El deceso se registró en El Pao, municipio Piar. La madre de la víctima lo alimentaba únicamente con agua de sarrapia y no pudo llevarlo a un hospital por las protestas.

Ciudad Guayana. Paradójicamente, unas protestas en contra del Gobierno pudieron precipitar la muerte por desnutrición de un niño de cuatro meses en el estado Bolívar.

Este lunes, en El Pao —municipio Piar, zona ganadera y minera del estado Bolívar— falleció Jesús Rodríguez. Desnutrición severa y diarreas desencadenaron su muerte.

Todo comenzó la semana pasada, cuando aparecieron los primeros síntomas. La madre del niño, entonces, quiso remediar la situación con una infusión casera: agua de sarrapia, semilla tradicional de estado Bolívar.

Como el niño continuó empeorando, la familia decidió llevarlo al ambulatorio de El Pao. Pero se encontró con un problema: varias protestas por descontento social (servicios básicos y comida) le impidieron llegar al centro asistencial desde el lugar en el que viven, el asentamiento Los Jabillos.

De acuerdo con el periodista local, Germán Dam, la familia intentó durante tres días llegar al centro asistencial pero, según denunciaron, los manifestantes no los dejaron pasar.

Fue este lunes, durante otro intento, cuando el niño murió.

En incremento y oculta

La muerte de Jesús Rodríguez no ha sido la única que se ha denunciado en el estado Bolívar durante este año. El 28 de enero, el sacerdote Carlos Ruiz, de la parroquia San Martín de Porres, en Brisas del Sur —uno de los barrios de Ciudad Guayana más afectados por el hambre— informó que un niño de tres meses sucumbió a la desnutrición.

Su nombre era Adrián Manuel Vargas Espinoza, a quien llevaron ya sin vida al hospital Doctor Raúl Leoni, en Guaiparo, San Félix. La mamá lo alimentaba con el agua que quedaba de la auyama que sancochaba: era la única comida a la que tenía acceso durante su convalecencia de paludismo.

En ese centro médico público, uno de los dos más importantes de Ciudad Guayana —el otro es el hospital Uyapar, de Puerto Ordaz— murieron el año pasado más de 40 niños por hambre. Este año, la dirección del hospital no permite ni a los médicos el acceso a los archivos para contabilizar la cantidad de muertos por la inseguridad alimentaria.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación