El presidente de la Federación Nacional del Transporte, Germán Duarte, dijo que si recibieran apoyo gubernamental para la adquisición de cauchos, baterías y lubricantes, podrían reactivar entre 30 % y 40 % de las unidades. Los diputados también discutieron sobre el deterioro del salario mínimo en Venezuela que a tasa Dicom ronda los 42 dólares al mes, pero que a dólar paralelo es menos de 1 dólar al mes.

Caracas. El presidente de la Federación Nacional del Transporte, Germán Duarte, ejerció un derecho de palabra este martes en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional (AN), durante el debate sobre la crisis que afecta al sector que representa. Duarte expresó que mientras en Estados Unidos o naciones de Europa el pasaje oscila entre 1.30 dólares y 1.60 dólares, y en América Latina promedia entre 50 centavos y un dólar, en Venezuela el valor del pasaje es equivalente a menos de un centavo de dólar.

El dirigente de los profesionales del volante admitió sin embargo que en Venezuela no es posible equiparar ese valor porque los ingresos de los venezolanos son muy inferiores a los de los demás países, pero sostuvo que la paralización de la flota en parte es producto del bajo costo del pasaje, que no permite mantener las unidades. Afirmó que más del 90 % del transporte colectivo está paralizado, no obstante, dijo que si los transportistas recibieran apoyo oficial para la adquisición de cauchos baterías y lubricantes podrían poner en funcionamiento entre 30 % y 40% de la flota.

Aseguró que más del 50 % del transporte importado por el Estado hace 4 años está inservible mientras las unidades de transporte público que históricamente han prestado el servicio en el país y que datan de hace más de 20 o 30 años están en perfecto funcionamiento.

En el debate, el diputado Marco Bozo (PJ-Carabobo) cuestionó el plan de atención a la crisis del transporte anunciado por el gobernador Rafael Lacava. Dijo que con los fondos que se utilizaron para comprar una flota de 96 autobuses usados, que datan de los años 60, se pudieron haber adquirido 9600 cauchos, 16.800 litros de lubricante y 22.400 baterías: ¿No veníamos de comprar una flota de Yutong con aire acondicionado? Estamos claros de que aquí lo que sigue es el chanchullo. La realidad obliga a usuarios y transportistas a unificarse, y a todo el país a unirse para cambiar esta realidad.

El diputado Héctor Cordero (Anzoátegui) acusó al Gobierno de convertir cada programa social en un negocio y de usarlos siempre para ejercer control social: Ahí están los cementerios de Yutong. No es incapacidad, sino que se trata de una política de control del Estado. Sergio Vergara (Copei-Táchira) dijo que el Ejecutivo no está pagando los subsidios a los transportistas de manera oportuna, lo que genera la confrontación entre los profesionales del volante y los usuarios, en particular con los estudiantes.

Finalmente, la diputada Nora Bracho (UNT-Zulia) precisó que de acuerdo con la investigación de la comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional, en el país existen 250.000 unidades de transporte público de los cuales solo están activas 25.000. Bracho denunció que en los últimos meses han fallecido 39 personas y 275 han resultado heridas por el uso de vehículos no aptos para el transporte de pasajeros, las denominadas perreras, que se han convertido en una amenaza a la vida de los usuarios.

Bracho exigió al Gobierno declarar la emergencia en el sector transporte. La junta directiva instruyó a dicha comisión a hacer seguimiento y presentar propuestas para este problema.

Lee también
Transportistas proponen desde la AN sistema de pago electrónico para el pago del pasaje

Salarios paupérrimos

María Beatriz Martínez propuso que el salario sea pagado semanalmente para evitar que la hiperinflación se lo coma. Foto cortesía @AsambleaVE

En otro debate los diputados revisaron la depreciación del salario mínimo venezolano.

Carlos Valero (UNT-Táchira) comparó el salario mínimo mensual que percibe un trabajador venezolano con el de otros países de la región:

En Bolivia el salario mínimo es equivalente a  $305 al mes, en Colombia a $279 al mes, en Argentina a $465 al mes. En Venezuela, si lo calculamos la tasa Dicom, el salario mínimo mensual equivaldría a 42 dólares pero en realidad sabemos que el Gobierno no ha liquidado divisas para la adquisición de bienes y que el Dicom no es un marcador real para la economía. En consecuencia, si lo calculamos a la tasa del dólar paralelo, el salario mínimo mensual de los trabajadores venezolanos es inferior a un dólar al mes. Como se sabe, según la ONU, se considera que una persona es pobre cuando percibe menos de un dólar diario.

La diputada Tamara Adrián (VP-Caracas) indicó que con el salario mínimo no se puede comprar ni un pollo al mes. Expuso que quien solo recibe un salario mínimo está condenado a la pobreza por eso el Gobierno crea mecanismos de compensación que no resuelven sino que mantienen al pueblo sumiso.

La diputada María Beatriz Martínez (PJ-Portuguesa) señaló que desde Primero Justicia se ha propuesto la dolarización del salario: Proponemos que el dólar sea la moneda referencial para fijar el precio de los salarios y que el cobro del salario se haga semanalmente en bolívares y no mensualmente porque la hiperinflación se lo come.

Americo De Grazia (La Causa R-Bolívar) aseguró que “ni en la época de la esclavitud se vivió una desalarización” como la actual. Cuestionó que los bonos compensatorios sean más altos que el salario:

El Gobierno le robó las prestaciones a los trabajadores, acabó con los contratos colectivos, criminalizó la protesta por reivindicaciones salariales, secuestró los sindicatos e impuso el sicariato sindical.

De Grazia instó a la Asamblea Nacional a solidarizarse con “el paro nacional laboral para defender a los trabajadores”, propuesta lanzada hace varios días por el dirigente Andrés Velásquez, pero que no ha tenido acogida entre voceros de oposición.

El presidente de la Asamblea, Omar Barboza, destacó la solidaridad de la AN con todos los trabajadores: No es posible resolver el sufrimiento del pueblo si no logramos antes un cambio político, el cambio es urgente.

Fotos: cortesía @AsambleaVE



Participa en la conversación