El 29 de abril del 2011 la vida de esta caraqueña dio un giro de 180 grados al desmayarse, caer en los rieles del Metro de Caracas y ser arrollada por un tren; accidente que la dejó sin sus dos piernas. Hoy, esta mujer luchadora celebra el Día Internacional de la Mujer y la vida con el anunció de la creación de una ONG para apoyar a personas con discapacidad.

Caracas. Esta caraqueña de 31 años, licenciada en Recursos Humanos, nunca imaginó que aquel 29 de abril de 2011 su vida cambiaría para siempre: “Entre 10:25 y 10:30 de la noche me trasladaba para la casa, en ese momento vivía en Caricuao. y en la estación del Metro El Silencio sufrí un desmayo, caí a los rieles del Metro. Abrí los ojos, vi cuando el vagón del Metro me pasaba por encima, se activó ese instinto de supervivencia en mí y le di a entender a la gente que estaba en el andén que estaba viva, arrojé el bolso de la comida y la gente entendió la señal y pidió que pararan el Metro. Desde ese momento soy usuaria de prótesis en mis piernas”.

Zarevitz Camacho recuerda que siempre estuvo consciente y el médico en el hospital Dr. Miguel Pérez Carreño le dijo que debía decidir entre la vida y sus piernas, “la actitud del Metro dejó mucho que desear”. Luego de la amputación bilateral a la altura de la rodilla comenzó en ese mismo centro su rehabilitación y el aprendizaje para desplazarse con su propio peso, a pasarse de la camilla a la silla de ruedas.

Desde la segunda semana del accidente me estaban preparando para las cosas que iban a ser parte del día a día… el primer momento que me tocó salir de la cama clínica a la silla de ruedas la realidad me vino de golpe, no es una broma, es verdad, es algo que tú no te esperas. La discapacidad en Venezuela es un tema tabú, no estamos preparados para esto y enfrentarse a una situación tan desconocida, tan nueva es un choque, cambia la vida en 180 grados”.

.

Fundacapacidad para el que lo necesite

La familia ha sido su gran apoyo, junto a sus padres, tíos, primos y amigos ha sobrellevado esta tragedia. “Creo que sin ellos yo estuviera perdida y no estuviera aquí dando este testimonio”. Afirma que, en parte, percibiendo con humor su condición ha aprendido a aceptarse.

Explicó que antes de sufrir el accidente tenía ganas de emprender un proyecto a nivel de una organización no gubernamental, pero no sabía en qué enfocarlo, no tenía nada en particular que le llamara la atención.

Tiempo después del arrollamiento reflexionó sobre la posibilidad de crear una fundación y el año pasado comenzó a materializar la idea: “Las cosas se han llevado de manera satisfactoria, el objetivo es potenciar recursos que hay internamente dentro de las personas con discapacidad, también queremos fomentar la inclusión, darles apoyo, donar medicamentos, abarcar desde lo micro a lo macro”.

Señala que Fundacapacidad tendrá como misión sensibilizar a la población sobre el tema discapacidad y luchar por las mejoras de los servicios que se prestan a las personas con esta condición:

“Conseguimos medicinas a través de las personas, quienes se acercan, nos dan los donativos y nosotros nos encargamos de distribuirlos. Somos un canal. Es un trabajo en equipo, siempre serán bienvenidos desde la empresa privada y particulares, cada aporte cuenta, cada aporte suma”.

Lee también
FundaMatea: un brazo amigo para las personas autistas

Fundacapacidad no se pondrá limites para apoyar a quien lo necesite, incluso a la familia, “porque no solamente  la persona con la condición es la que vive el trajín, sino también su círculo cercano. Una condición involucra a todo el mundo y muchas veces no se sabe cómo manejarla”. Se proponen ir a los colegios a dictar charlas para evitar las burlas hacía personas con discapacidad y promover el buen trato hacia esta población, próximamente visitarán dos planteles, uno en Caracas y el otro en Vargas.

Mujer echada palante

La nueva condición la ha llevado a realizar actividades en las que jamás pensó, como la practica natación, actividad que inició después del accidente como parte de sus terapias. Desde julio del 2015, participa en el stand up motivacional “Tómate un Coaching”, en el que lleva ocho temporadas contando al público su historia. Y desde ese mismo año forma parte del Proyecto Nala, institución creada para elaborar sillas de ruedas para perros y gatos que han perdido sus patas o tienen parálisis.

En el Día Internacional de la Mujer, Zarevitz envía un mensaje a las féminas. “La mujer  es guerrera, luchadora, siempre sigue para adelante sin importar las situaciones, aprendo cada día de ellas. Todas tenemos que aportar, somos un ejemplo a seguir, simplemente mantenernos luchando y con valores”.

Sus redes sociales @camachozaza, FundaCapacidad @Fundacapacidad, Instagram (@zazarazax)

Fotos: Luis Miguel Cáceres


Join the Conversation