Venta de gasolina por terminal de placa no garantizó suministro en bombas de Bolívar

Colas por gasolina

Las colas para obtener combustible continúan pese a los controles y la presencia de militares. Este lunes comenzó la venta por el número terminal de placa, pero muchos quedaron igualmente sin recargar los 30 litros por vehículo que surten las estaciones de servicio.

Ciudad Guayana. Parece una relación matemática: por cada día de mayo que transcurrió, más colas de carros había en Puerto Ordaz y en San Félix alrededor de las estaciones de servicio.

Fue un fenómeno que se multiplicó en ese mes y que, ahora que comenzó junio, no amaina. Los denominadores comunes, además del descontento ciudadano, han sido los “planes de contingencia” anunciados por el gobernante regional pesuvista Justo Noguera para la venta de gasolina.

El primero de ellos, a mediados de mayo, fue un despliegue militar en las estaciones de servicio para controlar las colas y evitar las coimas a militares.

Las denuncias, sin embargo, continuaron. Ahora, Noguera anunció el otro plan con el que también espera imponer orden: el de la distribución del combustible mediante los números terminales de las placas.

El primer día de esta modalidad empezó con plomo en el ala, pues el domingo un grupo de conductores cerró la avenida Fuerzas Armadas, de Puerto Ordaz, la vía de entrada a la ciudad. La razón fue lógica: no hubo gasolina. Funcionarios de la gobernación de Noguera repartieron números a los manifestantes y les prometieron que, independientemente de los terminales de sus placas, habría gasolina para todos. No fue así.

Mientras tanto, Noguera admitió: “En un recorrido que hemos hecho por todas las estaciones de servicio en los municipios Heres y Caroní, hemos observado irregularidades, las cuales vamos atacar”.

Lee también
Las fallas eléctricas le apagan la luz a la Universidad del Zulia (I)

El sufrimiento se mide en kilómetros

Las colas por gasolina en Bolívar comenzaron después de Semana Santa. Desde entonces, la Guardia Nacional ya había tomado las estaciones de servicio para controlarlas.

A mediados de mayo, Noguera anunció el comienzo del “plan especial” de militarización de las bombas. Ya en junio, todo ha empeorado, y ahora se agrega la medida de venta de gasolina por el último número de la placa.

“(El sábado) estuve 20 horas en la cola para surtir gasolina. A ocho carros (de que llegara), se terminó”, contó a varios amigos, a través de un grupo de Whatsapp, Henry Patiño, profesor universitario.

Este lunes las colas comenzaron a fluir con más rapidez en algunos sectores de Puerto Ordaz. Pero de todas formas muchos no tuvieron la dicha de irse con los 30 litros en el tanque.

En Ciudad Bolívar hubo un detenido por pintarle un número par al terminal de la placa de su carro (los pares eran los correspondientes a este lunes). En Puerto Ordaz hubo la misma denuncia.

Los bolivarenses se las arreglan en estos días para llegar a sus trabajos. En universidades y colegios hay grupos para pedir aventones. Algunos negocios han limitado sus horarios hasta las 3:00 de la tarde.

Noguera, al mismo tiempo, procura mantener un mensaje optimista: “Nuestra lucha es constante y venceremos con el favor de Dios”. No es el ánimo de quienes tienen más de un día en colas.


Participa en la conversación