Mientras la ciudad colapsaba por una falla eléctrica, que en el centro caraqueño estuvo representada por al menos tres bajones de corriente, trabajadores de la Clínica Popular Catia hicieron una manifestación en medio de la calle para exigir aumento de sueldo. Funcionarios de la PNB intentaron repeler la protesta.

Caracas. A media mañana de este martes, el servicio del Metro de Caracas presentó una fuerte falla que motivó a desalojar a los usuarios de las estaciones. Los operadores adujeron un problema general en el sistema, no hicieron referencia al apagón que se vivió en toda la capital.

Desde la estación de Agua Salud le pidieron a los usuarios abandonar las instalaciones. La gente salió en masa por la avenida Sucre y enfiló en dirección al Centro. La poca fluencia de transporte superficial hizo que muchos desistieran de esperar en las paradas.

Trabajadores de la salud protestaron en Catia

Por los alrededores de la sede principal del Banco de Venezuela, en la avenida Universidad, se vieron colas de ciudadanos en espera de unidades de transporte público. La estación de Metro Capitolio tampoco prestó servicio comercial. Hubo quienes tomaron autobuses que ni siquiera cubrían la ruta exacta de destino, solo por la necesidad de trasladarse. El hacinamiento en las unidades provocó que las personas viajaran colgadas a las puertas.

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se encargaron de controlar el tránsito, que aumentó de manera considerable producto de la falla eléctrica.

Pese a la situación, en las sedes bancarias de la zona no mermaron las colas. La sucursal del Banco Fondo Común y la del Banco Occidental de Descuento, ubicadas en el Centro, tenían usuarios en formación. Mientras que hacia los lados del oeste, entrando a Catia y sus alrededores, los bancos ya habían bajado la santamaría y su personal se encontraba reunido dentro del recinto.

Lee también
Torniquetes seguirán como adornos en estaciones del Metro de Caracas

Comercios como farmacias, tiendas y peluquerías también estaban vacías por la imposibilidad de usar los puntos de venta. Solo las fruterías y otros abastos que se manejaban con efectivo trabajaron con regularidad.

Mientras tanto, en las adyacencias de la Clínica Popular Catia, trabajadores de ese centro asistencial realizaron una manifestación en medio de la calle para exigir aumento de sueldo. Funcionarios de la PNB intentaron repeler la protesta.

Desde que se anunció el paro médico, el pasado 11 de julio, los doctores de los hospitales públicos en el ámbito nacional acordaron no pasar consultas. Solo las estrictas emergencias. El sector salud enfrenta una escasez de 85 % de medicinas —según la Federación Farmacéutica Venezolana—, así como el déficit de equipos y de infraestructura óptima en todo el territorio nacional.

Foto: Luis Morillo


Participa en la conversación