“El sueldo que tenemos mi esposa y yo no nos da para mantenernos. Con la medida, el Gobierno nos está cortando la ayuda que recibimos de afuera, la manera que tenemos incluso de alimentarnos”, expresó José Luis, uno de los ciudadanos que depende del dinero que le envían del exterior para compensar sus ingresos.

Caracas. Venezolanos que envían dinero desde el extranjero y quienes dependen de la recepción de fondos para subsistir en el país tienen una nueva angustia: la medida que tomó la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), que consiste en restringir el manejo de cuentas de los ciudadanos que salgan de Venezuela.

En la circular número 14.539 de la Sudeban, firmada por el superintendente Antonio Morales Rodríguez, el organismo exige a la banca pública y privada que informe a sus clientes que para poder hacer uso de la banca electrónica fuera del territorio venezolano deberán notificar previamente el destino del viaje y el tiempo de permanencia fuera de Venezuela.

Una orden que, de acuerdo con la Federación Nacional de Trabajadores Bancarios (Fetrabanca), es inconstitucional por violar el artículo 50 de la Constitución, según el cual toda persona puede ausentarse del país y volver, traer sus bienes o sacarlos, sin más limitaciones que las establecidas por la ley.

Si el usuario no notifica, los bancos deberán efectuar “de manera preventiva” un condicionamiento especial que imposibilite los accesos para realizar transferencias desde la banca electrónica.

De hecho, la Superintendencia informó —vía Twitter— que ya han sido bloqueadas 316 cuentas de 20 bancos diferentes por lo que ellos denominan “remesas ilegales”.

Fetrabanca y economistas han advertido que la intención del Gobierno es controlar la entrada de remesas y que se transe exclusivamente por las casas de cambio que autorizó para la operación, que son Italcambio, Grupo Zoom e Insular, así como a la tasa oficial que fijó, la cual actualmente se ubica en 60,27 soberanos.

El mismo superintendente declaró: “El envío de remesas desde el extranjero deberá efectuarse a través de casas de cambio autorizadas”.

A pesar de que el Gobierno ha tratado de cerrar la brecha que hay entre el tipo de cambio oficial y el libre para incentivar a las personas a utilizar las operadoras, el valor sigue estando por debajo del que fija el mercado paralelo, cosa que no le conviene al venezolano que remite ni al que recibe. El primero tendría que esforzarse el doble para enviar más divisas, y el segundo necesita la mayor cantidad posible de bolívares para cubrir las necesidades básicas, que cada día se encarecen más debido a la hiperinflación.

Limitan compensación de bajos ingresos

El sueldo que tenemos mi esposa y yo no nos da para mantenernos por los altos precios. Con esa medida el Gobierno nos está cortando la ayuda que recibimos de afuera, la manera que tenemos incluso de alimentarnos, expresó José Luis, que pidió no mencionar su apellido.

Le da miedo que a su hijo, que emigró a Argentina, le bloqueen la cuenta debido a que él normalmente hace transferencias en línea desde allá para pagar sus tarjetas de crédito en Venezuela y mandarles dinero a sus padres para ayudarlos.

Anabel García, psicóloga, es otra de las personas angustiadas por la medida tomada por la Sudeban. Algunos de sus pacientes, que empezó a tratar en Venezuela, emigraron. Siguen conmigo para continuar su tratamiento, a pesar de que en los países donde están pueden conseguir un especialista. Es la confianza, es la persona con la que vienes en un proceso importante. Sería como cortarlo, explicó.

Afirmó que está preocupada porque ella depende también de ese dinero que le remiten sus pacientes y que recibe en cualquiera de sus cuentas que tiene en bancos privados. Esta semana compré dos medicinas que son imprescindibles, para dos meses, y pagué un total de 1062 bolívares soberanos. ¿Cómo van a hacer ahora las personas que también dependen de lo que les envían de afuera?, inquirió.

Además, la orden del Gobierno le agrega algo más a la dificultad que están enfrentando los pacientes, dijo. Son personas que están en una situación difícil. Pienso que el que está afuera, además de sus problemas personales que arrastraba en Venezuela, también está empezando a sentir desarraigo, de encontrarse en otra circunstancia, indicó.

Señaló que otras personas que atiende en el país pagan sus sesiones con el dinero que les remiten sus familiares de afuera. Generalmente, no es para ir a restaurante ni para divertirse. Yo tengo amigos en esas condiciones que, por ejemplo, su medicina la compran con lo que les mandan sus parientes.

Agregó que hay una situación de incertidumbre, ya que muchos se preguntan qué van a hacer, si no les llegarán o si recibirán menos dinero.

Una joven, que reside en Chile, les envía fondos a sus familiares en Venezuela para ayudarlos a mantenerse, ya que los ingresos que perciben son insuficientes y no les da la calidad de vida que les gustaría tener. Relató que cuando cambia dinero para mandar al país, le deposita a una persona en Chile en la moneda de esa nación y él, desde su cuenta en Venezuela, le transfiere a sus parientes.

“Nos parece que la medida es una privación de todo. Uno debería ser libre de manejar las cuentas como uno quiere, y más si son de uno. Es ilógico”, expresó otro venezolano afectado por la medida, que también pidió no citar su nombre.

El dato

¿Por dónde podrán las personas  notificar a la banca?

Claudio Rivas, secretario general de la Fetrabanca, señaló que el superintendente de la Sudeban, Antonio Morales Rodríguez, dijo que la persona que saldrá del país deberá notificárselo por correo electrónico o por escrito a las oficinas del banco donde el ciudadano tenga la cuenta.

Una agencia privada informó a sus clientes por mensaje de texto. “Trabajamos para brindar tus transacciones. Te invitamos a ingresar [a la página web], configurar Entrust y evitar afectar el acceso a tu cuenta”.

Foto referencial


Participa en la conversación