En Trigal Centro de Valencia al menos 4500 personas no reciben el servicio de agua potable desde hace tres semanas. Según Hidrocentro, la falta del suministro se debe a fallas eléctricas en el sistema de bombeo.

Valencia. Adela Guarenas es una mujer de 89 años de edad. Desde hace tres semanas no recibe agua potable en su casa, ubicada en el sector Trigal Centro de Valencia, a escasos metros de Quinta Carabobo, residencia del gobernador Rafael Lacava.

La mujer, que durante sus años productivos fue secretaria ejecutiva en empresas transnacionales, nunca imaginó que viviría su vejez en medio de tanta precariedad. Permitió que el equipo de Crónica.Uno ingresara a su vivienda, un apartamento de tres habitaciones, donde al cruzar la puerta se siente una corriente de mal olor que proviene de los baños sin limpiar.

Su esposo de 92 años, quien se dedicó a la Contaduría, presenta lesiones en la piel por la falta de aseo personal. Su esposa sube al menos dos cuadras con un recipiente de cinco litros para buscar agua y poder bañarlo un día por medio.

«Uno está enfermo ya. Yo viví muchas cosas: la Revolución de octubre, la caída de Pérez Jiménez, tantas cosas que he visto. Vivimos una cosa chiquitica cuando Isaías Medina Angarita, que no había azúcar para el tetero de los niños. Pero íbamos a las esquinas en donde un camión del Ejército nos vendía arroz, azúcar, maíz pilao. Pero no estás cosas que estamos viviendo, por favor, que nos piden dólares, qué dólares podemos tener nosotros, por favor, que se ocupen del país, nos están matando«, sostuvo Guarenas.

Brenda Brasque también es adulta mayor. Vive con su madre de 81 años y un hermano con síndrome de Down. Todos los días debe caminar medio kilómetro, bajar y subir al menos cinco veces unos 31 escalones para poder llenar de agua algunos recipientes plásticos en su apartamento. También pone en la azotea del edificio baldes y ollas para recoger agua de lluvia.

Su madre ha tenido que ducharse en el techo del edificio con agua de lluvia. Su hermano de 34 años debe orinar en un recipiente para no generar malos olores en los baños del apartamento. Y Brenda, que busca su sustento haciendo postres, no ha podido continuar porque no cuenta con las medidas sanitarias para elaborar las tortas y quesillos que vende.

En el Trigal Centro se ven afectados unos 4500 habitantes por la falta de agua, razón por la que protestaron este martes en la mañana a las afueras de las oficinas de Hidrocentro, ubicadas en esa zona residencial. Aseguran que la empresa hídrica les informa que la falta del suministro es por falta de electricidad en el sistema de bombeo.

Los afectados exigen a las autoridades que den celeridad a las acciones que puedan resolver la falta de agua potable. Con la consigna que «queremos agua, no somos camellos», trasladaron la protesta hasta Quinta Carabobo, para exigir al gobernador de la entidad, Rafael Lacava, se ocupe de resolver la problemática.


Participa en la conversación