Las fallas eléctricas en el Zulia han dificultado el despacho de combustible.

Maracaibo. Largas colas y malestar es lo que se observa en las estaciones de servicio de Maracaibo. Los conductores de carros particulares y del transporte público alegan que tienen dos semanas en las que deben esperar hasta tres horas o más para poder llenar los tanques de sus vehículos de combustible. La razón, según algunos encargados de las bombas, es la falla en el servicio eléctrico, que afecta el llenadero Bajo Grande, ubicado en el municipio San Francisco.

Henrry Ospino, gerente encargado de una estación de servicio del oeste de Maracaibo, aseguró que la agudización de los apagones de las últimas semanas ha puesto en jaque el servicio.

Las gandolas no están llegando porque Bajo Grande está casi paralizado por el tema de la electricidad y aquí en la ciudad las bombas no tienen plantas para poder despachar cuatro o cinco horas que estamos sin luz, por eso hay colas. Ya esto no es cuestión de falta de gasolina sino de que no hay energía eléctrica para trabajar”.

Las colas son kilométricas en las estaciones de servicio con mayor capacidad como la E/S Lago Pista, ubicada en la circunvalación uno, y la bomba El Turf de la circunvalación dos. Según un recorrido echo por Crónica.Uno permanecen más de 550 carros en cola. Como era de esperarse, los usuarios también se quejaron.

“Aquí no solo es la falta de gasolina por los apagones, también se hace cola por la ‘maraña’ que tienen los bomberos y la Guardia Nacional. La mayoría de las veces no habilitan todos los surtidores y si no tienes chip te cobran cinco millones por llenarte el tanque, porque ellos mismos cargan un chip con un palo, lo suben al lector de la bomba y listo, y eso sin contar los ‘bachaqueros’ que, obviamente, tienen preferencia”, dijo Ricardo Montiel, chofer de la ruta Curva-El Mamón.

Retraso en el trabajo

Lee también
Lluvias en La Cañada de Urdaneta dejan dos muertos y 10 heridos

Los responsables del transporte público dicen que ellos son los más afectados con esta situación.  Así lo reclamó Giovanni Urdaneta mientras hacía cola en la estación de servicio de la Curva de Molina: Aquí pierdo, diario, hasta cuatro horas para echar gasolina. Lo que hago para que me rinda el día es venirme de madrugada a hacer la cola y ya a las 12, a más tardar, estoy afuera, listo para trabajar, pero igual pierdo la mañana. Además de que el dinero no rinde y hay que hacer malabares para mantener los carros, ahora tenemos el problema de la gasolina, yo no sé adónde vamos a parar.

Por otra parte, el usuario del transporte público sigue afectado. Lola Uzcátegui, cajera de un supermercado, criticó el panorama. Además de que uno no descansa bien porque se va la luz hasta tres veces al día, ahora tampoco hay gasolina. Yo tengo días yéndome a pie al ‘super’ porque si antes no había transporte, ahora menos. Todos están en la cola de la bomba.

Congestión

Las colas en las estaciones de servicio han causado congestionamiento en avenidas y sectores de la ciudad como es el caso del oeste. La aglomeración de los vendedores informales se une a las colas, lo que provoca embotellamiento vehicular y peatonal. Los ciudadanos se quejan de la falta de orden público en Maracaibo.

Fotos: Mariela Nava



Participa en la conversación