El juez Israel Paredes también dictaminó libertad con régimen de presentación a 22 de los 27 estudiantes. Los 5 imputados quedan detenidos en la comandancia general de la Policía de Aragua hasta su trasladado a la cárcel de máxima seguridad 26 de julio, en el estado Guárico.

Maracay. El juez noveno de control del estado Aragua, Israel Paredes, otorgó medidas sustitutivas de privativa de libertad con régimen de presentación a favor de 22 jóvenes de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) de Maracay y dictó privativa de libertad para los 5 restantes, durante una audiencia especial de presentación en la que la fiscal del Ministerio Público (MP), Ana Gómez, hizo borrón y cuenta nueva y desechó todas las pruebas que en su momento se habían presentado ante el tribunal militar quinto de control, precalificando nuevos delitos contemplados en la jurisdicción civil.

Los 22 jóvenes que salen en libertad con medidas cautelares sustitutivas son Sergio Guevara, Enyer Matute, Yonaiker Grajirena, Richard Suarez, José González Marrero, Angelo Sangronis, Abraham Quiroz, Kevin Rojas, José Saldivia, Jesús Montilla, Fabio Cordero, Johan García, Lisandro Perdomo, Angel Garrido, Cesar Pérez, Andrés Aguilar, Luis Córdova, Daniel Mota, Sarahi Corso, Estefany Altuve, Estefany Quintero y Dayana Martínez, mientras que quedarán detenidos en la cárcel de máxima seguridad 26 de julio de San Juan de los Morros, en el estado Guárico, Boris Quiñónez, Kenny Colmenares, Mitchell Sosa, Alex González, presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la UPEL y Brigitte Herrada, quien tenía arresto domiciliario.

A cuatro de los imputados se les acusa de instigación pública, daños violentos, detención de objetos incendiarios y rebelión, mientras que al presidente de la FCU le imputaron un quinto delito: tráfico de municiones.

Los imputados permanecerán en la comandancia general de la Policía del estado Aragua, hasta que se concrete el traslado a San Juan de los Morros en las próximas horas.

Luego de más de 7 horas de audiencia, el juez ordenó la reclusión de Brigitte Herrada, madre de una niña de 8 años, en la cárcel de Guárico, aunque ese penal no cuenta con anexo femenino. Los abogados defensores intentaron disuadir al juez de esta medida, pero fue imposible toda vez que Paredes abandonó intempestivamente el Palacio de Justicia. Extraoficialmente se pudo conocer que, por presiones de los abogados defensores, se logró que Herrada quede recluida en el Centro de Detención Cuartelito, ubicado en el barrio San Carlos de Maracay.

La decisión del tribunal ordinario se produce luego de largas horas de espera en las que los jóvenes siguieron privados de libertad ilegítima y arbitrariamente, pese a que la noche del miércoles recibieron una medida sustitutiva de privativa de libertad por parte del juez militar quinto de control, Edgar Volcanes, y que en evidente e ilegal desacato, incumplió Poliaragua por órdenes del secretario de Seguridad Ciudadana del estado Aragua, Juan Sulbarán.

Lee también
Secretario de Seguridad decidió mantener en reclusión a estudiantes de la UPEL Maracay

A decir de los abogados de Foro Penal en Aragua, los 27 jovenes favorecidos con la medida de libertad no tenían por qué haber sido sometidos nuevamente a un proceso. Solo tenían que ponerse a derecho ante un tribunal civil pero en libertad, toda vez que el tribunal militar ya les había otorgado las boletas de excarcelación.

Como se recordará, la decisión del tribunal militar se conoció en horas de la noche del miércoles, luego de que el juez Volcanes declinara su competencia a la jurisdicción ordinaria y le otorgara libertad condicional a los 27 upelistas, además de prohibición de salida del estado, prohibición de declarar a los medios y de protestar. No obstante, en un hecho insólito y de flagrante abuso de autoridad, el secretario de Seguridad Ciudadana del estado, contravino la decisión judicial y mantuvo detenidos a los upelistas, quienes fueron llevados nuevamente a las comisarías de Las Acacias y El Mácaro hasta la mañana de este jueves 28 de septiembre, cuando fueron trasladados hasta los calabozos del Palacio de Justicia en donde permanecieron privados de libertad, en espera de una nueva audiencia pero esta vez, a cargo del juez noveno de control, Israel Paredes, a quien en predios judiciales se le conoce por su simpatía oficialista.

Más temprano, y ante un evidente conflicto de poderes, el propio May (Ej) Edgar Volcanes, juez militar quinto de control, se presentó en el Palacio de Justicia para consignar personalmente las libertades concedidas a los jóvenes y ratificar las boletas de excarcelación que les otorgó la misma noche en que decidió concederles libertad condicional.

Los familiares de los detenidos reiteraban una y otra vez no solo la inocencia de los estudiantes, sino que rechazaban la arbitraria detención a la que siguieron sometidos por órdenes de un funcionario del gobierno regional en claro desacato a una orden de un tribunal. Entre llantos de angustia, madres, padres y esposas exigían justicia.

Es necesario establecer responsabilidades sobre este inédito e inaudito caso. No es posible que un funcionario como el secretario de Seguridad Ciudadana del estado Aragua pueda más que la decisión vinculante de un tribunal. Además, el TSJ exhortó a la Corte Marcial para que las causas de civiles juzgados en tribunales militares tenían que ser procesadas en tribunales ordinarios. Ejerceremos todas las denuncias a que hayan lugar a nivel nacional, en la Corte Penal Internacional y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos porque una vez más se vulneraron y violaron derechos fundamentales, dijo el abogado Martín Lopez Ríos, miembro de la comisión de DDHH de la Mesa de la Unidad y parte de la defensa de los upelistas.

La audiencia duró más de 7 horas, tiempo que los familiares permanecieron a las puertas del palacio de justicia

Los familiares permanecieron en las afueras del palacio de justicia de Maracay, en espera del resultado de una audiencia que fue pautada para las 10 de la mañana, pero que comenzó a las 7:30 de la noche y culminó pasada la medianoche.

Fotos: Cortesía



Participa en la conversación