La incapacidad para el mantenimiento de las máquinas y la falta de liquidez económica son otras variables que dificultan la operatividad de la empresa. Sin embargo, la junta directiva desmiente a los trabajadores.

Valencia. La empresa de aluminio, Alucasa, ubicada en Carabobo, podría paralizarse muy pronto. Y es que este lunes, Ramón Sánchez, principal de la Junta directiva de Alucasa representante de los trabajadores, denunció a puertas de la empresa estadal de productos laminados y foil de aluminio, que la falta de materia prima y ausencia de mantenimiento adecuado y oportuno de la maquinaria podría llevar a una paralización y dejar en riesgo a unos 600 trabajadores.

De acuerdo con el testimonio de Sánchez —que lleva 15 años de servicio en Alucasa, institución ubicada en Guacara, estado Carabobo— desde el mes de mayo no reciben dotación de aluminio primario. Nosotros recibimos aluminio de Venalum, ellos están importando. Si no recibimos aluminio primario, en un mes no podrán pagarnos nuestros sueldos.

Asimismo, indicó que durante una asamblea con los trabajadores, la directiva de la empresa reconoció que no cuentan con liquidez económica para honrar los beneficios laborales.

La gerencia de la empresa tomó la decisión de enviar trabajadores del área operativa a sus casas, debido a que no hay flujo de caja. No alcanzan los recursos para pagar y deben minimizar gastos para podernos pagar el sueldo de unos meses más, dijo a Crónica.Uno.

En el área operativa de Alucasa se agrupan 300 trabajadores de los cuales ya 70 habrían sido enviados a descanso.

Según el trabajador, las máquinas del área de colado se encuentran paralizadas y estiman que para mediados de este mes arranquen operaciones con tan solo 200 toneladas de aluminio primario y 100 de chatarra. Este es el único aluminio primario que queda en Alucasa.

A su vez, indicó que por falta de recursos económicos no se ha podido realizar el mantenimiento de la maquinaria de la línea de producción 1 y 2, que se encarga de colar el aluminio primario y convertirlo en láminas de 6 milímetros. La hiperinflacion consume los presupuestos y como todos los repuestos se deben comprar en dólares, cada vez que se va a comprar algo los precios se triplican.

En cuanto a los beneficios salariales, Sánchez, quien es técnico de mantenimiento, comentó que el salario de un trabajador de Alucasa es 25 % por encima del salario mínimo nacional. Ante ello aseveró que, en su caso, devenga unos 28 millones de bolívares mensuales —14 millones quincenales más el bono de alimentación— y no le alcanza para costear los gastos de su familia.

Lee también
Último aumento de salario integral se redujo a menos de un kilo de proteina animal

A Ramón Sánchez, con cuatro hijos que mantener, le preocupa que la situación económica de la empresa empeore y no pueda cumplir con los beneficios para gastos de útiles escolares.

Dijo que perciben un bono compensatorio pero actualmente se encuentra quebrantado de salud y no puede tomar reposo por miedo a perder el beneficio económico. Estoy enfermo y no puedo agarrar mucho reposo porque sino, no me pagan el bono compensatorio.

Por otra parte, señaló que la dotación de uniformes e implementos para laborar no se les ha entregado desde 2015.

Directiva de Alucasa desmiente a trabajadores

Luego de estas declaraciones, el equipo de Crónica.Uno consultó a la directiva de la empresa para que ofrecieran información oficial acerca de la situación de Alucasa. Enilsa Pérez, gerente de operaciones, precisó que debido a un mantenimiento que se le está realizando a las maquinarias tomaron la decisión de enviar a los trabajadores a sus casas, garantizando el pago completo de sus salarios y beneficios laborales.

Es falso que 97 % del personal fue enviado a su casa [definitivamente], se realizó una parada programada y planificada de los equipos de la planta, entre ellos la de Colada 154. Como nuestro proceso va en cascada, el personal que atiende equipos que están en mantenimiento ha sido enviado a sus casas cobrando sus salarios y beneficios, subrayó Pérez.

Fotos: Leomara Cárdenas | Cortesía



Participa en la conversación