El presidente del Sindicato Único de Transporte en Carabobo, Adolfo Alfonso, informó que este sector se encuentra en quiebra, al señalar que 90 % de la flota que atiende a la Gran Valencia se encuentra paralizada, el 10 % restante trabaja con precariedad. En algunas rutas, camiones 350 suplen la falta de autobuses.

Valencia. Cada día los valencianos tardan más en las paradas y deben recibir más empujones para poder subirse a una camioneta de transporte público que los lleve a sus casas o al trabajo. La falta de unidades agota la paciencia de los pasajeros.

De 8000 autobuses que prestaban el servicio en la Gran Valencia en 2015, circulan menos de 800. Cada día esos números empeoran porque estamos enfrentado un problema estructural, mas no coyuntural porque el problema es que los precios de los repuestos aumentan prácticamente a diario.

El presidente del Sindicato Único de Transporte en Carabobo, Adolfo Alfonso, indicó que el caucho 750/16 —que es el que más se usa para las unidades de transporte— está en el mercado en más de 4 millones de bolívares. El 825/20 se consigue en 5,4 millones, y el 22.5 está cerca de los 7 millones de bolívares.

Ante este escenario, Alfonso dijo que los costos operativos no pueden ser cubiertos por los transportistas debido a que el precio del pasaje, que se ubica en Bs. 300, no cubre sus necesidades.

Desde el Gobierno se nos manifestó que la única forma de tener insumos es que se aumente el precio de la gasolina, pero eso para nosotros no es solución porque también subirían los costos de las autopartes, e incluso de los lubricantes, sentenció.

Victoria Sequera, quien reside en el municipio Guacara, relata que de lunes a viernes debe salir de su casa antes de las 6 de la mañana para poder tomar una unidad que la traslade hasta la avenida Lara, en ese punto le toca echar suertes para abordar otra camionetica que la lleve a la avenida Bolívar Norte, que es donde se ubica su trabajo.

El viaje para Sequera se traduce en casi dos horas, donde mas de 70 % se cumple en esperar un autobús, “no hay autobuses y debo esperar mucho tiempo, de Guacara corro con suerte de ir sentada, pero hacia la avenida Bolívar voy rezando por no caerme”.

Quienes deben movilizarse en la ruta Güigüe-Valencia, tienen otro escenario, solo 8 autobuses cubren este trayecto, según aseguran los chóferes de la Línea Boquerón.

Estos autobuses dan cuenta en su deterioro de todos los años que tienen encima, y su estado empeora debido a las fallas en la vialidad. Jhon Delgado, operador de esta línea, manifestó que cada unidad realiza al día entre 4 y 6 viajes.

Aura Rodríguez, que reside en Central Tacarigua (ruta Valencia-Güigüe), comentó que ya no se preocupa en tomar autobús, opta por los camiones 350, que trasladan a las personas como si fueran “reses” y cobran hasta 1000 bolívares por pasajero, sin que ello asegure prestar un buen servicio.

Lee también
Problemas financieros de Pdvsa dejan a Caracas sin combustible

Sin pasaje estudiantil

Algo que también preocupa al sector Transporte es que desde hace cinco meses el Gobierno adeuda el pago del subsidio estudiantil. Por ello, como medida de protesta, a partir de este lunes 2 de octubre cobrarán el pasaje completo a los estudiantes.

Con la opción de poder cubrir los gastos operativos del 10 % de las unidades que aún se mantienen activas, a partir del 15 de octubre incrementarán la tarifa de 300 a 500 bolívares y en diciembre pasará a 1000.

Sin TransCarabobo por la campaña

El TransCarabobo se ha ausentado en estos días de campaña electoral por los próximos comicios regionales, lo que ha agudizado la problemática.

Javier León, quien utiliza la ruta Guacara-Valencia, expresó que su única opción es este sistema porque no invierte tanto dinero en traslado, sin embargo, las últimas semanas ha tenido que pagar los Bs. 500 que cuesta el pasaje, porque desde que la campaña para el abanderado del PSUV, Rafael Lacava, inició su carrera por el capitolio carabobeño, la unidades de este sistema de transporte gubernamental movilizan a los simpatizantes de Gobierno a las actividades proselitistas.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación