Según registro de la oficina parlamentaria de José Ramón Arias, diputado regional por Primero Justicia, en el mes de marzo 11 funcionarios policiales fueron asesinados, siendo el mes con el más alto registro en lo que va de año.

Maracay. 209 funcionarios policiales “combatientes, patriotas, bolivarianos, revolucionarios, socialistas, antiimperialistas, zamoristas y hoy más que nunca, profundamente chavistas” hicieron fila frente al gobernador de Aragua, Rodolfo Marco Torres, para reconocer a las nuevas autoridades de la Policía del estado Aragua, designadas y juramentadas este jueves 12 de abril en el patio de honor del comando central.

Luego de este saludo, el general Marco Torres, gobernador en la entidad, juramentó al coronel (GN) José Gregorio Viloria Romero como primer comandante de la Policía de Aragua, quien viene de desempeñarse como comandante del Destacamento de Comando Rurales N.° 429 asentado en el sur de Aragua. Lo acompañará en tareas de mando el comisionado jefe (PBA) José Gregorio López Azuaje, como segundo comandante.

La designación del primer y segundo comandante en el Poliaragua materializa —en parte— un clamor que era un secreto a voces dentro de la institución policial: el malestar ante “la pérdida de la moral y el recurso humano dentro de la policía, acentuada en los tres últimos años, es insostenible”, refiere un comisario jubilado de Poliaragua.

En septiembre de 2015, Tareck El Aissami, gobernador de Aragua para entonces y mediante Decreto N.° 3155, designó a Eulises Farías Valderrama como nuevo director general de la Policía de Aragua en sustitución del comandante Noé Liendo Morales.

Farías Valderrama se comprometió a “seguir consolidando el legado de nuestro comandante Hugo Chávez”, e invitaba a las comunidades a sumarse a la transformación de la Policía de Aragua.

A casi tres años de su juramento, 139 funcionarios policiales de distintos organismos de seguridad, incluyendo Poliaragua, han sido asesinados desde 2016 hasta el primer trimestre del 2018. Solo durante el primer trimestre del presente año, 25 policías murieron a manos del hampa.

Como parte del legado que deja el comisario Farías Valderrama como comandante de Poliaragua destaca que en 2016, año en que Aragua fue calificada como el estado más violento del país por el Observatorio Venezolano de Violencia, se registraron 71 asesinatos de funcionarios de seguridad, de los cuales 36 pertenecían a la Policía regional, mientras que esas escandalosas cifras se incrementaban en el 2017, cuando 43 funcionarios policiales de distintos organismos fueron asesinados en la región.

Según registro de la oficina parlamentaria de José Ramón Arias, diputado regional por Primero Justicia, en el mes de marzo 11 funcionarios policiales fueron asesinados, siendo este el mes con el más alto registro en lo que va de año.

El comisario Eulises Farías Valderrama ganó notoriedad en el estado durante su permanencia al frente de la Policía de Aragua. Algunos episodios dan cuenta de su mediática y controversial figura, como su público reproche a funcionarios bomberiles que exigían mejores condiciones laborales, el desalojo abrupto —con policías uniformados de por medio— de los periodistas que daban cobertura al reclamo dentro del cuerpo de bomberos y el inmediato allanamiento de esa institución por parte del Sebin en agosto de 2017, así como cuando desconoció y desacató la orden del Juez militar Edgar Volcanes, de liberar a los 27 estudiantes de la Universidad Pedagógica experimental Libertador (UPEL Maracay) en septiembre de 2017.

Por su parte, la comisario Aymara Aguilar, hasta este 12 de abril, segunda comandante de la Policía de Aragua, también deja una polémica conducción. Junto con Farías Valderrama, ha sido señalada por varios funcionarios policiales activos y jubilados de destruir a nuestra institución y permitir que bandas criminales actúen impunemente. Sentimos temor de los delincuentes, pero también sentimos temor de estos jefes, confiesa a Crónica.Uno un funcionario —que pide el resguardo de su identidad— cuando se refiere a los comandantes salientes de Poliaragua.

Aguilar Ruiz solo se rió cuando la periodista corresponsal de El Pitazo en Aragua, Gabriela Aguilar, denunció ante su despacho la agresión de la que fue víctima por parte de una funcionaria policial durante una marcha de mujeres en mayo de 2017 en el marco de las protestas. La comunicadora recibió una pedrada en el rostro. La comisario impidió en aquel momento que la corresponsal de El Pitazo ingresara a la IV división de Infantería de Maracay, donde la marcha de mujeres consignaba un documento a las autoridades militares.

Ambos funcionarios recibieron sendas condecoraciones por parte del gobernador Marco Torres. Una de ellas es la Orden “Samán de Aragua”.

Inmerecidas. Ellos destruyeron a la institución, confesó un uniformado a algunos periodistas, durante el acto de transmisión de mando.

Por ahora, el gran reto de las nuevas autoridades policiales es el de deslastrar al estado Aragua de la categoría de ser un estado con “epidemia criminal” tal y como la Organización Panamericana de la Salud califica a aquellas regiones con elevados índices de criminalidad.

Fotos Cortesía



Participa en la conversación