Continúan las denuncias por las incursiones de los militares en las zonas mineras, operativos que, de acuerdo con los lugareños, se perpetran como ejecuciones extrajudiciales.

Ciudad Guayana. La violencia en El Callao —municipio El Callao, sur de Bolívar— es ya un asunto diario y sin discriminación. Allí, en lo que va de semana, tres personas han sido asesinadas. Dos de ellas, mujeres.

Desde el año pasado, las denuncias sobre abusos del Ejército han sido permanentes. Y los dos meses y medio de lo que va de año no han sido excepción. Las incursiones de los militares en las minas, según esas denuncias, han terminado con cinco asesinatos. Si se cuenta la de esta semana, son seis.

Ocurrió el martes, en Cuatro Esquinas. Un operativo en el que hubo un tiroteo terminó con el asesinato de Omar Orlando Bautista Villanueva, de 24 años. Dos balazos: uno en la cabeza y otro en el abdomen. Uno de los militares resultó herido.

Lee también
En las minas de El Callao corre la sangre a cuenta del Ejército

En plena calle

El amanecer del miércoles trajo más noticias cruentas al poblado minero. Esta vez, no involucraba al Ejército y no fue en una mina, sino en plena calle, la principal de La Lagunita. Las víctimas: dos mujeres. Un cadáver al lado del otro. Cada uno con un balazo en la cabeza.

Resultaron ser Angeli Margarita Castañeda Urbaneja, de 22 años, y Marianny Elizabeth Martínez, de 20. ¿Por qué? Nada se sabe. La hipótesis es la usual: la venganza.

Otras zonas mineras también han sido parte de las estadísticas cruentas de esta semana. En Aeropuerto, municipio Sifontes —el mismo de Tumeremo, escenario de la masacre de marzo de 2016—, amaneció un cadáver en plena calle, también el miércoles. También con tiros en la cabeza. La víctima tenía 25 años y se llamaba Carlos Rincón.

El oeste del estado no se queda atrás. En Caicara del Orinoco —un poblado de 66.000 habitantes—, municipio Cedeño, entre la noche del lunes y la noche del martes, cinco personas fueron asesinadas. Cuatro de ellas, en dobles homicidios. El gobierno regional y los gobiernos municipales, mientras tanto, concentran esfuerzos en la preparación de las fiestas de carnaval.

Foto cortesía: Correo del Caroní



Participa en la conversación