Viajó desde Upata a Caracas para celebrar la Navidad y murió por múltiples disparos

Desde la celebración del Espíritu de la Navidad, Crónica.Uno contabilizó al menos tres homicidios en menos de cuatro días. Todos eran hombres que no pasaban de los 35 años.

Caracas. Wilson Antonio Ugas Ruiz, de 23 años, era agricultor. Viajó desde Upata, estado Bolívar, hasta Caracas para festejar las navidades con parte de su familia, quienes viven en La Bombilla, Petare, municipio Sucre. El 24 de diciembre fue a una fiesta en La Alcabala, sector ubicado en este mismo barrio y cercano a donde se estaba quedando. Pero en la mañana del 25 de diciembre los vecinos y familiares lo encontraron muerto con múltiples disparos.

“No sabemos si discutió con alguien o si fue por intento de robo. Lo único que le quitaron fue su reloj”, dijo la mamá. Este sería el tercer muerto por violencia durante festejos en la capital en menos de un mes, que ha constatado Crónica.Uno. Los otros dos ocurrieron a principios de mes, uno también en Nuevo Horizonte, Catia y el otro en Ojo de Agua, Baruta. Ambos eran jóvenes que no alcanzaban los 22 años.

La Nochebuena también fue gris para la familia de Luis Enrique Colmenares Vásquez, un joven de 20 años, quien recibió un disparo en el rostro por una banda delictiva de Hoyo de la Puerta, Baruta, el 24 de diciembre en la noche, frente a su casa, donde vivía junto con su papá. Ambos se dedicaban a la venta de maíz. “Estaba en la calle y, al parecer, peleó con uno de ellos y este fue el resultado”. Colmenares Vásquez deja a un niño de 2 años.

Según cifras del Monitor de Víctimas, en los últimos 12 meses se han contabilizado 1819 homicidios en el Distrito Capital y estado Miranda. De ese total, 607 fueron hombres entre 18 y 25 años, lo que representa 33 %.

Los escoltas no son a prueba de balas

Lee también
“Las FAES me rompieron el celular porque grabé cómo mataban a un vecino”

Enrique Luis Otero Zapatero no pudo celebrar la venida del Espíritu de la Navidad junto con sus seres queridos. El pasado viernes 21 de diciembre recibió dos tiros en la cabeza y fue lesionado con armas contundentes en el cuello. Los vecinos del sector Mesuca, Petare, encontraron a Otero —de 35 años y quien era miembro de la Asociación de Escoltas de Venezuela desde hace año y medio— quemado en la vía pública de esta zona.

Su hermano mayor narra que Otero salió desde Puente Carpintero, Petare, con su pareja para comprar el regalo de Niño Jesús de sus hijos. En la vía pública se encuentró con un grupo que iba en una Toyota Fortuner negra, quienes seguidamente le hicieron entrar a la camioneta a las 9:30 p. m. No sabemos si los conocía o no. Si esto fue un sicariato o no. Pero efectivamente el ajusticiamiento ocurrió en el carro porque queman su cuerpo minutos después. Mismos vecinos dicen que ya el fuego estaba encendido y fueron directamente a buscarlo a su casa, asevera.

De acuerdo con el testimonio del hermano eran cuatro hombres que no estaban uniformados. Otero Zapatero se desempeñó como Poliplaza, cuerpo de seguridad del municipio Ambrosio Plaza en Guarenas. Tenía dos hijos menores de edad, una niña de 9 años y un varón de 8 meses. Su hermano contó que era escolta de una familia árabe.


Participa en la conversación