Habitantes de los barrios Primero de Mayo, Los Mangos y Los Sin Techo indicaron que exresidentes de la zona integran grupos armados y son quienes presuntamente guían y acusan a supuestos delincuentes ante los uniformados.

Caracas. Cuando la Policía Nacional Bolivariana (PNB) entra a los sectores de El Cementerio los vecinos tienen miedo. Su presencia podría llevar a la muerte de un inocente, hurtos dentro de las viviendas y maltratos a los habitantes.

Así lo denuncian. Siempre pidiendo que sus nombres no sean revelados porque tienen miedo de que sus vidas corran peligro por dar información. En menos de dos meses, los funcionarios han actuado, presuntamente, con grupos armados de la zona que los guían por los callejones y además les señalan las casas de los supuestos delincuentes.

Desde el 13 de mayo hasta el 11 de julio han asesinado a cuatro jóvenes. Para los habitantes del barrio Los Mangos, Los Sin Techo y Primero de Mayo son inocentes y los efectivos simularon enfrentamientos.

La presunta participación de colectivos con los funcionarios se ha intensificado durante este período. Testigos comentaron que visten camisas manga larga, azules, con chalecos antibalas y el rostro cubierto, pero en ocasiones demoran en tapar sus caras y es en ese momento que los vecinos han podido darse cuenta de que eran habitantes de la zona, que fueron expulsados del barrio por líderes delictivos y ahora participan con los policías.

Vecinos aseguran que los grupos armados que supuestamente participan con funcionarios son denominados Divino Niño y Senderos Luminosos.

Ellos se criaron en El Cementerio, eran de aquí y la gente los conoce. Participaron en el Movimiento por la Paz y la Vida, pero después comenzaron a tener riñas con los malandros y tuvieron que abandonar el barrio, detalló un residente de la zona, quien pidió mantenerse en anonimato por medidas de seguridad.

Los acusaron por actuar con los efectivos el pasado 16 de mayo en la parada de los jeep del barrio Los Sin Techo, a las 4:00 p. m. Ese día asesinaron a Daniel Antonio Hernández Valderrama, de 24 años, quien hacía la cola para obtener la bolsa Clap.

Su cadáver apareció al día siguiente en la calle 10 de los Jardines de El Valle, en un contenedor de basura. Allegados al joven aseguran que tres camionetas blancas se detuvieron y de ellas se bajaron hombres uniformados de la PNB, y otros vestidos de negro, sin insignia.

“Todo el mundo los vio, ahí había mucha gente. Él estaba con su mamá y sus primos y trataron de agarrarlo, pero igual se lo llevaron. Había otro muchacho que se iban a llevar pero la gente logró defenderlo”, alegó un testigo.

Allegados de Daniel Hernández aseguraron que no tenía problemas en el barrio ni estuvo solicitado.

Carlos Marchese estudiaba segundo semestre de Enfermería y tenía una hija

Luego de ese hecho, mataron a dos primos en el callejón Los Mangos. Carlos David Marchese, de 24 años, y Jordy Urbano, de 21, fueron ruleteados por el barrio el pasado 22 de junio, cuando la PNB hizo un operativo, presuntamente con colectivos que los dirigieron.

Buscaban a los responsables de la muerte de los dos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) Endy Flores y Beyci Sánchez, a quienes abalearon y quemaron el 21 de junio en el sector Santa Eduvigis de El Cementerio.

Lee también
Delincuentes que mataron y quemaron a Cicpc lo habían amenazado por ser funcionario

Allegados y vecinos presumen que los mataron porque pensaron que conocían el paradero de los delincuentes y no querían decirles. Ese día los residentes vieron a varios hombres de los colectivos antes de que se colocaran pasamontañas en el rostro.

David Marchese estudiaba Enfermería en el Colegio Universitario de Enfermería Centro Médico de Caracas, y su primo estaba desempleado porque estuvo de reposo médico.

A ellos los sacaron de la casa de David y los ruletearon por el barrio. Los mataron por maldad, porque ellos no son de bandas ni tenían que ver con ellos, indicó un residente.

Testigos dijeron que tanto policías como grupos armados trancaron varios callejones del barrio y dispararon varias veces al aire. Antes los oyeron gritar “ahí vienen los del 70 [barrio ubicado en El Valle]” y luego se llevaron a los muchachos heridos a bordo de patrullas, sin avisar a sus parientes —que estaban presentes— para qué hospital.

Luego de que funcionarios de la PNB mataran al adolescente, de 14 años, los vecinos protestaron exigiendo justicia

Ellos simularon todo el enfrentamiento, para luego ponerle apodos a los muchachos y decir que eran malandros. Juegan con los sueños y la reputación de inocentes simplemente porque viven en el barrio”.

El suceso más reciente fue el del pasado martes 11 de julio, cuando funcionarios le dispararon a Pablo Tovar, de 14 años, quien estaba volando papagayos en una platabanda. Era de condición especial.

Esa mañana los vecinos vieron a los efectivos de la PNB entrar al barrio acompañados por supuestos colectivos y guiarlos. El adolescente había sido golpeado en otras ocasiones por los policías, pues lo obligaban a decirles dónde se ocultaban los delincuentes y al verlos trató de correr.

“Ya a uno le da miedo saludar a algún malandro de la zona, por más que sea los conocemos y sabemos quiénes son y por evitar problemas se saludan cuando les pasamos por al lado. Es preferible no salir de la casa. Los policías obligan a la gente a decir dónde están los malandros pero no piensan que luego uno se queda en el barrio y corre peligro de que nos busquen para matarnos”, soltó un residente.

Lee también
Adolescente asesinado por la PNB estaba volando papagayo cuando le dispararon

Protestas por excesos en operativos

El pasado martes y miércoles, 11 y 12 de julio, quienes habitan en los sectores de Los Mangos, Los Sin Techo y Primero de Mayo, en El Cementerio, protestaron por el asesinato del adolescente con condición especial, pues fue la gota que derramó el vaso.

Durante la protesta en contra de los funcionarios de la PNB indicaron que los cuatro jóvenes que han asesinado son inocentes y les quitaron la vida en enfrentamientos simulados.

Exigieron al Gobierno que se investigue la situación y se detenga a los responsables de estas muertes.

En Los Mangos denunciaron que los funcionarios agreden a los vecinos durante los operativos

Denunciaron que cuando hay operativos policiales, los efectivos ingresan a las viviendas sin autorización y los vecinos sufren agresiones físicas y verbales, además de robos. “Se llevan celulares, laptops, tabletas. Además golpean a quienes están en la casa y amenazan con disparar si no cierran las ventanas”.

En el año 2016 habitantes de El Cementerio, la Cota 905 y El Valle fueron víctimas de las bandas de delincuentes de la zona, lideradas por “el Coqui” y “Lucifer” —quien fue ultimado posteriormente— , quienes impusieron toques de queda ante amenazas de enfrentamientos con los cuerpos de seguridad.

A través de mensajería instantánea rodaron mensajes con amenazas hacia los uniformados por parte de supuestos delincuentes.

Fotos: Yohana Marra



Participa en la conversación