Un kit básico de higiene personal ya cuesta casi ocho millones de bolívares

En comercios del centro de Caracas venden artículos de imitación de marcas como Drene, Head & Shoulders y Pantene a costos similares a los que tienen los productos originales. Se ofrecen en 3,3 millones de bolívares.

Caracas. En palabras de una vendedora caraqueña, “hay que gastar un realero” para adquirir un kit de higiene personal. Equiparse con jabón de baño, desodorante, champú de marca nacional, pasta dental, papel sanitario y una afeitadora implica gastar 7,9 millones de bolívares, 4000 %  más que hace siete meses, cuando se destinaban unos 180.000 bolívares por la misma compra.

Los precios de los productos de higiene personal han tenido un incremento de 4815 % entre noviembre de 2017 y junio de este año. En contexto de baja producción nacional por la restricción en la entrega de dólares, las perfumerías y farmacias exhiben rubros importados a precios elevados, pues aquellos que mantienen operaciones en el país tienen que recurrir al mercado paralelo. Solamente la pasta dental marca Colgate de 100 ml se ofrece en 4,5 millones de bolívares.

Champú y jabón de baño, de marca nacional, son productos que se pueden encontrar desde 820.000 bolívares en adelante. Sin embargo, en el centro de Caracas se ubicaron imitaciones de las marcas Drene, Head & Shoulders y Pantene que se venden a precio de producto original. Se ofrecen en 3,3 millones de bolívares.

Los productos tiene una apariencia muy similar a los de la marca Head & Shoulders. Sin embargo, la etiqueta está escrita en árabe y son fabricados en Arabia Saudita.

Av. Universidad. Caracas.
Los productos tiene una apariencia muy similar a los de la marca Head And Shoulders. Sin embargo, la etiqueta esta escrita en arabe y son fabricados en Arabia Saudita.

Otros productos también se han encarecido. El antitranspirante marca Farmatodo de 75 gr se ofrece desde 1,2 millones de bolívares y el desodorante Dioxogen (90 gr) cuesta 1,7 millones. Cuatro rollos de papel higiénico se cobran en 2,7 millones de bolívares.

Marisol Graterol, trabajadora pública, califica como “una locura” la situación inflacionaria. Un mes puedo comprar un artículo y el mes siguiente comprar otro. Cuando logro comprar el producto nuevo ya se acabó todo lo demás.

Calcula tú que una pasta dental cuesta 4,5 millones ¿Cómo puedo comprar eso si yo no gano esa cantidad? Ni siquiera en tickets [de alimentación] yo devengo en esa cantidad de dinero, señala Graterol. Actualmente, el bono de alimentación que contempla la ley es 2,1 millones de bolívares y el salario mínimo, completo, llega a 5,1 millones.

Esa remuneración se queda corta cuando la inflación diaria de mayo fue 2,4 % y la inflación de 12 meses llegó a 24.571 %, según las estimaciones de la Asamblea Nacional.

Lee también
Asdrúbal Oliveros: Cada día que pasa Maduro en el poder, la crisis empeora

Graterol comenta que comparte los gastos de higiene personal con su hija, su yerno y su esposo. Además, el nieto de graterol, que también vive en su casa, no utiliza pañales desechables debido a que el paquete de 10 unidades ronda los 6,4 millones de bolívares.

Pañales a la antigua: de tela, añade la trabajadora pública. Cuenta que su nieto utiliza pañales lavables en todas las ocasiones, incluso cuando no está en su casa. Cuando es muy muy necesario compramos pañales desechables, pero también es muy costoso, concluye.

Pese a que hay algunos productos en farmacias y perfumerías, esa oferta no es suficiente, todavía se ven anaqueles vacíos. Los costos de reposición de mercancía son tan altos que afectan la perdurabilidad del negocio y los gastos de mantenimiento se imponen a las ganancias

Jorge Almeira, vendedor, comenta que aunque los precios se actualizan semanalmente los clientes siguen adquiriendo jabón de baño, desodorante y champú por tratarse de lo esencial.

Fotos; Francisco Bruzco / Reymar Reyes M.


Participa en la conversación