Nino Barría, payaso de hospital y fundador en el equipo de Doctoras y Doctores de la Piñata Payasos de Hospital, dijo que esta es una labor que suma muchas voluntades y cuya idea es sacar de la rutina hospitalaria a los pequeños. “Tener un gesto de amor y esperanza en esta Navidad”.

Caracas. Pasó con su nariz roja, una corbata de rayas, un sombrero y con su cara pintada de colores por el pasillo central del hospital J. M. de Los Ríos. De inmediato, las caras de los niños se animaron. El aire cambió. Se puso cálido. Una risa del payaso de hospital fue la razón de la transformación.

Es sencillo visualizar ese episodio. Y está ocurriendo en casi todos los hospitales de la Gran Caracas. La Fundación Doctoras y Doctores de la Piñata Payasos de Hospital se encarga de llevar horas de felicidad a los niños.

Nino Barría, payaso de hospital y fundador, dijo que esta es una labor que suma muchas voluntades y cuya idea es sacar de la rutina hospitalaria a los pequeños. “Tener un gesto de amor y esperanza en esta Navidad”.

A pesar de que están organizados para estas fechas decembrinas, tratan de mantener la actividad del equipo todo el año. Barría comentó que quienes participan en las jornadas son en su mayoría estudiantes universitarios que tienen gran sensibilidad.

El alcance de esta obra benéfica se centra en la capital y lo más loable es que la fundación opera 100 % sin fines de lucro.

Trabajamos todos los días del año en los diferentes hospitales de Caracas, no tenemos ayuda de terceros. Esto lo hacemos el 15 de febrero durante el Día Internacional del Niño con Cáncer, en julio el Día del Niño, y en Navidad. Nuestra labor no va en busca de publicidad, todo lo hacemos bajo perfil porque se hace de corazón y con amor.

Toda la organización de la fundación se hace por Facebook y para los voluntarios nuevos se hace un taller de dos días. Los encuentros, las visitas, las salidas a paseos y lo que necesitan se coordina a partir de esa red social.

Lee también
La caridad es el principal ingrediente en la cocina de Luis Blanco

La cantidad de voluntarios varía, pues los estudiantes que acuden son de servicio comunitario y, por lo tanto, siempre hay grupos nuevos.

Este miércoles 18 estuvieron alegrando el día a los niños de Oncología del J. M. de Los Ríos. El día 23 tienen un paseo con los niños con cáncer de este centro y los del Luis Razetti.

Los llevarán al parque Expanzoo. Un donante los ayudará, esta vez, con los gastos.

El 24 de diciembre llevarán un desayuno al hospital pediátrico Elías Toro.

Por cierto somos los únicos que visitamos los centros en las zonas populares, dijo con satisfacción Barría, quien hoy en día tiene una alianza con la Fundación Bolsitas de Amor, con la que logran llevar alimentos, ropa y medicinas a los más pequeños.

Lo que hace esta fundación es una labor sencilla, pero que requiere de constancia y organización. Desde el 5 de noviembre de 2006 están en este campo de la gente amiga, de la gente solidaria, motivados por la figura del Dr. Patch Adams, conocido como el médico de la risoterapia.

Esa ha sido la inspiración y hoy en día los resultados son: una sonrisa, un niño feliz. A la larga incluso es un niño sano y por esa razón Nino Barría y su equipo son parte de esta edición de Gente Buena. Así que como publican en su muro de Facebook, todo aquel que pueda llevar dulces, tortas, pan de jamón y regalitos es bienvenido en esta aventura solidaria. “Dar es mucho más lindo que recibir”, es la premisa de Barría.

Lee también
Jornadas de atención médica se intensifican en comunidades de Carapita, Antímano y el Junquito

Fotos: Cortesía


Participa en la conversación