UDO intenta sobrevivir entre presupuesto irrisorio, toma del rectorado de Cumaná y robos sistemáticos (III)

la universidad de oriente sobrevive

La toma del rectorado ubicado en Cumaná, el 30 de abril, por parte de personas identificadas con el gobierno de Maduro, es un duro golpe contra la autonomía en la casa de estudios. En el núcleo de Anzoátegui, se calculan las pérdidas por robos en cerca de un millón de dólares. Para su funcionamiento la UDO cuenta con una asignación cuatrimestral de Bs. 500.000 (unos 66 dólares) y al área de computación le asignaron el equivalente a 2 dólares para todo 2019.

Puerto La Cruz. Tres hitos marcan la intención de destruir la Universidad de Oriente (UDO): la reducción de más de 50 % del presupuesto en 2005, los actos vandálicos que en estas últimas dos semanas suman más de 15 hurtos y la toma de hace casi dos meses del rectorado de Cumaná por un grupo de supuestos estudiantes y dirigentes políticos del PSUV que calificaron la acción de “inicio de las reivindicaciones de los bachilleres udistas”.

Más allá del rechazo de la comunidad universitaria, la rectora Bravo consideró esta acción como “la más nefasta en estos 61 años de la historia de esa casa de estudios”. La autoridad defiende todas las corrientes del pensamiento que hacen vida en la UDO, pero no acepta la política.

Tirso García, presidente de la Asociación de Profesores de la UDO (Apudo), indicó que el proceso de destrucción y aniquilación de la autonomía del alma máter oriental no es nuevo. Sostuvo que en el pasado se han desarrollado episodios como la quema del decanato del campus anzoatiguense

El profesor García no ve otro motivo que no sea político. “Todo lo que ellos supuestamente piden saben que es competencia del Ministerio de Educación Superior Universitaria. La UDO no tiene injerencia en esos casos. Tienen razón cuando señalan que que a las autoridades se les venció el período, pero ¿de quién es culpa? Del mismo régimen que por medio de Tribunal Supremo de Justicia tiene paralizada, no solo las elecciones de la UDO, sino de todas las universidades autónomas. Esto no es más que un acto político porque quien encabeza el delito en Cumaná está amparado por la Alcaldía y Gobernación de Sucre”.

El académico afirmó que la sede de la UDO en Cumaná está secuestrada y relató que en los últimos cinco años, se han registrado más de 500 robos en los distintos núcleos. El más golpeado ha sido el de Anzoátegui, en el que la Escuela de Ciencias Administrativas, los laboratorios de Biología, Medicina, Física, Dinámica, Petróleo, baños de las diferentes facultades y más recientemente la oficina de Computación Académica, han sido prácticamente desvalijados. Las pérdidas rondan cerca de un millón de dólares.

Lee también
Residentes de zonas populares de Anzoátegui denuncian distribución discriminatoria del Clap
la universidad de oriente sobrevive
El último acto vandálico fue violentar la puerta de la Oficina Jurídica. Foto: José Camacho

García hace cálculos: por los equipos robados de termodinámica, aproximadamente 500.000 dólares. “Esos equipos fueron donados por empresas privadas gracias a la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología. Hoy es imposible reponerlos, no contamos con el dinero siquiera para comprar cloro para limpiar los pasillos. ¿Cómo vamos a reponer equipos de semejante magnitud? Todo esto limita la preparación de los estudiantes, tienen que ingeniárselas para hacer las prácticas. Es una política sostenida para acabar con la universidad”.

Desde la toma, estudiantes, profesores, personal administrativo e incluso la sociedad civil han realizado en los cinco núcleos que componen el alma máter (Anzoátegui, Sucre, Bolívar, Monagas y Nueva Esparta), más de 15 manifestaciones y 3 paros de actividades para rechazar lo que califican de “usurpación de la oficina rectoral”.

La última acción fue una marcha hasta la sede del Ministerio Público, en Puerto La Cruz, en donde introdujeron un documento en el que exigen al fiscal designado por la Constituyente, Tarek William Saab, celeridad para terminar con la toma del rectorado de Cumaná que está próxima a cumplir dos meses.

En un Consejo Universitario extraordinario, celebrado en Puerto La Cruz el pasado 11 de mayo, la rectora Milena Bravo, aseguró que buscaron por todos los medios legales posibles para hacer que los tomistas depusieran su actitud y conminaron al ministro de Educación Universitaria, Hugbel Roa, a fijar posición, porque según los autores del hecho en un video que colgaron en diversas redes sociales, actuaron bajo sus instrucciones. Pero no se ha recibido respuesta.

La rectora junto con la comunidad universitaria exige el cese de la toma de las instalaciones para que se regrese a la normalidad. Criticó que se afectó el semestre que debió concluir a finales de mayo y hubo que extenderlo hasta finales de junio. Dejó en claro que el diálogo será con los estudiantes.

Presupuesto

Las asignaciones que el Ministerio de Educación Superior Universitaria gira a la UDO podrían ser la descripción de un mal chiste.

En el caso del Núcleo Anzoátegui, el presupuesto cuatrimestral asignado para el funcionamiento del decanato para 2019 es apenas de 66 dólares (Bs. 500.000, es decir, Bs. 2 millones por año), de los cuales solo han recibido el 30 % del primer cuatrimestre. El presupuesto para el Departamento de Servicios Generales, que se ocupa de todo lo concerniente al mantenimiento del campus, es de Bs. 700.000

El área de Computación Académica tiene una asignación para todo 2019 de Bs. 16.000, un poco más de 2 dólares. Esta es vital para la universidad porque además de ser el cerebro informático, brinda apoyo a los bachilleres en relación con las nóminas de ayudantías y becas. También fue víctima de la delincuencia el 23 de junio.

Estamos como todas las universidades del país, con prepuestos de chiste. Lo que nos asignan solo alcanza para el pago de personal. Nos hicieron una asignación de dinero en enero y desde allí no nos han asignado más recursos, la situación académica es grave, sostuvo Bravo.

Si bien la toma representa un hecho puntual que amenaza la autonomía universitaria, para la decana del campus anzoatiguense María Teresa Lattuca, la violación de la autonomía va desde hacer caso omiso a todas las denuncias por robos hasta la escasa asignación de recursos para el funcionamiento de la institución.

Lee también
En el núcleo de Sucre de la UDO, el hampa impide el desarrollo normal de actividades y daña su patrimonio

Quienes sostienen el precario funcionamiento de la UDO son los estudiantes, que con el pago de aranceles ya sea por diversos trámites o cargas crediticias, facilitan la compra de tóner para las copiadoras y productos de limpieza, por ejemplo.

“Tampoco es que recaudamos muchas cantidades, tenemos un promedio de recaudación entre 150.000 y 200.000 bolívares mensuales y con eso es que podemos medio funcionar. Un ejemplo es la Escuela de Medicina por el tipo de evaluaciones que realiza y todo lo que implica: debería tener un presupuesto que sobrepase el millardo de bolívares, sin embargo, los estudiantes son los que tienen que financiar sus exámenes. Para un semestre requieren una caja de resmas de papel y eso lo financian los estudiantes, porque es imposible para nosotros costearlo”.

Lattuca recordó que desde hace tiempo en la UDO no se hace investigación y lamenta que la mayoría de los investigadores están en Ecuador y Chile. “Durante la presidencia de Rafael Correa, todo el Departamento de Investigación Marina en Sucre fue reclutado por el gobierno ecuatoriano para que desarrollaran sus actividades en la Universidad de Machala. ¿Cómo sucedió eso? Por la disminución del presupuesto, los profesores vieron una mejora académica y económica en ese país, esto sin contar con los que han migrado hacia Estados Unidos y otras naciones por la situación país. Con la UDO quieren acabar de todas las formas posibles, pero aquí siempre vamos a estar”.

También reiteró que es el TSJ el que impide que se realicen tanto las elecciones rectorales como estudiantiles. “No hay renovación de autoridades ni de las representaciones estudiantiles no porque no queramos, simplemente las autoridades judiciales de este país así lo quieren. No quiero pensar que esto sea una campaña para socavar la universidad. La toma comenzó por reivindicaciones, pero ya sabemos que los estudiantes que los acompañaban al darse cuenta de que la cosa era eminentemente política los dejaron. La universidad va a seguir por más ataque que tenga”.

Ignacio Díaz, secretario del Sindicato de Trabajadores de la UDO, sostuvo que la toma del rectorado trastoca la vida laboral porque impide hacer las asignaciones de cargos vacantes dentro de la universidad.

Lee también
Residentes de zonas populares de Anzoátegui denuncian distribución discriminatoria del Clap

“No podemos hacer ninguna clasificación del personal o pases administrativos porque todo eso está concentrado en la sede de Cumaná y justamente en el rectorado. Hay que hacer una incorporación de más de 100 profesores para llenar cargos vacantes, pero esta gente no deja hacer eso. Esto afecta todo. La graduación se pudo hacer a duras penas. ¿Qué ganan con estas acciones, quieren cambiarle el nombre para qué? Aquí le cambiaron el nombre a la Vía Alterna por Argimiro Gabaldón y sigue llena de huecos, le cambiaron el nombre al estado Vargas y sigue teniendo los mismos problemas. Creen que con cambiarle el nombre a la UDO le resolverán sus problemas”.

Hablan los estudiantes

En todas las manifestaciones que se han realizado desde que ocurrió la toma del rectorado en Cumaná, los estudiantes han dejado claro dos cosas: todas las acciones delictivas y administrativas que afectan de manera negativa a la UDO tienen el objetivo de socavar su autonomía y hacerla depender del Ejecutivo de Nicolás Maduro y que no dejarán de luchar por evitar que eso suceda.

José Figueredo, dirigente y estudiante de Medicina en la sede de Anzoátegui, afirmó que llegó el momento de declarar a quienes tienen tomada la sede sucrense como “usurpadores” y comenzar el rescate de la UDO con las uñas.

Es más fácil controlar a alguien cuando es incauto e ignorante y por eso van contra la universidad, aquí se genera la universalidad de ideas, el debate. Ese show que montaron en Cumaná es una violación a la institucionalidad de la UDO y esto lo hablamos con dirigentes estudiantes de varias casas de estudio. Somos el conejillo de indias. Si ellos logran someter a la UDO y darle el remoquete de Bolivariana irán por el resto de las universidades porque es lo que ellos quieren”.

Figueredo señaló que, si bien en un principio abordaron la idea de realizar una “reconquista del rectorado”, ese plan mutó y optaron por hacerle ver a la población que “la usurpación de Cumaná”, tiene efectos negativos para la sociedad especialmente la de sectores populares.

“Esta universidad es del pueblo, la mayoría de los estudiantes que hacemos vida acá somos hijos de trabajadores que tienen que ponerle empeño para que logremos una carrera. El acto de grado de mayo se realizó porque los títulos ya estaban fuera de la oficina del rectorado, pero los otros actos que vienen están suspendidos hasta nuevo aviso. Entro en ese lote y ellos están cercenando mi derecho a graduarme como Médico Cirujano y esto a su vez priva a la sociedad de tener médicos a su disposición, queremos que la gente nos acompañe y sienta esta universidad como suya”.


Participa en la conversación