Víctor Salazar lleva ya 36 operaciones y tuvo quemadas en 50% de su cuerpo por protestar (III)

El estudiante de bioanálisis, en el estado Bolívar, debe ser operado nuevamente para poder recuperar la movilidad en los brazos, pues las lesiones más severas fueron en estas extremidades. Estuvo cinco meses en terapia intensiva, luego de quedar envuelto en llamas en medio de una manifestación en mayo.

Su hermana, Carmen Salazar, comentó que les dijo que se sentía defraudado por los políticos opositores.

Caracas. La piel de José Víctor Salazar no es la misma desde que se quemó 50 % de su cuerpo —accidentalmente— durante las protestas opositoras en Altamira, el pasado 3 de mayo. Siete meses después no puede estirar completamente los brazos, pues las lesiones más severas fueron en los codos. Espera otra cirugía para poder recuperar la movilidad en ambos, al igual que en las manos.

El joven de 28 años había viajado desde Ciudad Guayana, estado Bolívar, a participar en las protestas de Caracas. Su familia se enteró cuando los médicos llamaron para avisarles que se encontraba muy delicado. Su cuerpo se prendió en llamas cuando otro manifestante golpeaba con un palo la motocicleta de un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se encontraba en el piso, rodeada de escombros.

El golpe fue directo al tanque de la gasolina y la explosión sorprendió a Víctor, que se encontraba metros atrás. Salió corriendo envuelto en llamas, mientras que el resto de los jóvenes trataba de ayudarlo apagando el fuego con varios golpes y con telas que usaban para cubrirse el rostro. Jonás Lugo, de 21 años, también resultó herido con quemaduras.

A continuación imágenes fuertes. Video cortesía de El Nacional (3.05.2017):

Estuvo cinco meses en terapia intensiva y fue operado 36 veces, ya que le realizaron diversos injertos de piel. Fue intubado en muchas oportunidades y perdió más de 12 kilos. A los tres meses no tenía la recuperación que los médicos esperaban, se desnutrió y le dio neumonía. Él se deprimió mucho, solo lloraba y nos decía que no buscáramos salvarlo más, que lo dejáramos dormir y no despertar más, contó su hermana mayor, Carmen Salazar.

Lee también
Jesús Ibarra intenta recuperar habla y movilidad tras caer al Guaire por golpe de lacrimógena (I)

Las protestas en contra del presidente Nicolás Maduro, convocadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) desde el 1° de abril, culminaron el 30 de julio sin lograr los objetivos: elecciones generales, la apertura de un canal humanitario, la liberación de presos políticos y la devolución de las competencias a la Asamblea Nacional (AN).

El estudiante tuvo que ser sometido a varios injertos de piel. Foto: Luis Olavarrieta

Según datos ofrecidos por Luisa Ortega Díaz, fiscal destituida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), fallecieron 127 personas y 1958 resultaron heridas.

Víctor —en su familia lo llaman por su segundo nombre— había viajado a la capital sin que nadie se enterara. Su hermana tuvo sospechas por una foto que publicó en Facebook pero él mintió diciendo que ya estaba en Vista Hermosa, estado Bolívar. La llamada anunciando su gravedad los tomó por sorpresa, incluso porque por primera vez pisaban Caracas.

La doctora me dijo que era muy grave y debían estar sus familiares. Llegamos al hospital Domingo Luciani muy aturdidos, estábamos muy asustados porque era la primera vez en Caracas y había muchísima gente. Además nos decían que estaba el Sebin, la Guardia y el Cicpc por ahí, dijo.

Debido a su gravedad tuvieron que trasladarlo a la Clínica Metropolitana. Carmen no sabía cómo iban a pagar esas cuentas, pues viven en una zona humilde del estado Bolívar y no tendrían la cantidad de dinero para afrontar los gastos de un centro privado. Sin embargo, tres semanas después supieron que la directiva exoneró todos los gastos. No somos adinerados, pensamos en vender la casa para pagar todo.

En principio, trataron de no revelar dónde se encontraba, ya que tenían miedo de que lo detuvieran en vista de que a dos amigos de Víctor, que lo acompañaron durante su permanencia en el Domingo Luciani, los habían arrestado.

Las hermanas y madre de Víctor se turnaban para asistir a la clínica y dormían en un hotel, que pagaban gracias a la colaboración de ciudadanos que se acercaron a ayudar. Mucha gente nos llevaba desayuno, medicinas, nos ayudaron mucho en todo ese tiempo.

Lee también
Madre de arrollado por tanqueta: Oía los bombazos y rezaba por mi hijo

Decepción de los líderes

Siete meses después, la familia del estudiante de Bioanálisis, en la Universidad de Oriente, se siente defraudada por los políticos opositores del país. Aunque consideran que no se involucran en esos temas, ya se sienten olvidados.

Mi hermano ha dicho que está decepcionado de la MUD. Es una burla para los que confiaron en ellos, él no confió en ningún político, pero siente que le dieron la espalda a muchos, agregó Carmen.

Aunque su recuperación fue lenta, actualmente puede hacer su vida normal. Utiliza un traje especial para su piel, que gracias a donaciones económicas, pudieron comprar en República Dominicana.

Todavía seguimos en consultas con los cirujanos porque deben ver su evolución, en octubre le dijeron que iba muy bien. Hay que operarlo nuevamente en los codos, para que pueda estirar los brazos y comenzará tratamiento con láser para borrar las cicatrices. Esto lo tiene muy ilusionado.

Sus parientes afrontaron momentos muy duros. Viajaban constantemente de Bolívar a Caracas y viceversa, y por cinco meses durmieron en hoteles cuando estaban en la capital.Yo me iba unos días y mi otra hermana se iba. Descuidé mucho a mis hijas pequeñas y a mi familia porque Víctor solo quería que yo lo cuidara.

El primer baño fue muy fuerte tanto para él como para su hermana, quien lo vio llorar de dolor. Yo lloraba mientras se bañaba, le decía: resiste negrito, resiste. Con amor y paciencia lo cuidé, lo ayudé a vendarse y cuando comenzó a cicatrizar nos dieron el alta.

Carmen considera que su hermano se encuentra mucho mejor, aunque no ha querido conversar de lo que pasó y por qué viajó a Caracas sin que nadie se enterara.

El 24 de abril lo llamé porque era su cumpleaños y había visto unas publicaciones en el Facebook de que estaba en Caracas. Le pedí que volviera a la casa porque de nada nos iba a servir que él estuviera muerto, pero me dijo que iba a morir luchando.

Víctor aún tiene un camino por recorrer para su recuperación. Sus familiares no cuentan con la cantidad de dinero necesaria para ello, por eso piden colaboración a quien pueda:

Cuenta corriente: 

Carmen salazar

CI 20036397

carmensalazar_eme@hotmail.com

Banco Nacional de Credito (BNC) 0191 0045 62 2145053130

Teléfono: 04249687493

Fotos: cortesía


Participa en la conversación