Un riesgo sanitario y ambiental el botadero de desechos biológicos del Hospital de La Victoria

Desde hace dos meses aproximadamente, todos los desechos del José María Benítez, el segundo hospital más gran del estado Aragua, están expuestos al aire libre, lo que afecta a pacientes, personal del centro asistencial y más de cuatro comunidades cercanas.

Maracay. Ubicado en el sector 1 de la urbanización Las Mercedes y a escasos 300 metros de comunidades como 24 de Julio, Párate Bueno, Divino Niño, callejón Los Jobos y las viviendas adyacentes a la periferia del hospital, en La Victoria, municipio Ribas del estado Aragua, un basurero de desechos biológicos  a cielo abierto, perteneciente al hospital José María Benítez, se convierte en un foco de contaminación no solo para el personal y los pacientes, sino también para los habitantes del municipio Ribas.

Desde hace dos meses aproximadamente, los residentes de estas comunidades cercanas al hospital, el segundo más importante en la región, padecen no solo los malos olores que emanan de la parte posterior del centro asistencial, sino también de la proliferación de moscas y ratas que se ha incrementado con ese cúmulo de desechos hospitalarios, muchos, altamente contaminantes.

Allí son fácilmente visibles, sondas, objetos punzo-cortantes, inyectadoras, guantes, gasas, toallas higiénicas, vendajes, bolsas de sangre y sustancias tóxicas, inflamables, convertidos en desechos peligrosos. Se presume que también podrían encontrarse, entre los desechos, biopsias, muestras de tejidos y/o restos patológicos humanos que, expuestos al sol y al aire libre, constituyen una amenaza ambiental y sanitaria para el personal hospitalario que, por cierto, no cuenta con los implementos y herramientas para la manipulación de los desechos, y también para los pacientes y las comunidades cercanas al centro asistencial.

Lee también
Dos años cerrada por remodelación tiene la Escuela de Música Federico Villena en Maracay

El diputado a la Asamblea Nacional José Gregorio Hernández hizo la denuncia y la advertencia a las autoridades sanitarias de la región, quienes “son las responsables de garantizar la adecuada disposición de los desechos hospitalarios que se producen en este importante centro asistencial y de preservar la salud de las comunidades cercanas que vienen padeciendo esta delicada situación”.

Los desechos han sido lanzados en la parte posterior del hospital, en donde, por cierto, se encuentran ubicados un taller, los tanques que suministran agua al centro asistencial, las bombas, la morgue y hasta un cafetín, en una clara violación a lo dispuesto en el Decreto 2.218, en el cual se dictan las Normas para la Clasificación y Manejo de Desechos en Establecimientos de Salud, publicado en Gaceta Oficial de la República de Venezuela No. 4.418 Extraordinario del 27 de Abril de 1992.

El referido decreto clasifica los desechos generados en establecimientos de salud en: Desechos Comunes (Tipo “A”), Desechos Potencialmente Peligrosos (Tipo”B”), Desechos Infecciosos (Tipo “C”), Desechos Orgánicos o Biológicos (Tipo “D”) y Desechos Especiales (Tipo “E”) y en su artículo 6 se señala expresamente: “Cada área de generación de desechos en los establecimientos de salud deberá contar con la cantidad necesaria de recipientes para recolectar y almacenar los desechos producidos”.

De acuerdo con el Decreto 2.218, en su artículo 20, los desechos tipos B, C y D serán almacenados en un lugar dentro del establecimiento de salud. Este sitio deberá tener las siguientes características:

  • Recinto cerrado, ventilado, con amplitud suficiente para accionar equipos de transporte.

  • Paredes y pisos lisos, a prueba de ácidos y álcalis, impermeables, anticorrosivos y con instalaciones sanitarias para el fácil lavado y desinfección.

  • Puertas amplias que permitan el movimiento de los contenedores y todas las aberturas protegidas para evitar el ingreso de insectos, roedores y aves. Artículo 21. Los desechos Tipos B, C y D, deberán tratarse el mismo día de su generación. En caso de no ser posible, podrán almacenarse un máximo de treinta (30) días bajo las siguientes condiciones:

  • Para almacenar un día, la temperatura deberá estar entre 17 °C y 25 ºC.

  •  Para almacenar tres (3) días, la temperatura deberá estar entre 1 ºC y 7 ºC.

  • Para almacenar treinta (30) días, la temperatura deberá ser de 0 ºC.

Sin embargo, el Hospital tipo III  José María Benítez, construido para atender una población de más de 450.000 habitantes, además de incumplir con la norma como la mayoría de los centros asistenciales de Venezuela, se constituye, a decir del parlamentario Hernández, en “un  riesgo laboral para el personal que allí trabaja y en una amenaza a la salud de la población que acude al centro de salud, originando también deterioro y contaminación ambiental”.

Lee también
Incendio causado por un mechurrio provocó muerte de una niña de Ocumare de la Costa

Fotos: Cortesía @alfmorales72


Participa en la conversación