Habitantes resguardan objetos de valor en casas de familiares y amigos e indicaron que tanto policías como manifestantes han generados destrozos en las residencias.

Caracas. Isamel Villalva, de 22 años, no pudo dormir en su casa en La Candelaria el pasado 10 de junio. Entre bombas lacrimógenas y quema de cauchos, prefirió hospedarse en la casa de un amigo por seguridad.

Ese día su comunidad respondió a la convocatoria de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de marchar hasta la avenida Victoria, donde se ubica la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Sin embargo, como en la mayoría de las marchas organizadas por la MUD, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB), dispersaron a los manifestantes, quienes decidieron trancar las calles en respuesta.

A partir de entonces, vecinos de la zona han vivido momentos de zozobra ante la violencia suscitada.

De acuerdo con el testimonio de Villalva, los residentes se han reunido para realizar guardias nocturnas con el fin de evitar que tanto funcionarios de seguridad como grupos paramilitares ingresen a los edificios ubicados en Parque Carabobo.

Muchos de los vecinos han estado asustados. Los que protestan son puros chamos, algunos menores de edad. Y el miedo es que, en caso de que suceda algo, todos quieran ingresar a la fuerza a las casas, comentó.

Villalva indicó que las guardias tenían lugar en la entrada de las residencias. Los vigilantes de turno portaban objetos contundentes, como palos, para defender la estructura ante cualquier intento de agresión. 

Ya han intentado meterse, tanto la GNB como los grupos militares, por lo cual la gente se asustó y se comenzaron a reforzar las rejas de la entrada, agregó el muchacho.

Peroles fuera de casa

Lee también
1100 funcionarios prometidos para la seguridad del Metro brillan por su ausencia

Por los lados de Bellas Artes el susto llegó en seco cuando el pasado 14 de junio —en su programa de televisión “Con el mazo dando”— el candidato constituyentista, Diosdado Cabello, mencionó que una de las residencias de la zona (Los Caobos) era el punto de encuentro para que la dirigente de oposición, María Corina Machado, se reuniera con “grupos terroristas que mantienen azotada a la comunidad”.

Desde que Diosdado apareció con eso aquí las protestas se calmaron, porque en el programa también identificó a varias personas del edificio que han estado en las protestas, comentó una de las vecinas de la mencionada residencia bajo condición de anonimato.

Ante el temor de un posible allanamiento por parte de las fuerzas de seguridad, optaron por resguardar los objetos de valor en casa de familiares o amigos.

Vecinos que han ayudado a varios de los manifestantes se han ido del edificio, pero ahora nosotros quedamos aquí sin saber lo que pueda pasarnos, añadió la vecina.

Otro hecho que alarmó a los habitantes de La Candelaria fue cuando el pasado 18 de junio, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, sostuvo que el Gobierno planeaba realizar allanamientos en los edificios de la zona.

Una vecina que prefirió reservarse su identidad señaló que debido a esto, en su edificio comenzaron a cerrar las puertas de emergencia para evitar el ingreso de los efectivos.

Mucha gente lloró ese día cuando Capriles dijo eso. Aquí viven muchas personas de tercera edad. Y lo que da miedo es que se lleven a los jóvenes así como así, explicó.

Otros vecinos acotaron que tanto manifestantes como fuerzas de seguridad han causado destrozos en las residencias, incluso los vidrios de las ventanas han sido reventados.

La Candelaria bajo asedio

Lee también
Tribunal asignado para caso de Vallenilla no tiene juez desde 2016

Desde el pasado junio, vecinos de La Candelaria han vivido bajo constante represión por parte de efectivos policiales cada vez que atienden a las convocatorias de la MUD.

El pasado 7 de julio, el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, informó a través de su cuenta de Twitter la detención de Carlos Julio Rojas, dirigente comunitario de la zona e integrante del partido Vente Venezuela.

El ministro además informó que al periodista se le incautó un bolso con “artificios lacrimógenos y material utilizados para actos violentos”, y lo responsabilizó de estar involucrado en la quema de un vehículo blindado el pasado 8 de junio en La Candelaria.

Desde el 1° de abril la Unidad ha convocado una serie de protestas en contra de las sentencias 155 y 156 dictadas por el Tribunal Supremo de Justicia, las cuales le quitaron las competencias a la Asamblea Nacional.

De acuerdo con cifras del Ministerio Público, 93 personas han perdido la vida en el marco de las manifestaciones.

Foto referencial: Francisco Bruzco



Participa en la conversación