Los trabajadores de la Gran Caracas solo perciben el ingreso mínimo mensual que corresponde al ajuste de salario de mayo, debido a que el Gobierno no transfiere los recursos para el pago de los otros aumentos.

Caracas. Este viernes trabajadores de la Alcaldía Metropolitana de Caracas (AMC) realizaron una asamblea extraordinaria en la planta baja de la Torre del Centro Financiero Latino, para exigir la transferencia de recursos, el cumplimiento de los compromisos salariales y los pasivos laborales adeudados desde el mes de mayo por el Gobierno.

Eladio Mata, presidente del Sindicato de Trabajadores de la AMC, denunció que las autoridades municipales no están cancelando los bonos de alimentación, y que los montos salariales están por debajo de los aumentos decretados por el presidente Nicolás Maduro.

Hicieron un llamado a los principales representantes del Cabildo Metropolitano, la Contraloría Metropolitana y la directiva de la Alcaldía Metropolitana para que se declare en “emergencia financiera”. “Deben reconocer la emergencia financiera como lo hizo El Hatillo y como lo está haciendo Chacao y salir todos juntos a buscar los recursos de esta alcaldía”, dijo.

“No nos están pagando los cestaticket, ni los salarios, hay primas por hijos, primas de transporte y de uniformes que no se están otorgando, hay una cantidad extensa de pasivos que nos deben a los trabajadores”, expresó.

Actualmente, los empleados de la AMC perciben el sueldo mínimo decretado el 1° de mayo de 65.021 bolívares, y el ticket de alimentación en 135.000 bolívares, para un ingreso mínimo mensual de 200.021 bolívares.

Sin embargo, detallaron que les deben los dos últimos aumentos salariales del mes de julio y septiembre. El Presidente había decretado para el 1° de julio el incremento de sueldo con un ajuste de 50 % que pasaba de 65.021 bolívares a 97.531 bolívares, y el pasado 8 de septiembre se aprobó el cuarto aumento del 40 % para llegar a 136.544 bolívares.

Lee también
Denuncian irregularidades tras detención de la directora de Finanzas de la Alcaldía Mayor

En el mes de agosto, la alcaldesa Metropolitana, Helen Fernández, denunció que no recibieron los ingresos completos para amortizar la totalidad de los pasivos laborales. “El Gobierno asfixia financieramente a las alcaldías, y en nuestro caso a la alcaldía Metropolitana, para acabar con la descentralización”, expresó.

Mata señaló que los agremiados y obreros no tienen la culpa de la situación ante la ausencia de recursos y presupuesto que el Estado ha negado a la instancia. “La Alcaldía no tiene recursos porque el Gobierno central no está mandando el financiamiento respectivo, ese problema no es culpa de nosotros. Solo cumplimos con reclamarle a nuestros patrones naturales los derechos de los trabajadores”, detalló.

El máximo representante del sindicato consideró que la Alcaldía debe definir la compensación de los pagos a sus trabajadores y determinar cómo se va a mantener un órgano estadal como la AMC.

“Yo digo que esta Alcaldía está quebrada, una institución que no tiene ni siquiera cómo mantener a sus trabajadores, no tiene ni siquiera para pagarles lo básico como lo es el salario y el cestaticket, debería entonces bajar la santamaría”, sentenció.

Los representantes sindicales aprobaron por unanimidad la recolección de firmas de todos los trabajadores para introducir un “pliego conflictivo” de 127 horas y así solicitar ante la Inspectoría del Trabajo el acompañamiento correspondiente al caso.

Aseguraron que, de no recibir respuesta de las autoridades, se dirigirán a otras instancias para reclamar las mejoras salariales. “Nosotros vamos a agotar todos los canales regulares. Si no nos escuchan, seguirán las acciones. Nos dirigiremos a la Vicepresidencia, Miraflores y cada organismo, hasta resolver nuestra situación”, aseveró Mata.

Lee también
Personas con discapacidad evaluarán accesibilidad a centros de salud

Alertaron que la grave situación de presupuesto la están padeciendo las 23 gobernaciones, las dos alcaldías metropolitanas, y las 335 alcaldías de todo el país. “Todos estamos pasando por la misma situación y hay casos peores donde el obrero gana hasta 22.000 bolívares, menos del salario mínimo”, precisó.

El Gobierno se jacta de decir que somos el país más rico del continente y es falso. Somos los peores pagados, hasta hay trabajadores que han perdido cualquier cantidad de peso porque el venezolano no está comiendo igual que antes, todos estamos pasando trabajo, criticaron.

Foto: Katherine Abreu



Participa en la conversación