Los jugadores José Iré Sojo de Atlético Venezuela y Duglar Anagarita del Deportivo Táchira salieron con sendas rupturas de ligamentos del estadio caraqueño.

Caracas. La lesión de José Iré Sojo fue producto del mal estado de la cancha. Se le quedó trabada la rodilla izquierda en un hueco y eso produjo la ruptura del ligamento cruzado anterior y el menisco, explica el fisioterapeuta del Atlético Venezuela, Carlos Gil, sobre una de las “víctimas” del pésimo césped del estadio Brígido Iriarte de El Paraíso.

Sojo fue operado esta semana y estará cerca de ocho meses en el dique seco. La misma suerte corrió el atacante Duglar Angarita del Deportivo Táchira en el choque del sábado pasado ante Estudiantes de Caracas.

El joven de 22 años sufrió una lesión casi idéntica a la de Sojo: ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, que lo mantendrá fuera de las canchas el mismo tiempo que su colega de los nacionalistas. Las dos bajas y el constante reclamo de los futbolistas por el maltrecho campo capitalino parecen haber forzado el cierre del Brígido luego del choque dominical entre Metropolitanos y Caracas FC.

“Inaceptable el terreno de juego del estadio Brígido Iriarte. Nuestro fútbol sigue creciendo y no podemos permitir que un estadio donde se le hace daño al local y al visitante al igual que al espectáculo esté en esas condiciones”, escribió en redes sociales el vinotinto Grenddy Perozo tras haber jugado en el coso de El Paraíso el domingo con el Zulia FC.

Los recientes pasos en falso de Sojo y Angarita tienen un antecedente hace ya cinco años en el ariete Andrés Ponce, quien también se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha cuando —al igual que Angarita— vestía de aurinegro y visitaba un escenario lleno de baches, con desniveles y amplios sectores desprovistos del verdor de la grama.

Cierre desde la próxima semana

Ante el riesgo que supone jugar en el segundo estadio de Caracas, el ministro del Deporte, Pedro Infante, anunció que a partir de la próxima semana, el Brígido Iriarte permanecerá cerrado para iniciar un proceso de recuperación de sus instalaciones en conjunto con los clubes Atlético Venezuela, Metropolitanos FC, Estudiantes de Caracas y Libertador FC.

La idea es que el recinto vuelva a recibir partidos de fútbol profesional para el segundo semestre del año. Entretanto, las canchas de la Universidad Santa María, el Fray Luis de León y hasta el Giuseppe Antonelli de Maracay suenan como espacios temporales para los equipos afectados.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación