Ninguna línea del terminal de pasajeros Manuel Carlos Piar, en Puerto Ordaz, tiene puntos de venta y solo algunas líneas aceptan pagos por transferencias.

Ciudad Guayana. El año nuevo no ha sido benévolo con los usuarios, principalmente los pasajeros, del terminal Manuel Carlos Piar ubicado en Puerto Ordaz. Comprar un pasaje sigue siendo un procedimiento tortuoso: el requisito indispensable para lograrlo es, nada menos, tener dinero en efectivo. En Ciudad Guayana, un cajero automático dispensa 10.000 bolívares por día. Las taquillas de los bancos, 30.000 a lo sumo.

Entonces, si se toma en cuenta que cada pasaje cuesta, al menos, 180.000 bolívares —para las rutas más largas. Las más cortas, como Ciudad Bolívar o Upata, oscilan entre los 25.000 y los 30.000 bolívares— no es descabellado concluir que comprar un pasaje es casi una proeza.

Eso fue lo que motivó una protesta la semana pasada. Un grupo de usuarios cerró la entrada del terminal y retrasó las salidas de los autobuses porque las líneas se negaron a vender boletos como medida de protesta a una sanción que impuso el Instituto Municipal de Transporte a Expresos Occidente. La razón: sobreprecio de los boletos.

En síntesis, ese es el panorama. Pero, incluso aunque los usuarios encuentren otra opción para cancelar los pasajes, algunas alternativas pueden resultar igualmente engorrosas: las transferencias.

Engorroso por donde se mire

Mientras espera que sean las 3 de la tarde, Rubén Silva está de primero en la fila de Rodovías de Venezuela. Tuvo que transferir desde una cuenta del Banco Provincial hasta otra cuenta del Banco Provincial de la línea. Solo así se puede. La oportunidad no está disponible para otros bancos. Sin excepción.

Lee también
El terminal terrestre de pasajeros de Maracaibo se hunde en la basura

“Como sea que la hagas, tienes que imprimir y traer el comprobante. Fueron 220.000 el pasaje. Y es para la salida de mañana”, explicó.

Preguntar en otras líneas es corroborar las afirmaciones de Silva: “Solo acepto transferencia de Banesco a Banesco. Son 232.000 hasta Caracas. Y si es en efectivo, igual”, respondió la encargada de Cruceros Oriente-Sur, la línea sancionada por vender boletos en 300.000 bolívares.

La dependiente de Tugar —una línea que se moviliza principalmente hacia el sur de Bolívar— no dio la misma esperanza, sin embargo: “Son 180.000 y es solo en efectivo”.

Las líneas de los “carritos” —carros particulares de cuatro pasajeros— son otra alternativa. Aunque los precios no son alentadores: 500.000 el pasaje hasta Puerto la Cruz… si es en efectivo. ¿Por transferencia? 700.000. Nadie fiscaliza. Y, por tanto, nadie sanciona.

Foto: Marcos Valverde


Participa en la conversación