El TSJ se escuda en el pluralismo para favorecer a los partidos chavistas

La Sala Constitucional permite que la votación de las elecciones parlamentarias sea tomada en cuenta durante el proceso de renovación de las organizaciones políticas.

Caracas. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) vuelve a salir en rescate del oficialismo, en particular de los partidos minoritarios del Gran Polo Patriótico, los cuales ya no tendrán que preocuparse por terminar ilegalizados, porque muchos de ellos ni siquiera tendrán que participar en el polémico proceso de renovación organizado por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

La Sala Constitucional, en su sentencia número 223, le ordenó al organismo comicial que al momento de validar a un partido tome en consideración “la votación obtenida por el respectivo partido político, en el último proceso electoral que haya participado, a los fines de completar el porcentaje del 0,5 % necesario para su validación” y todo ello bajo la excusa de “garantizar el pluralismo”.

En otras palabras, el CNE deberá ver el número de votos obtenido por cada una de las organizaciones que participaron en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015 y en caso de que hayan obtenido más del 0,5 % de los sufragios en 12 estados, entonces no deberán llevar a sus militantes o simpatizantes a firmar y colocar sus huellas dactilares en los puntos de validación, pero si no lo lograron en los 12, pues deberán completar los restantes.

La decisión la adoptó el máximo juzgado al responder una solicitud de interpretación que el presidente del partido Bandera Roja, Pedro Veliz, interpuso el pasado 22 de marzo para saber si los partidos que participaron en las legislativas y que hayan obtenido una votación superior al 1 % del Registro Electoral en algún estado deberían igualmente cumplir con el polémico proceso de renovación ordenado por la Sala Constitucional a principios del año pasado.

Lee también
La familia de Edgar Zambrano ignora su paradero a un mes de su detención

El dictamen redactado por el presidente de la Sala, magistrado Juan José Mendoza, implica que organizaciones como el Partido Comunista de Venezuela (PCV), Tupamaro y Nueva Visión País (Nuvipa) ya no está ilegalizados y no tendrán que participar en el proceso, mientras que Bandera Roja y Copei solo tendrán que buscar recoger firmas iguales al 0,5 % del padrón de siete estados del país, informó el periodista especializado en temas electorales, Eugenio Martínez.

El fallo fue cuestionado por el representante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el CNE, Juan Carlos Caldera, quien lo rechazó por discriminatorio. “Buscaron calmar la situación de malestar existente entre los partidos del Polo Patriótico, lo cuales reclamaron que no debían ser sometidos a un procedimiento igual que los de la oposición, porque ellos sí participaron en todas las elecciones”.

El opositor denunció que la decisión implica una modificación sobrevenida de las reglas del proceso de validación, por cuanto abre las puertas a alterar los resultados de las validaciones ya hechas al establecer que “surtirá efectos ex tunc, es decir, hacia el pasado”.

Por último, Caldera aseveró que “de fondo pareciera que aquí lo que está planteado es una nueva excusa para seguir demorando el deseo, el derecho y la exigencia del pueblo venezolano para que se convoquen elecciones”.

Foto referencial


Participa en la conversación