Habitantes contaron que rezan a diario para evitar ser víctimas de la inseguridad. Los fines de semana pernoctan en casas de familiares para evitar estar en el sector, por miedo.

Caracas. “Vivir en El Marqués antes era un lujo, ahora es una ruleta rusa”, comentó Madeleyn Peñalver. La joven se crió en la urbanización y dijo que recientemente el caos y los delincuentes son dueños de todo.

Estudia Mercadeo en un instituto ubicado en Chacaíto. Salir temprano de su casa y sobre todo llegar al caer el sol es todo un reto: “Hay que hacer malabares para llegar temprano a casa, a veces me salto las clases y no entro a menos que sea estrictamente necesario. También cuando tengo clases en la mañana, espero lo más que pueda para salir, más de una vez han robado a la gente madrugadora”.

La estudiante mostró su preocupación debido a los últimos incidentes que se han visto en la zona. Para ella, la seguridad es un tema en el que todos los vecinos deben colaborar junto con la alcaldía a fin de solucionar todos en conjunto.

“Las personas se quejan solo cuando las roban, pero luego no hacen nada para remediar la situación para que otros vecinos o familiares no pasen por lo mismo. Mucha indiferencia, como si ellos no fueran a padecer lo mismo, esto es una ruleta y cualquier día nos puede tocar a nosotros”, arguyó.

Peñalver también se refirió al abuelito asesinado en su vivienda hace casi dos semanas, soltó que ese tipo de “lacras” que asesinaron al señor viven en Petare y se la pasan merodeando la zona en busca de nuevas víctimas.

Lee también
Hija de anciano asesinado en El Marqués: ¿Qué necesidad tenían de matar a un viejo indefenso?

Rezar por la seguridad

Jeliandi Urdaneta y Joselin Barreto se encontraban en una de las paradas de transporte público de la zona. En principio, se negaron a conversar con el equipo de Crónica.Uno, no obstante, minutos después se acercaron tímidamente a relatar cómo se vive en el sector.

“Es difícil vivir así, nuestros muchachos salen a diario a estudiar, trabajar, nosotras a hacer colas y rezamos en todo momento para que todos lleguen sanos y salvos a casa. Vivimos con una angustia perenne, una sensación de inseguridad”, agregó Barreto.

Mientras que Urdaneta calificó de “miserable” la calidad de vida del lugar. Añadió que por miedo, temor o precaución, se rehúsa a salir más allá de las 6:00 pm, a menos que sea estrictamente necesario.

“Yo le digo a mi familia que regresen temprano, si no van a venir que se queden en casa de sus amigos o de sus parejas, aquí la cosa está muy fea para estar llegando de noche. Como dice la compañera, lo único que nos queda aquí es rezar por la seguridad de nuestros parientes”, declaró.

Informó que, por lo general, sus hijos pasan los fines de semana en otras residencias ya sea de familiares, parejas o amigos, dado que, a su juicio, estar en el sector de viernes a domingo es mucho más peligroso.

Miedo a las replicas

Para Pedro Balza, trabajador del Metro de Caracas y vecino de la zona, el mayor temor para él y sus familiares es que sigan ocurriendo hechos delictivos y homicidios como los de las últimas semanas.

“Ese es mi mayor miedo que eso se vuelva una costumbre aquí, que no podamos dejar nuestros apartamentos solos, o a nuestros familiares mayores o hijos solos”, expresó.

Balza aseguró que en la urbanización se veían robos como en todas partes de la capital, pero jamás se habían producido tantos asesinatos como este año. Añadió que como, última opción, pensará en vender su residencia para mudarse de urbanización.

Foto referencial: Angeliana Escalona


Join the Conversation