La tarde del pasado 31 de diciembre, el buque María Rosario zozobró parcialmente y el recuerdo del hundimiento del ferry Tallink Autoexpress 2, en agosto pasado, revivió. Tras el hecho, la dirección estatal del Ministerio de Ecosocialismo ordenó una investigación e instó a la empresa naviera a activar un plan de contingencia para evitar la propagación de combustibles por la costa.

Puerto La Cruz. La Bahía de Pozuelos está convirtiéndose en un nada agradable cementerio para los barcos de la empresa naviera estatal Conferry, que consiguen en ella el último lecho de descanso tras su indetenible deterioro.

Protagonista en dos ocasiones previas, la otrora empresa que unía a Margarita con tierra firme despidió el año con la noticia del hundimiento por la proa, la tarde del pasado 31 de diciembre, del buque María Rosario, uno de los cuatro que aún se encuentran en el terminal de ferris Eulalia Buroz, de Puerto La Cruz, esperando por un milagro que nunca llegó.

Los otros que parecieran aguardar la misma suerte son: Concepción Mariño, Rosa Eugenia y el hermano gemelo del Tallink Autoexpress, que zozobró el pasado mes de agosto.

Alfredo Santamaría, presidente del sindicato de Bolipuertos, sostuvo que las causas del “naufragio” de la nave fueron las mismas que, en agosto pasado, llevaron al Tallink 2 a hundirse en el puerto de Guanta, tras un año varado en esa instalación.

“La falla en las bombas de achique debido a la falta de generación de energía produjo que la nave se hundiera por la proa. Esta ya es una situación que se repite constantemente y la empresa no hace nada. Ante esto nosotros hacemos responsable a la empresa Conferry por el daño ambiental que se le pueda causar a la Bahía de Pozuelos. Ya suman cinco los incidentes de este tipo en la bahía”.

Los incidentes a los que se refiere Santamaría comenzaron en 2010, un año antes de su nacionalización por parte del entonces presidente Hugo Chávez, cuando la motonave de carga Doña Juana colapsó y se hundió en las costas portocruzanas.

Lee también
Autoridades de Anzoátegui en alerta ante serie de movimientos sísmicos en Sucre

Pero las noticias de los “cataclismos en Conferry” se iniciaron en 1996, cuando la embarcación insignia de la empresa, el Virgen del Valle, se incendió en el muelle anzoatiguense.

La empresa indicó que emprendería un plan de reflotamiento del Doña Juana, que nunca se produjo. Meses después del hundimiento, una lancha deportiva encalló en el costado del ferry en virtud de que no había ningún tipo de señalización que indicara que la motonave se encontraba en el lugar. El hecho no dejó víctimas.

En 2016, uno de los buques con los que la empresa había entrado a la era moderna, el Carmen Ernestina, también se hundió de manera parcial por la proa y fue reflotado y llevado a un astillero en el estado Sucre.

El Tallink Express 2, el Rosa Eugenia y ahora el María Rosario, completaron los incidentes de hundimientos de las naves de Conferry en este 2018.

Investigación en puertas

Los frecuentes hundimientos de ferris en Puerto La Cruz activaron a la dirección regional del Ministerio de Ecosocialismo (Minec), que, de inmediato, ordenó una investigación al detectar residuos de aceite alrededor de los restos de la nave María Rosario.

La directora del Minec Anzoátegui, Katiuska Homsi, detalló que se realizan las investigaciones a fin de dar inicio al procedimiento sancionatorio e instó, además, a activar un plan de contingencia para evitar que los residuos de combustible se propaguen por la costa.

En la inspección al ferry no se observaron medidas de seguridad que permitan contener los aceites, grasas y combustibles que pudieran derramarse en el medio marino costero. Desde el Minec ya se dio parte a la Fiscalía 21 para que realice el proceso de investigación y determine las sanciones de rigor”, sostuvo.

Santamaría aseguró que este el buque se encontraba en proceso de venta para ser desguazado.

Lee también
Frente Amplio atendió el llamado de la AN y tomó las calles de Anzoátegui

De los 11 barcos con los que cuenta Conferry en su flota, solo uno está en servicio y es el Virgen del Valle II, luego que fuese incorporado nuevamente al servicio en noviembre pasado, tras estar dos meses parado por labores de mantenimiento.

Fotos: Cortesía


Participa en la conversación