrocampista se concentró junto con sus compañeros en un hotel con planta eléctrica previo al cotejo de vuelta con Nacional de esta semana para evitar distracciones con la luz y tener un buen descanso.

Luego del primer apagón nacional del 7 de marzo, los jugadores del elenco petrolero acordaron con sus pares del Caracas FC “parar la pelota” el 10 del mes pasado y no disputar realmente el cotejo de la fecha 7 debido al riesgo de sufrir una lesión en medio de la falta del servicio eléctrico en toda la entidad.

El “premio” del llamado Consejo de Honor de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) fue el descuento del punto sumado en el empate 0-0, suspensión de ambos capitanes —multados además con 30.000 bolívares— y sanción a ambos bandos con 360.000 bolívares por “no competir” y “ridiculizar la actividad deportiva futbolística”, según la resolución del organismo.

Torneos de básquet amateur interrumpidos

Lee también
El VAR se estrena en el Estadio Olímpico de Caracas

En el plano amateur, las afectaciones por la crisis eléctrica tampoco faltan. La constante suspensión de las clases es apenas uno de los inconvenientes con los que ha tenido que lidiar el entrenador Juan Carlos Sosa de la Escuela de Baloncesto Lago Azul que funciona en la cancha del Instituto Universitario de Tecnología Pedro Emilio Coll, ubicado en calle 72 con avenida Baralt de Maracaibo.

“Con esto de los apagones, la institución estuvo cerrada al igual que la cancha y no hubo prácticas. El problema tan grave de la escasez de gasolina, la incertidumbre y la luz ha afectado a todas las escuelas de baloncesto e inclusive al torneo interno de la Asociación Zuliana de Baloncesto”, indica Sosa.

En la actualidad, hay una mayor afluencia a las prácticas y a los juegos porque se trabaja hasta mediodía y algunos no trabajan porque no tienen luz en las oficinas. Escuelas o colegios no dan clases y si las dan es hasta las 10 de la mañana. Lo malo de todo esto es que muchas personas piensan en emigrar o están ocupadas haciendo otras actividades y los muchachos se escapan de la cancha, lamentó el coach.

Por ahora, la Lago Azul planea aprovechar el bajo número de viajeros por el asueto de Semana Santa para realizar intercambios con otras escuelas, a la espera que la Asociación Zuliana de Baloncesto reanude los torneos Sub 14 y Sub 17.


Participa en la conversación