La Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa inició una campaña a favor de la denuncia de estas agresiones que constituyen delitos que no prescriben.

Caracas. El pasado 18 de mayo, diversos medios de comunicación del estado Aragua publicaron la denuncia de Martín López Ríos, secretario general de Un Nuevo Tiempo en dicha entidad, respecto a la violación que sufrió uno de los 10 detenidos durante una protesta opositora en el sector El Limón. El joven “fue golpeado y amarrado con un cable”, y abusado con un tubo.

Este caso y otras denuncias se han hecho públicas a través de las redes sociales en el contexto de represión policial que protagoniza el país. Mercedes Muñoz, directora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), destacó que:

Algunos casos incluyen la violación y otros no, pero insistimos, son igual de graves… y que según varias denuncias están siendo perpetradas por agentes del Estado venezolano, a veces no le damos la relevancia que desde el punto de vista de Ley tienen, y nos quedamos en el relato anecdótico y en la rabia que nos producen.

Muñoz explicó que según el Estatuto de Roma, la violencia sexual abarca desde la amenaza de violación individual o grupal; incluyendo manoseos, insultos sexuales, realización de movimientos obscenos dirigidos a las víctimas; hasta la violación genital, anal y oral.

Puso por ejemplo un caso del pasado domingo 21 de mayo: “Por la mañana temprano circuló por las redes sociales un tuit, cuya remitente era una mujer y que decía: ‘Aquí en San Antonio de los Altos ahorita desde la tanqueta los Guardias dicen por el parlante ‘les vamos a violar a sus madres y a sus hermanas’ ¿qué tal?”. La directora de Avesa sostuvo que:

Todas las formas de violencia sexual tienen un impacto serio en la vida psicológica de las víctimas, sean hombres o mujeres, y son igual de graves en cuanto a la responsabilidad jurídica del agresor o agresora si fuera el caso.

En su condición de especialistas en el tema, Muñoz y el equipo que conforma Avesa iniciaron una campaña que se mantendrá de forma permanente con el fin de orientar a la población sobre estos hechos. Entre los puntos que maneja la iniciativa, están:

1)  La violencia sexual se constituye en tortura cuando la comete o instiga un agente de Estado.
2) Todas las formas de violencia sexual son igualmente graves y consideradas crímenes de lesa humanidad.
3) Nunca y bajo ninguna circunstancia las víctimas de violencia sexual son culpables o responsables de los delitos perpetrados en su contra.
4)  Aunque algunas formas de violencia sexual no arrojan evidencia física, todas propician una profunda herida psicológica.
5) Los crímenes de lesa humanidad no prescriben, por tanto hay que denunciarlos y registrarlos rigurosamente, porque llegará un momento en que se haga justicia.
6) Las víctimas de Violencia Sexual sufren un impacto físico y psicológico serio, por ello es recomendable que sean asistidas por personal de salud capacitado para darles el apoyo y la orientación que requieren.

Foto referencial: Francisco Bruzco



Participa en la conversación