Exigen a la nueva ministra, Antonieta Caporale, que pague el bono hallaquero a 290.000 trabajadores, deuda dejada por su colega Luisana Melo. También están pensando en calentar la calle para que se reanude la discusión de la contratación colectiva.

Caracas. Tal cual dijeron a finales de 2016, los trabajadores de la salud iniciaron este 2017 con las pilas recargadas y dispuestos a radicalizar el conflicto.

Este lunes 9 de enero, representantes sindicales de varios hospitales capitalinos se reunieron en la Secretaría de Salud, ubicada en San Martín, y ahí acordaron ir a todos los centros asistenciales para sensibilizar a la población en general frente a la crítica situación laboral que atraviesan.

Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de la Federación Venezolana de la Salud (Fetrasalud), dijo que lucharán por un salario digno, pues a pesar de que acaban de dar un aumento, para ellos no representa mucho: “No queremos ser mezquinos, reconocemos lo que ha hecho el Gobierno, pero esa no es la solución frente a la pérdida del poder adquisitivo. Las medidas que vienen tomando en vez de mejorar están empeorando la situación, pues la inflación es un flagelo que no han podido detener”.

Consideró, y así se discutió en la asamblea, que no les pueden seguir pagando con un bolívar devaluado cuando estamos en una economía dolarizada.

El otro punto, que es la punta de lanza del conflicto, es reactivar la contratación colectiva, vencida desde hace dos años.

Los empleados de la salud discuten la convención con el Instituto de Previsión y Asistencia Social del Personal del Ministerio de Educación (Ipasme) y el Ministerio de Salud, “pero esos entes no se han sentado a discutir con nosotros y ya no podemos tener cláusulas que las pagan a Bs. 200 o 300″.

Zambrano ejemplificó con la prima de Bs. 30.000 por hijo para los juguetes de diciembre pasado y propuso que esa debería ser una base para actualizar y mejorar algunas cláusulas del contrato, que están muy desfasadas.

Los trabajadores también quieren mejorar el beneficio de la jubilación, debido a que no les parece justo que un trabajador se retire luego de 32 años de servicio, con 80 % de su sueldo, cuando este es más bajo que los cestatickets. “Además, cuando las personas se jubilan deben percibir ese beneficio”, criticó.

Lee también
Melo pasa el testigo en rojo a Caporale, una sucesora que tildan de conflictiva

Pero la lista de peticiones es larga y tendida. Igual piden que el Gobierno les termine de entregar los pasivos del bono de alimentación, los intereses por prestaciones sociales que les adeudan desde 2013; al igual que la diferencia de los días feriados y utilidades, entre otros compromisos.

“La lucha también es por los pacientes, debido a que con la actual situación hospitalaria, signada por el déficit de insumos, medicamentos y de aparatos, no podemos garantizarles la atención debida. No sirven las ambulancias, no hay médicos especialistas, no sirven los tomógrafos y lo que ha hecho el Estado es aplicar políticas erróneas y planes de salud, como el Estado Mayor de la Salud, los Colectivos de la Salud, y otros como la priorización de seis hospitales a los cuales no se le ha visto el queso a la tostada” (sic).

Los trabajadores reclamaron a la nueva ministra de Salud, Antonieta Caporale, que pague el bono hallaquero a los 290.000 trabajadores de la salud. “Ella lo hizo en el Clínico Universitario, así que debe honrar lo mismo para el resto de los empleados y no cometer las mismas fallas de la doctora Luisana Melo”, dijeron en la asamblea.

Este martes, la asamblea se realizará en el hospital Periférico de Coche; el miércoles en el Vargas y el jueves en Mariología, ubicada en El Cementerio. En 25 días piensan salir a la calle y para ello piden el apoyo de la sociedad civil: “No podemos seguir permitiendo que el Gobierno desarrolle una política que merme la salud”.

Foto referencial: Miguel González


Join the Conversation