Refiriéndose a las políticas económicas que han provocado pérdida de poder adquisitivo, hiperinflación y escasez, Juan Martínez, presidente del sindicato de la petrolera Petrocedeño, señala que los han convertido en “esclavos modernos”.

Caracas. Dirigentes sindicales de los sectores educativo, salud, transporte, industrial, petrolero, eléctrico y de telecomunicaciones de diferentes regiones del país convocaron a manifestaciones y asambleas ciudadanas para el próximo 16 de agosto, encabezadas por trabajadores, con el fin de exigir reivindicaciones laborales y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.

A propósito de que los trabajadores del sector salud ya cumplieron 48 días en protesta exigiendo ajustes salariales y reivindicaciones laborales, representantes sindicales de otros gremios manifestaron que se suman a esta jornada de movilizaciones, motivados por las mismas razones: precarias condiciones de trabajo, deterioro del poder adquisitivo y pérdida del orden democrático.

Los representantes de los diversos gremios hicieron un pronunciamiento conjunto este miércoles en Caracas, en el que recordaron que el salario mínimo del país corresponde, aproximadamente, a dos dólares, según la cotización del mercado paralelo.

Refiriéndose a las políticas económicas que han provocado pérdida de poder adquisitivo, hiperinflación y escasez, Juan Martínez, presidente del sindicato de la empresa Petrocedeño, señaló que los han convertido en “esclavos modernos”.

Ahora, los trabajadores no tienen dentro de sus facultades, ni siquiera, cubrir sus necesidades básicas”, denuncia.

El sector salud es uno de los más afectados por la crisis. Mientras un enfermero puede ganar cinco millones de bolívares, los trabajadores petroleros ganan 20 millones de bolívares, cantidad que todavía resulta insuficiente. No obstante, todos exigen que, de acuerdo con el artículo 91 de la Constitución, el salario mínimo vital debe tener como referencia el costo de la canasta básica.

Giovanni Vielma, secretario general del Sindicato Único de Salud de Trujillo, dijo que el gremio de salud se encuentra protestando porque no se conforman con cajas CLAP o bonos de la patria. Exigen que el salario sea aumentado cada tres meses.

Foto Sebastían García
Giovanni Vielma, representante del sector salud por el estado Trujillo

Vielma denunció que, en el estado Trujillo, la cantidad de neonatos muertos asciende a  89, durante los primeros ocho meses de 2018, como consecuencia de problemas respiratorios, desnutrición, contaminación o descuido durante el embarazo. Según el dirigente sindical, la escasez de medicamentos para controlar el VIH también es, frecuentemente, una causa de muerte en el estado andino.

A nivel general, representantes sindicales del sector petrolero señalan que las condiciones de seguridad dentro de las plantas de trabajo están cada vez más deterioradas. Por ejemplo, los extintores de incendios y los detectores de gases tóxicos se encuentran en mal estado. Juan Martínez denuncia que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) se encuentra paralizada hasta en 75% de su capacidad.

Juan Martínez considera que lo que perciben de salario los ha convertido en esclavos modernos

En palabras de Iván Freites, secretario de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), en el país se vive una arremetida contra los trabajadores venezolanos y agrega que esto “se ve en la eliminación de beneficios laborales y contractuales que se habían conquistado para los trabajadores”. Además, señala que dicha arremetida también es contra el pueblo venezolano:

Por eso vienen las luchas de todos los sectores laborales del país reclamando reivindicaciones justas y condiciones laborales cónsonas”.

Los líderes sindicales y laborales, en representación de los 23 estados del país, invitaron a que la sociedad civil se adhiera a las luchas de los trabajadores por el rescate de la dignidad, salarios dignos, la democracia y el Estado de bienestar en las próximas movilizaciones de carácter nacional, popular, laboral y ciudadano.

Así mismo, señalan que están dispuesto a unirse a los llamados que han hecho los sectores políticos, religiosos y empresariales. “Nos sumamos a la huelga general que es un derecho universal de los trabajadores del mundo. Es una conquista que costó vida y sangre”, señalaba Iván Freites,

“Sabemos que tenemos problemas de liderazgo en el país y por eso hacemos un llamado a la gente. Aquí no estamos peleando con un gobierno democrático. Estamos peleando con gente que sabe de represión, que sabe cómo desarticular las luchas. Por eso estamos obligados a organizarnos”, agregó Freites.

Fotos: Reymar Reyes / Sebastián García.

Lee también
Trabajadores exigen remoción de director de Mintrabajo en Anzoátegui


Participa en la conversación