Ismael Concepción García, diputado a la Asamblea Nacional, exalcalde y venido de las filas del MAS y Rodolfo Marco Torres, hasta hace poco ministro de Alimentación del gobierno de Nicolás Maduro, son los dos abanderados con probabilidades ciertas de ganar la Gobernación de Aragua, uno de los bastiones más emblemáticos de la llamada revolución del siglo XXI.

Maracay. Este domingo 15 de octubre, más de un millón de aragüeños tendrán la posibilidad de escoger al nuevo gobernador de la entidad. Y aunque al inicio del proceso de inscripción de candidatos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), más nombres salieron a relucir como abanderados, la jornada regional se medirá solo entre dos contendores: Ismael Concepción García con el apoyo de AD, Voluntad Popular, Avanzada Progresista y el MAS; y Rodolfo Marco Torres, respaldado por el PSUV, PPT, PCV, Podemos, NCR, Tupamaro, MEP, UPV, RENA, ORA y Alianza Cambio.

Pero ¿quiénes son estos dos candidatos?

Ismael García nació en Curimagua, estado Falcón, hace 62 años, aunque su juventud y adultez las vivió en el estado Aragua en donde ha hecho carrera política, en principio como fundador y militante del Movimiento al Socialismo (MAS), con el que logró importantes cargos de representación popular, como haber sido electo alcalde del municipio Ribas —el segundo más importante del estado— en tres períodos; además de diputado por el MAS en el extinto Congreso Nacional en 1988 y electo parlamentario de la Asamblea Nacional en el año 2000, con reelección en el 2005 y en el 2010.

En La Victoria, Ismael García fue alcalde 3 veces.

Es conocida su cercanía con el expresidente Hugo Chávez y su ferviente defensa de la revolución, pero su “amistad” con el chavismo se rompió tras la reelección del comandante Chávez, luego de que este planteara su deseo de tener un partido único. Ya García había fundado el partido Podemos junto con el exgobernador Didalco Bolívar.

Como presidente de Podemos, García manejó el Comando Ayacucho y Comando Maisanta en la campaña para el referendo revocatorio de Chávez, el cual terminó ganando el mandatario. De esa época persiguen a García los señalamientos de ser el coautor de la lista Maisanta o Tascón, usada aún para discriminar a opositores a la hora de buscar empleo en los entes públicos. Sus defensores dicen que el único responsable de ello fue Hugo Chávez, quien autorizó al diputado Luis Tascón a retirar en el CNE copia de las planillas firmadas por quienes pidieron el referendo revocatorio, refiere una reseña publicada en Tal Cual en 2014.

En 2010 fue electo diputado por Podemos, pero dos años después, una decisión del Tribunal Supremo de Justicia le arrebata la dirección del partido y se la concede a Didalco Bolívar, quien sí estuvo ganado a la idea de fusionar el partido con el PSUV.

Lee también
En Vargas inician los comicios regionales con total normalidad

En el 2013, Ismael García funda junto con el gobernador de Lara, Henri Falcón, el partido Avanzada Progresista. Pero su permanencia en el naciente partido fue breve. Siendo un dirigente con formación socialista, pasa a ser miembro de la Dirección Nacional del Partido Primero Justicia (PJ), una organización de centro derecha. Con esa plataforma, gana la nominación como candidato de la Unidad para la Alcaldía del municipio Libertador durante las elecciones del 2013.

En el 2015, luego de una coalisión de partidos opositores en la Mesa de la Unidad Democrática, resulta electo diputado a la Asamblea Nacional por el circuito 1 del estado Aragua y que ha abandonado temporalmente para medirse este 15 de octubre como candidato a la Gobernación.

Su triunfo en las elecciones primarias estuvo signado por serios cuestionamientos emitidos por PJ, cuyo partido llegó a acusarlo de haber ganado la nominación utilizando a miembros del grupo delictivo “Tren de Aragua”. El partido aurinegro, semanas después, anunció su respaldo a García.

Su periplo partidista y su imagen severa resumen los cuestionamientos que su nombre y su candidatura han recibido no solo por miembros de los partidos de la oposición, sino de algunos aragüeños que parecieran no perdonarle su coqueteo con el chavismo.

De zar de las finanzas a candidato

Rodolfo Clemente Marco Torres es un general de Brigada, egresado de la Academia Militar en 1988 y participó junto con Hugo Chávez en el golpe de estado de 1992, en el que se pretendió derrocar a Carlos Andrés Pérez. Pertenece al grupo que encabeza la exministra de Defensa y exministra de Interior, Carmen Meléndez.

Lee también
"Yo soy el gobernador electo de Aragua", asegura Ismael García

No ha estudiado economía  ni finanzas, pero desde el chavismo ha ocupado multiplicidad de cargos, todos en el área económica y financiera del país, gracias a Meléndez. Fue ministro de la Banca Pública entre 2011 y 2014, luego fue vicepresidente de Economía y titular para la Economía, Finanzas y Banca Pública entre enero de 2014 y enero de 2016. Simultáneamente, presidió tres bancos públicos: Banco de Venezuela, Banco Bicentenario y Banco del Tesoro. Pero además fue miembro directivo del Banco Central de Venezuela, de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), del Centro de Comercio Exterior y del Fondo Negro Primero.

También presidió la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (Casa) y Veximca. Estuvo como secretario ejecutivo del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) y como coordinador general de la Alta Comisión Presidencial para la Independencia Científica, Tecnológica y Económica.

Antes ya había asumido los cargos de tesorero nacional, director general administrativo y director de Finanzas del Ministerio para la Secretaría de la Presidencia y subtesorero nacional de la Oficina Nacional del Tesoro.

Su cargo más reciente, antes de ser designado por el PSUV como candidato a la Gobernación, fue el de ministro de Alimentación, convirtiéndose en el funcionario con la mayor responsabilidad económica el país. En este despacho estuvo entre enero de 2016 hasta agosto de este año. Cuando estuvo en el Ministerio, siguió a la cabeza del Banco de Venezuela y en el oficialismo se le consideraba el funcionario con mayor peso en la definición de la política cambiaria, que ha significado mantener la tasa de 10 bolívares para las importaciones públicas.

El control que en materia cambiaria tuvo hasta hace poco Marco Torres, ahora lo tiene el vicepresidente Tareck El Aissami, exgobernador de Aragua.

El 28 de abril de 2016, la Asamblea Nacional aprobó una moción de censura contra Marco Torres, que implicaba su inmediata destitución del Gabinete Ejecutivo. Se convertía en el primer ministro en haber recibido un voto de censura por el Parlamento venezolano desde 1996. Pero tres meses después, fue designado como jefe del vértice “Comercialización Socialista” de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano, creada una semana antes por el presidente Nicolás Maduro.

A principios del año 2017, Associated Press (AP) dio a conocer que, junto con Carlos Osorio, también exministro de Alimentación, estaba siendo investigado y podría ser sancionado por el gobierno de Estados Unidos ante las múltiples denuncias sobre corrupción en la importación de alimentos. Paradójicamente, siendo Marco Torres ministro de Alimentación, Venezuela enfrenta la mayor escasez de alimentos que se haya registrado desde la Guerra Federal.

Lee también
Más de 18 millones de electores escogerán a 23 gobernadores este domingo

Su candidatura fue anunciada en agosto y generó ruido y molestias en los cuadros dirigenciales del PSUV en la región. Una vez más, el candidato oficialista para la Gobernación no era aragüeño y había sido escogido en una cúpula partidista que, a decir de algunos militantes del PSUV, sigue subestimando los liderazgos regionales.

Varios exmilitantes psuvistas cuestionan el uso indebido de recursos públicos en la promoción de su candidatura y que ha quedado en evidencia durante actos proselitistas en los que aparece inaugurando obras y otorgando beneficios sociales del Gobierno, como las bolsas de comida de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Como candidato, Marco Torres inaugura parada de TransAragua.

Precisamente, algunos habitantes de comunidades a las que Marco Torres ha visitado durante la campaña rechazan que se utilice este beneficio para comninarlos a votar por el candidato oficialista, so pena de no ser beneficiados nuevamente.

En Cagua, municipio Sucre, por ejemplo, varios vecinos denunciaron a Crónica.Uno que en una reciente visita del candidato, los consejos comunales entregaron las bolsas del Clap y, luego de la obligada fotografía, sus viviendas eran marcadas con una calcomanía que sería supervisada posteriormente. Las familias que retiren la calcomanía serán excluidas del beneficio.

Con información de Mayela Armas 

Fotos: Cortesía



Participa en la conversación