Los vecinos exigen que mientras arreglan la falla instalen una planta eléctrica provisional que permita que las residencias vuelvan a tener el servicio.

Caracas. Vecinos de la avenida Baralt cerraron el paso vehícular para exigir que Corpoelec solucione una falla en el servicio eléctrico que los afecta desde hace tres días. La manifestación se realizó durante la mañana de este jueves y, según los afectados, la avería fue provocada por un transformador de luz dañado.

El corte de luz también afectó al sector comercial de la zona durante los primeros días, pero el servicio ya les fue restablecido. Por tanto, los residentes  de la esquina de Quinta Crespo a la esquina del Carmen reclaman que la solución también los incluya. Sabemos que una solución temporal es instalar una planta eléctrica provisional, reclamaba Alfredo Ramírez.

Niños, mujeres, hombres y personas de la tercera edad obstaculizaron la vía con una lavadora dañada, troncos de madera, cintas y hasta un mueble desgarrado. Los gritos y las aglomeraciones de gente aumentaban cuando algún motorizado insistía en transitar. “No hay paso”, gritaban los niños.

Los afectados no querían retirarse del sitio hasta que alguna comisión de Corpoelec se presentará en el lugar. Aunque los trabajos de reparación se iniciaron en días pasados, estiman que la reposición del transformador se extienda.

En el sitio se presentaron cuerpos de la Policía Nacional para mediar con los manifestantes, los cuales accedieron y amenazaron con trancar la calle nuevamente a las 2:00 p. m. si no se presentaban representantes de la corporación eléctrica.

Una tapa de alcantarilla mal puesta provocó un accidente

Lee también
Sector salud: “Vamos a seguir en la calle porque la vida no tiene plazo de espera”

Los vecinos de Quinta Crespo aprovecharon la presencia de Crónica.Uno para denunciar un accidente provocado por la falta de mantenimiento de las tanquillas que tienen las tapas deterioradas.

Las tanquillas oxidadas representan un peligro para los transeúntes. Foto: Sebastian Garcia

La avenida Baralt, una vía principal de Caracas, tiene como característica la gran afluencia de peatones que visitan las tiendas comerciales, se dirigen a su trabajo o residen en la zona. No obstante, en las aceras hay alcantarillas y tanquillas de electricidad con las tapas mal puestas o deterioradas por el óxido, las cuales representan un riesgo para los transeúntes.

Eskerly Machado, residente del edificio Matapaulí, cayó en una tanquilla con su hija. Foto: Sebastian Garcia

Eskerly Machado, residente del edificio Matapaulí, cayó en la misma tanquilla donde estaban trabajando los técnicos de Corpoelec. La comunidad presume que la tapa fue dejada mal puesta y, cuando Machado iba pasando con su hija en brazos, la lámina cedió y la golpeó en la cara. La caída le produjo heridas en los brazos, las piernas y en el pie derecho. Afortunadamente, la menor no sufrió daños.

Eskerly Machado resultó con raspones en piernas y brazos al caer en una tanquilla de Corpoelec. Foto: Sebastian Garcia

Fotos: Sebastian García



Participa en la conversación