A las 4:30 a. m. algunos vecinos comenzaron a armar las barricadas en protesta por las políticas gubernamentales, principalmente en contra de la Constituyente. La policía respondió con bombas y correteó a los manifestantes, quienes se reagruparon pasado el mediodía. Habitantes de los sectores El Cementerio, La Veguita, Los Cujicitos, Los Mangos, San Miguel, el Petróleo, La Zulia, entre otras comunidades, se sumaron a la acción que duró más de 12 horas. En horas de la noche hubo allanamientos y se reportaron más de 20 detenidos.

Caracas. Los vecinos de la calle Libertador en la parroquia La Vega se despertaron de brinco: cacerolas, gritos y motores de tanquetas se asomaron con el canto del gallo.

A las 4:30 a. m. algunos vecinos comenzaron a armar las barricadas en protesta por las políticas gubernamentales, principalmente en contra de la Constituyente. La acción duró más de 12 horas.

Por redes sociales se decía que la manifestación se dio por el retraso en la entrega de las bolsas que distribuyen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y por el mal servicio del transporte.

No obstante, los vecinos que estaban trancando la vía justo al frente de la escuela Amanda Schnell aseguraron que la acción es una respuesta directa al Gobierno.

Queremos que Maduro se vaya, esto no es por las bolsas del Clap, estamos cansados de pasar tanto trabajo, dijo Mariana Pérez, quien comentó que la protesta es espontánea y que nadie los organizó:

Todos estamos sufriendo lo mismo. Lo que ellos no pensaban [es] que seríamos los del barrio quienes saldríamos a decir que ya no los queremos, completó.

Basura y alcantarillas levantadas fue la constante en la calle Libertador. Los comercios no abrieron sus puertas y los vecinos no pudieron salir de sus casas por el efecto de las bombas lacrimógenas y por las quemas de caucho.

No funcionó el transporte público por esta zona.

Lee también
Maduro dice que someterá a referendo consultivo nueva Constitución

Fue impresionante. Lo primero que vi cuando me levante fue una tanqueta en la puerta de mi casa. Lanzaron una bomba en toda la ventana. Salí y le dije al policía que mi papá tiene 92 años y que sufro de asma, que tengo arritmia y problemas en las vías respiratorias, y lo que me dijo fue que me pusiera un paño y tomara un antialérgico”, contó la señora Belkis Requena.

Su casa, al igual que el resto de las que están en esta calle, quedó en medio de la refriega. Se le metió el gas por todos lados y las ventadas retumbaron con las explosiones.

Cerca de 50 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) correteaban a los manifestantes encapuchados que los esquivaban por los callejones.

Cerca de 50 funcionarios de la PNB reprimieron la protesta con lacrimógenas.

De las ventanas altas les lanzaban botellas. El sonido de las cacerolas no cedía mientras avanzaban los uniformados.

Habitantes de los sectores El Cementerio, La Veguita, Los Cujicitos, Los Mangos, San Miguel, el Petróleo, La Zulia, entre otras comunidades, bajaron en apoyo a los manifestantes.

Pasado el mediodía, José Gregorio Velásquez —profesor y habitante del sector— informó que los vecinos hicieron retroceder al contingente de la PNB pero que la tensión se mantenía en la calle. Se levantaron de nuevo las alcantarillas para evitar el paso de los grupos paraestatales.

Algunos comerciantes dieron agua y pan a los marchistas. Hay pintas en toda el área con la frase “Maduro vete ya” y “no a los saqueos”. “Esto está pasando en el corazón del barrio, no en el este de Caracas”, dijo Velásquez.

En medio de la protesta, un grupo de personas identificadas con el partido de Gobierno —que no superaba a quienes cerraban la vía— pretendió cercarlos pero cuando la policía comenzó a lanzar las bombas huyeron del sector.

Pasadas las 4:30 p.m las tanquetas de la GNB recorrían la parte baja de la parroquia. Por el bulevar un poco más arriba de la redoma se observaron cinco de estas unidades.

La palabra saqueo corrió como pólvora, pero según los manifestantes una de las consignas durante todo el día fue “no a los saqueos”.

Sin embargo la tensión reinó en las calles a medida que fue entrando la noche, precisamente porque los funcionarios practicaban allanamientos en los bloques 1 y 2 de la parte baja. Los vecinos denunciaron la detención de más de 20 personas.

Fotos y video: Mabel Sarmiento


Join the Conversation