La organización, solicitando información a los ministerios, armó el presupuesto de 2017. Esa asignación el Gobierno la entregó al TSJ y no se ha divulgado.

Caracas. Transparencia Venezuela presentó el presupuesto de 2017 y los cálculos de la organización no gubernamental reflejan una reducción de las asignaciones a los sectores sociales.

Bajo el amparo del decreto de emergencia económica, el presidente Nicolás Maduro omitió la presentación de la Ley de Presupuesto 2017 ante la Asamblea Nacional (AN) y el marco legal fue entregado al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Aunque en Gaceta Oficial está notificada su publicación, todavía no se ha divulgado. Transparencia Venezuela solicitó la Ley al TSJ y le fue negado el acceso, no obstante, logró obtener el documento luego de solicitarlo a 31 ministerios.

El Ejecutivo solamente informó que el gasto de este año es de 8,4 billones de bolívares y que 96 % se financia con ingresos tributarios, los cuales suman 8 billones de bolívares. El aporte petrolero asciende a 276 millardos de bolívares.

En la distribución del gasto, la organización determinó que las asignaciones a los sectores sociales disminuyeron entre 74,71 % y 78,65 %, respecto al año 2016, considerando una inflación de 522 %.

En un comunicado detalla que la educación es la principal preocupación del Gobierno puesto que le orientó la mayor cantidad de recursos, 2 billones de bolívares; le sigue seguridad con 1,4 billones de bolívares. A pesar de la crisis en salud, este sector quedó relegado en tercer lugar con 618,9 millardos de bolívares y en última posición vivienda, a la que se destinó 39,6 millardos de bolívares.

Las Misiones Alimentación y Vivienda no están desglosadas en el presupuesto, pero sí los órganos e instituciones que trabajan para estas, por ello se tomaron los datos de allí. La alimentación fue la prioridad y se le destinaron 82,2 millardos de bolívares, sin embargo, esto representa 29 % menos dinero que el año anterior. Le siguen Barrio Adentro con 57,3 millardos de bolívares, 66 % menos.

A Toda Vida fue la misión a la que menos recursos destinaron el presupuesto, solo 3,7 millardos de bolívares, que representa una contracción de 93 %. Mientras que a vivienda le dieron 20,7 millardos de bolívares lo que refleja una reducción de 75 %.

Lee también
93% de los venezolanos compra la mitad o menos de lo que necesita

La ONG indica que destinaron solo 339 bolívares para la alimentación diaria por niño de la Corporación Nacional de Alimentación Escolar, antiguo PAE.

Al pago de 1,3 millones de empleados públicos se contemplaron 291,2 millardos de bolívares que equivalen a 15 % del presupuesto.

Transparencia destaca que “se encontró que aumentó el número de trabajadores a tiempo parcial sumando 84.167 personas más. Sin embargo, se redujo la cantidad de empleados fijos, 319.165 salieron de la nómina. Asimismo, le corresponderá a cada uno de los 939 trabajadores de la Controlaría velar por la transparencia  en la gestión de 1409 funcionarios de la administración pública cada uno”.

La organización calcula que ese gasto llegará hasta abril por la alta inflación. El Gobierno suele subestimar ingresos y gastos por lo cual tramita créditos adicionales.

Foto referencial: Mariana Mendoza



Participa en la conversación