Las operaciones financieras del Gobierno son definidas por un comité que encabezan el vicepresidente de la República y el vicepresidente de Finanzas de Pdvsa, ambos en la lista de sancionados por Estados Unidos.

Caracas. En la administración de Nicolás Maduro el manejo de la economía se realiza en función de los grupos de poder, y el control de las finanzas hoy día está a cargo de dos de ellos.

Las negociaciones con los bonos de la deuda pública, la búsqueda de fondos, la decisión de avanzar en las colocaciones de títulos valores en el mercado interno y otras operaciones financieras son definidas por un comité que integran el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, el vicepresidente de Finanzas de Pdvsa y viceministro de Finanzas, Simón Zerpa, el vicepresidente de Economía y ministro de Finanzas, Ramón Lobo y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Ricardo Sanguino.

Pero las decisiones son tomadas por El Aissami y Zerpa, señalan fuentes gubernamentales consultadas, quienes agregan que aunque hay líneas que da el vicepresidente ejecutivo, el mayor peso de las resoluciones corresponde a Zerpa. Ambos funcionarios se encuentran en la lista de sancionados por Estados Unidos.

Las fuentes consultadas destacan que, por ejemplo, las operaciones realizadas entre abril y mayo con el fin de levantar fondos para atender el mercado cambiario y los compromisos de deuda fueron definidas por Zerpa y avaladas por el vicepresidente, mientras que Sanguino y Lobo se encargaron de la ejecución.

A fines de abril el BCV vendió bonos de Pdvsa con vencimientos en el 2022 por 2,8 millardos de dólares a la banca de inversión Goldman Sachs. Por esos papeles la institución pagó 865 millones de dólares, informó Wall Street Journal. Los instrumentos fueron adquiridos a 30 % de su valor y tienen una tasa muy elevada. Junto con Goldman, una entidad japonesa —Nomura— adquirió otros 100 millones de dólares en bonos de la petrolera, y canceló 30 millones de dólares.

Lee también
Comercios de Maracaibo cobran 25% de comisión por dar efectivo

A los días, fue justo El Aissami el que defendió la transacción e indicó que los recursos servirán para atender importaciones a través del nuevo dólar complementario (Dicom). Dijo que “Julio Borges [presidente de la Asamblea Nacional] amenazó a un fondo internacional llamado Goldman Sachs, porque efectuó unas operaciones transparentes para generar divisas que están siendo inyectadas para este nuevo sistema de subasta. Es una cosa infame”.

Además de esa negociación, las autoridades han intentado ofrecer la emisión que se realizó en diciembre de 2016 por 5 millardos de dólares, pero ello no se ha concretado, puesto que Finanzas no ha podido encontrar entidades que desmaterialicen el papel (sustituir el título físico) ni bancos custodios, que canalizarían los pagos de los intereses de dichos títulos valores.

Las decisiones van más allá y los funcionarios han aprobado las colocaciones de bonos en el mercado interno, transacciones que no tienen el aval de la Asamblea Nacional. La Ley de Endeudamiento de 2017 fue soportada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) bajo el amparo del decreto de Emergencia Económica.

El rango de acción de Zerpa

Zerpa es uno de los funcionarios con más poder en el área financiera. Es internacionalista y está vinculado con la primera dama Cilia Flores, de manera que forma parte del grupo del primer mandatario, reiteran fuentes oficiales.

Además de ser el vicepresidente de Finanzas de Pdvsa y, por ende, administrar el ingreso petrolero; controla la Oficina de Crédito Público (que autoriza el endeudamiento), preside el Bandes y está a la cabeza de la directiva del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) y el Fondo Chino, mecanismos entre 2013 y 2015 manejaron cerca de 40 millardos de dólares, según datos oficiales.

Lee también
Ortega Díaz aseguró que Maduro y su entorno están involucrados en el caso Odebrecht

Zerpa, adicionalmente, lleva adelante las relaciones con China junto con el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez. Por tal motivo, su inclusión en la lista de sancionados genera inquietud, señalan fuentes oficiales, por ser el que realmente maneja las finanzas públicas.

El presidente del Bandes es parte del consejo consultivo del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) cuyo director es Alfredo Serrano, el economista español asesor de Maduro.

Los pasos de El Aissami

El actual vicepresidente de la República ha ampliado su poder en el área de Economía desde que asumió el cargo en enero de este año. Y adicional a las decisiones de las operaciones financieras, ha aumentado su dominio en el mercado cambiario.

La rectoría del Dicom la lleva adelante el director del BCV, Pedro Maldonado, vinculado con El Aissami. En el comité de subastas están Dante Rivas, afín al vicepresidente, y Sohail Hernández, una de las fichas principales del Jefe de Estado en el BCV.

El mercado cambiario por mucho tiempo estuvo liderado por los grupos de la ministra de Despacho de la Presidencia, Carmen Meléndez y el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello. A Meléndez está vinculado el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, quien controla Cencoex y parte de las importaciones públicas.

La estructura del organismo, que realiza las autorizaciones del dólar protegido (Dipro), fue aprobada por Marco Torres cuando estuvo en el despacho de las finanzas y desde aquel momento —enero de 2015— no ha tenido cambios. Esta instancia la encabeza una de sus piezas, Rocco Albisinni, funcionario que también está sancionado en EE UU, y José David Cabello, superintendente tributario.

Lee también
Saab solicitará al TSJ que le ordene a la justicia militar desprenderse de 72 casos contra civiles

La potestad de Marco Torres se extendía al Dicom, porque el grueso de las aprobaciones por el sistema complementario las llevaba adelante el Banco de Venezuela, del cual es presidente. Sin embargo, la administración de ese esquema cambió a fines de mayo y gran parte del dominio es del vicepresidente El Aissami. Con el nuevo sistema ya ha habido ajustes, y el Dicom está autorizando dólares a sectores que recibían divisas por Dipro como alimentos y salud.

Foto: AVN



Participa en la conversación